jueves, 08 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Entra en vigor la prohibición sobre el uso de la munición de racimo

Europa Press
domingo, 01 de agosto de 2010, 17:31

MADRID

A partir de este domingo entran en vigor las disposiciones de la llamada Convención sobre Municiones de Racimo, que prohíbe a los 30 estados que han ratificado el acuerdo emplear, almacenar, producir y transferir este tipo de municiones, en un día que el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha calificado de un gran paso "para poner fin a décadas de terribles sufrimientos" que causan dichas armas.

"Este nuevo instrumento del Derecho Internacional Humanitario prohíbe y estigmatiza, tajantemente, el empleo de municiones de racimo", afirmó el presidente del CICR, Jakob Kellenberger. "Marca un hito en la lucha contra el empleo de municiones de racimo y ha de poner fin a décadas de sufrimiento de hombres, mujeres y niños", añadió, a la vez que pedía a todos los estados que han firmado la convención a aplicarla sin retraso.

La aplicación de la Convención requiere la puesta en marcha de recursos para limpiar las zonas contaminadas, destruir las reservas y prestar asistencia a quienes sufren los efectos adversos de las municiones en racimo. Asimismo, habrá que promulgar normativas internas para implementar la Convención a nivel nacional.

"La entrada en vigor, tan sólo 21 meses después que la Convención quedara abierta a la firma en Oslo, evidencia el firme compromiso de los Estados Partes y su voluntad de comenzar a ocuparse de los problemas humanitarios que plantean estas armas", afirmó Kellenberger.

Los Estados Partes se reunirán, del 8 al 12 de noviembre de 2010, en Vientiane, Laos, para trazar un plan de acción para la aplicación de la Convención y decidir cuáles han de ser los procedimientos para supervisar los adelantos al respecto. El CICR, junto con el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, se encarga de promover la plena aplicación y la adopción universal de este instrumento.

MUCHO POR HACER

La Convención sobre Municiones de Racimo, que "prohíbe todo uso, almacenaje, producción y transferencia de municiones de racimo", fue adoptada por más de un centenar de países el 30 de mayo de 2008 en Dublín, firmada el 3 de diciembre de ese año en Oslo.

La conferencia busca adoptar un plan de acción para implementar esta convención, así como asentar las bases del trabajo para la primera reunión de partidos firmantes que está prevista para este mes de noviembre.

"Queda mucho trabajo por hacer, hay países que no han firmado aún la convención, y muchos otros que la han firmado pero no la han ratificado", afirmó un activista de la organización, Branislav Kapetanovic, un antiguo desminador de Serbia que perdió sus manos y uno de sus pies durante un accidente de desminado en la antigua Yugoslavia.

Los activistas pro Derechos Humanos dicen que la naturaleza de las municiones de racimo ponen a los civiles en riesgo. Estas armas indiscriminadas son lanzadas por aire o diseminadas por el suelo mediante sistemas especiales que, a menudo, distribuyen cientos de submuniciones que pueden cubrir una zona del tamaño de varios campos de fútbol.

Muchas de estas submuniciones no explotan, por su diseño o por un fallo, y, así, son una amenaza a la vida muchos años después de que termine un conflicto. En algunos casos, como en Líbano, el índice de fallo fue de un 40 por ciento, según la ONU.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook