sábado, 21 enero 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Fundación Patrimonio completa, con el retablo, la recuperación de la pintura toscana en las Descalzas de Valladolid

Europa Press
lunes, 02 de agosto de 2010, 13:09

VALLADOLID

La Fundación del Patrimonio Histórico (FPH) ha realizado este lunes el acto de entrega de los retablos restaurados del convento de las Descalzas Reales de Valladolid, con lo que concluye el proyecto de recuperación de la colección de pintura toscana de este edificio, "una de las más importantes que hay en España" de esta corriente pictórica.

La intervención, que ha supuesto una inversión de 243.000 euros ha sido llevada a cabo por la empresa Uffizzi y ha contado con el mecenazgo de la Fundación Reale, que aportó el 25 por ciento del presupuesto mientras que el resto corrió a cargo de la FPH.

El vicepresidente de la Fundación, Gonzalo Jiménez, ha destacado la calidad y riqueza de la colección de pintura toscana que ilustra el retablo mayor de la iglesia del convento que, unida a los otros 22 cuadros que se encuentran expuestos en el claustro y que se restauraron en 2006 conforman un conjunto "de los más importantes que hay en España".

La actuación se extendió durante nueves meses y dio empleo a 12 profesionales. Ha afectado al retablo mayor, de estilo barroco y construido entre 1610 y 1615, y el sagrario original, incluidas la veintena de pinturas que lo adornan y las tallas escultóricas del Calvario, San Bernardino de Siena y San Francisco, atribuidas a Gregorio Fernández.

Los lienzos de la composición representan escenas de la vida de la Virgen María y se deben a la mano de pintores florentinos y toscanos como Nicodemo Ferrucci, Francesco Mati, Michelangelo Cinganelli, Benedetto Veli, Giovanni Bilivert y Fabricio Boschi.

Gonzalo Jiménez recalcó a las madres de la comunidad religiosa y a los fieles que se congregaron hoy en el acto de entrega el "importantísimo legado" con el que cuenta el convento con este retablo y las 22 pinturas restauradas en 2006 que recorrieron cinco ciudades de la Comunidad en un ciclo expositivo que recibió unas 72.000 visitas. Además, la labor divulgativa obtuvo una mención especial en los premios al Patrimonio Cultural Europeo/Europa Nostra.

Las obras se enviaron a España en 1611 como regalo de la corte florentina de los Medici a la reina Margarita de Austria, quien reformó el monasterio cuando la corte española residía en Valladolid.

Por su parte, el arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, ha incidido en la "contraposición" de esta "riquísima" colección que acoge un convento "de damas pobres". El prelado ha ensalzado la labor de la Iglesia ya que permite que las obras creadas hace tiempo perduren de Siglo en Siglo para "ahora que hay medios puedan ser restauradas".

Asimismo, la madre superiora, Lourdes San José, ha agradecido el "empeño" de todos los colaboradores en el proyecto; mientras que el representante de la Fundación Reale, Antonio Viñuela, ha destacado la labor de la Fundación del Patrimonio para "mantener en valor" el patrimonio cultural y material.

RESTAURACIÓN

Al margen del proyecto inicial, la restauración ha incluido también al sagrario original del retablo mayor, una pieza policromada que se ha descubierto en un almacén de la zona de clausura. Los técnicos comprobaron que las medidas coincidían exactamente con el hueco central y la FPH decidió ampliar el proyecto para incluir este trabajo.

El conjunto estaba dañado por el ataque de insectos xilófagos, había perdido volumen en zonas concretas, presentaba fisuras, grietas y oxidación de las partes metálicas del anclaje. En los materiales se apreciaban levantamientos y escamas, suciedad, pérdidas de policromía, repintes y oxidación.

La restauración ha permitido investigar para crear el proyecto idóneo con un tratamiento para eliminar y prevenir en el futuro el ataque de insectos, también se ha consolidado el soporte y la carpintería de restauración.

Los lienzos de los tres cuerpos del retablo mayor y en los laterales habían perdido algunos trozos del soporte, tenían bolsas, grietas, rotos y desgarros en el tejido, degradaciones por hongos, suciedad, pérdidas de policromía y alteraciones del color. Los trabajos de restauración les han devuelto su aspecto original tras una intensa labor de consolidación, limpieza y reintegración.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook