sábado, 10 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

COLOMBIA-VENEZUELA

Se abre una nueva crisis a tres semanas del cambio de Gobierno en Colombia

Efe
viernes, 16 de julio de 2010, 16:45
Se abre una nueva crisis a tres semanas del cambio de Gobierno en Colombia


Se abre una nueva crisis a tres semanas del cambio de Gobierno en Colombia Se abre una nueva crisis a tres semanas del cambio de Gobierno en Colombia

Bogotá/Caracas.- Las relaciones colombo-venezolanas entraron hoy en una nueva crisis, con consecuencias como la llamada a consultas del embajador de Venezuela en Bogotá, a falta de poco más de tres semanas para el cambio de gobierno en Colombia.

El embajador Gustavo Márquez viajo hoy a Caracas, 24 horas después de que el Gobierno colombiano saliente anunciara tener pruebas de la presencia de jefes de las guerrillas de su país en Venezuela y las presentara a medios locales.

"Hemos llamado al embajador Gustavo Márquez para que venga a consultas en Caracas y se incorpore a la evaluación de una serie de medidas políticas y diplomáticas que se van a ir tomando en las próximas horas para rechazar la agresión del Gobierno colombiano", dijo en una rueda de prensa el canciller venezolano, Nicolás Maduro.

El Gobierno de Venezuela culpó de este nuevo episodio de tensión al ejecutivo que preside Álvaro Uribe, del que dijo que tiene una "enfermiza obsesión" por dañar las relaciones bilaterales.

También el presidente Hugo Chávez afirmó que Uribe, al que calificó de "mafioso", está "empeñado en seguir gobernando" y quiere "impedir" que el presidente electo, Juan Manuel Santos, de su mismo partido y considerado su delfín político, "vuelva a establecer relaciones respetuosas con Venezuela".

En este sentido, insistió en que su gobierno está dispuesto a establecer relaciones basadas en el "respeto" con el nuevo Gobierno que a partir del 7 de agosto próximo dirigirá Santos.

La Presidencia de Colombia emitió hoy un comunicado en el que afirma que está estudiando plantear a los organismos internacionales las denuncias que ayer formuló el ministro Silva apoyado por fotos, vídeos y mapas presentados como pruebas.

El Gobierno de Colombia afirma en ese comunicado que "durante seis años" ha mantenido un "diálogo paciente", pero "infructuoso", con Venezuela sobre la presencia de "cabecillas terroristas" en ese país, lo que le lleva a "pensar nuevamente en acudir a las instancias internacionales".

Y reiteró que las autoridades colombianas "han tenido información sobre la presencia en Venezuela de terroristas" desde la ubicación de Rodrigo Granda, el llamado canciller de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que fue capturado en el país vecino en 2004, aunque en 2007 fue excarcelado.

Como en muchas de las anteriores crisis diplomáticas entre Colombia y Venezuela, en el centro de ésta están las FARC, principal guerrilla de ese país, en armas desde hace más de 40 años.

Las autoridades venezolanas niegan tajantemente tener nexos con esa organización, pero las denuncias desde Colombia se suceden.

De hecho, desde el 28 de julio de 2009 las relaciones bilaterales están "congeladas" por decisión de Chávez, que consideró irresponsables las acusaciones colombianas de que se había hallado en poder de guerrilleros de las FARC armamento comprado por las fuerzas militares venezolanas a Suecia.

El canciller Maduro informó hoy de la entrega de una nota de protesta en la embajada de Colombia en Caracas por "las mentiras, la olla podrida montada por el Gobierno de Uribe".

El canciller sostuvo que siempre que Bogotá ha efectuado denuncias sobre la presencia de guerrilleros colombianos en territorio venezolano, tanto los militares como la policía han comprobado en el sitio "la falsedad" de esos señalamientos.

Maduro acusó a Uribe de querer "dinamitar" la posibilidad de un avance en las relaciones con el próximo gobierno de Santos, quien desde su victoria electoral (el 20 de junio) hasta ayer mismo ha manifestado su deseo de abrir un diálogo y de recomponer las relaciones con Venezuela.

El ex presidente Ernesto Samper y distintos analistas citados por medios colombianos también opinaron hoy que se busca "obstaculizar" los intentos de normalizar los lazos bilaterales y criticaron la oportunidad elegida para presentar las supuestas "pruebas".

El Gobierno de Estados Unidos, al que las autoridades venezolanas han vinculado con los supuestos intentos de Uribe por dañar las relaciones, subrayó hoy que Venezuela "tiene la obligación, como miembro de la ONU, de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de Unasur, de negar a grupos terroristas la capacidad de operar dentro de su territorio".

"Llevamos preocupados por esto desde hace algún tiempo y es una de las razones por las que, desde 2006, Venezuela figura como país que no coopera plenamente en la lucha antiterrorista", dijo el portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley.

Antes de tomar el avión con destino a Caracas, el embajador Márquez destacó la presencia del embajador de EE.UU. en Colombia, William Brownfield, en la rueda de prensa que ofreció la víspera el ministro colombiano de Defensa, Gabriel Silva.

Agregó que se trata "de una acción donde se conciertan, de una parte la política de acción del departamento de Estado de EE.UU. y lamentablemente el Gobierno saliente del presidente (colombiano) Álvaro Uribe".

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook