martes, 06 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Uno de cada tres alquileres de 2009 en Madrid se realizó con el Plan Alquila

La cláusula de arbitraje sirve para reducir la conflictividad entre arrendador e inquilino

LVL
martes, 13 de julio de 2010, 14:55

Madrid.- La Comunidad de Madrid ha logrado que en 2009 uno de cada tres nuevos contratos de alquiler firmados en la región se cerrara a través del Plan Alquila de la Comunidad incluyendo la cláusula de arbitraje. Esto ha permitido que las relaciones entre arrendadores e inquilinos acogidos al plan regional gocen de la máxima seguridad y garantías gracias a los servicios de mediación y arbitraje que lleva a cabo el Consejo Arbitral incluido en esta iniciativa, lo que ha contribuido a reducir la litigiosidad a un 3 por mil (62 demandas en más de 20.000 contratos firmados).

“El que estos contratos incluyan la cláusula del arbitraje se ha demostrado un acierto a la hora de reducir la conflictividad entre las partes. Y la mejor prueba de ello es que las demandas de arbitraje solicitadas desde la creación del Plan Alquila han sido 62, de las cuales sólo cinco han llegado a ejecución de laudo”, destacó la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, quien constató la creciente importancia de esta fórmula para resolver conflictos relacionados con la vivienda sin acudir a los tribunales.

La presidenta regional participó este martes en la inauguración de las primeras Jornadas de Arbitraje Inmobiliario que se celebran en Madrid, y en la que estuvo acompañada por la consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Ana Isabel Mariño; por el presidente del Consejo Arbitral del Plan Alquila regional, Manuel Jiménez de Parga; por el juez decano de Madrid, José Luis González Armengol; así como por los representantes de los colegios de Abogados, de Notarios, de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria, de Registradores de la Propiedad y Mercantiles y de Procuradores, entre otras personalidades.

En 2009 se produjeron en España 589 arbitrajes inmobiliarios, un 36% de ellos en la Comunidad de Madrid. “Somos la región española donde este sistema se encuentra más consolidado y creemos que es muy positivo que este instrumento siga extendiéndose”, afirmó Aguirre. En este sentido, la presidenta resaltó que el arbitraje tiene incuestionables ventajas: la más notable es un ahorro de tiempo de entre seis meses y un año, que es lo que puede dilatarse una sentencia sobre un asunto inmobiliario, frente a los 43 días en que se resuelve un laudo. “El arbitraje supone también un ahorro económico, que puede llegar a ser del 60% del coste del proceso, porque las partes no necesitan proveer fondos para un abogado o un procurador que los represente”, detalló Aguirre. La presidenta explicó que, además, la garantía del arbitraje consigue ahuyentar del mercado a los llamados “morosos profesionales”, tanto por la agilidad del procedimiento como por el hecho de que el gasto corre a cargo de la parte incumplidora.

El arbitraje tiene otras ventajas, como la seguridad en el cobro de impagos, ya que, para suspender el laudo, el inquilino debe pagar antes las rentas que debe, además de las rentas futuras. “El arbitraje es, por tanto, un mecanismo eficaz y flexible que proporciona soluciones prácticas y rápidas para las partes. De hecho, más de la mitad de los arbitrajes terminan en acuerdo”, incidió Aguirre.

Noticias relacionadas

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook