miércoles, 07 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

PASOLINI-CÓMIC

El último día de Pasolini y su misteriosa muerte toman forma de viñeta

Efe
miércoles, 30 de junio de 2010, 11:27
El último día de Pasolini y su misteriosa muerte toman forma de viñeta


El último día de Pasolini y su misteriosa muerte toman forma de viñeta El último día de Pasolini y su misteriosa muerte toman forma de viñeta

Madrid.- El dibujante italiano Gianluca Maconi recrea en su nueva novela gráfica, "El caso Pasolini", el último día de la vida del reconocido cineasta y escritor Pier Paolo Pasolini y su sórdida muerte, cuyos hechos siguen sin esclarecerse treinta y cinco años después.

"Pasolini fascinó quizás por su anticonformismo, quizás por su condición de persona que no encajaba en ninguna definición, en ningún cliché. Él no negociaba sus ideas pero, al mismo tiempo, estaba lleno de matices", explica Gianluca Maconi (Pordenone, 1977) en una entrevista con Efe a través del correo electrónico.

El día de su muerte, Pasolini concedió una entrevista al periodista Furio Colombo, salió a cenar con un amigo y dio una vuelta en coche en busca de uno de sus adorados "chicos de la calle".

El elegido fue Giuseppe Pelosi, un joven, de diecisiete años, que acabaría siendo condenado por el asesinato del poeta italiano, aunque algunas voces, como la de la periodista Oriana Fallaci, mantuvieron que la muerte había sido planeada y perpetrada por más personas.

El propio Furio Colombo es autor del prólogo de "El caso Pasolini" (Gallo Nero ediciones), que termina con un análisis del asesinato elaborado por el director de cine italiano Francesco Barilli.

"Son personas muchísimo más preparadas que yo, y no solo en este tema. A veces pienso que el recuerdo que ellos tenían de los cómics para niños ha jugado a mi favor, y que hayan pensado: 'Para ser un cómic no está mal'", destaca Maconi.

Con unas ilustraciones de estilo "grotesco", que limitan entre "el dibujo realista y el humorístico", rico en detalles y gráfico, Maconi expone los hechos, mezclando la realidad con una visión metafórica que convierte a Pasolini en un Maharajá de la India.

"Quería reproducir el heroísmo y la estupidez de su muerte, así como la casualidad que está detrás. Es heroico, porque se sacrifica por una causa menos importante que él; y estúpido, porque olvida sus responsabilidades hacia los demás", ha aclarado el autor.

Las viñetas, que siguen el estilo cinematográfico, se convierten en todo un "guiño" al cine del director italiano, especialmente en su página de apertura, "explícitamente inspirada" en los títulos de crédito de las películas de Pasolini.

"Me hubiera gustado haber tenido un poco más de tiempo para definir mejor a ciertos personajes, y si miro ahora algunos recursos que usé en el cómic me avergüenzo un poco, pero encuentro que todo es muy funcional y llega al lector", señala.

Una de las principales motivaciones de Maconi al enfrentarse a esta "historia negra" era que Pasolini, considerado todavía hoy un "maldito" en Italia, algo que "ni el tiempo ni el hecho de vivir en una sociedad más abierta han cambiado", no caiga en el olvido.

El cuerpo del novelista y cineasta, golpeado y atropellado, fue encontrado sin vida en Ostia (en las afueras de Roma) la mañana del 2 de noviembre de 1975. En su última entrevista Pasolini había escogido como titular la frase: "Estamos todos en peligro".

"El hecho de que no haya sobre él un juicio abierto quiere decir que todavía no se ha tomado conciencia de lo que representó", explica Maconi.

A pesar de no decantarse por ninguna teoría acerca de la muerte del poeta, ya que "no estaba allí cuando ocurrió", y porque su novela gráfica "es más una crónica que una novela en sí, donde podría escoger un final", el ilustrador considera "decepcionante" la velocidad con la que se archivó el caso.

"Me espanta especialmente la facilidad con la que este crimen se ha convertido en una crítica social estéril sobre una persona que podría habernos dado mucho más", afirma.

Marcado durante su vida por la homosexualidad y el día de su muerte por la "sordidez" del escenario, para Maconi el gran problema es que "la imagen de aquella noche" se ha convertido para muchos en la "definición" de Pasolini.

"Yo creo que él vivía poéticamente el amor por los chicos de la calle. Él vivía poéticamente todo con todas sus consecuencias, y no creo que nadie tenga derecho a juzgarlo", concluye.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook