lunes, 23 enero 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

ECUADOR-ALBA

La ALBA acuerda un encuentro anual con los indígenas y afrodescendientes e impulsar un TCP

Efe
viernes, 25 de junio de 2010, 23:56
La ALBA acuerda un encuentro anual con los indígenas y afrodescendientes e impulsar un TCP


La ALBA acuerda un encuentro anual con los indígenas y afrodescendientes e impulsar un TCP La ALBA acuerda un encuentro anual con los indígenas y afrodescendientes e impulsar un TCP

Otavalo (Ecuador).- Delegados y mandatarios de los países de la ALBA suscribieron hoy en Ecuador la "Declaración de Otavalo", en la que se comprometieron a celebrar anualmente una cumbre con autoridades indígenas y afrodescendientes y a impulsar un Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP).

La declaración puso punto y final a un encuentro de dos días en Otavalo, en el centro andino de Ecuador, en el que autoridades locales indígenas y afrodescendientes de las naciones del organismo trabajaron para lograr una mayor inclusión en los procesos políticos de sus países.

Se trató de la primera reunión de ese tipo en el marco de la ALBA, que comenzará a repetirse anualmente como "un mecanismo de encuentro y diálogo intercultural", señala el documento.

La declaración fue suscrita por los mandatarios de Venezuela, Hugo Chávez; Bolivia, Evo Morales, y Ecuador, Rafael Correa, además por delegados de Cuba, Nicaragua y Dominica, países integrantes de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA).

A la cita faltaron representantes de San Vicente y Las Granadinas y Antigua y Barbuda, que también integran el organismo, y asistieron como invitados de honor delegados de Paraguay y Guatemala.

Entre otros aspectos, la declaración resalta el compromiso adquirido por las naciones para "hacer realidad" un TCP, una alternativa a los Tratados de Libre Comercio (TLC), que impulsan los países desarrollados.

El Tratado de Comercio de los Pueblos busca la soberanía económica y productiva de los países de la ALBA y la construcción de "un modelo alternativo" de relaciones comerciales.

Ese modelo se expresa en una Nueva Arquitectura Financiera que, por el momento, incluye al "Sucre", Sistema Único de Compensación Regional de Pagos, así como un banco y un fondo económico de la ALBA, que pretenden "consolidar un sistema de intercambio y cooperación recíproco, solidario, participativo y complementario".

Sobre las temáticas ecológicas, el documento de la Cumbre de Otavalo reitera la necesidad de promover una "Declaración Universal de los Derechos de la Madre Tierra", en el marco de Naciones Unidas y la búsqueda de una vida en armonía con la naturaleza.

Además, hace una mención al proyecto Yasuní-ITT, una iniciativa ecuatoriana que pretende dejar sin explotar una importante reserva petrolera para evitar contaminación, a cambio de una corresponsabilidad internacional económica por los ingresos que perdería el Estado al no extraer ese crudo.

Otros aspectos que destaca la declaración se refieren al pedido de aprobación de un Derecho Humano al Agua y al Saneamiento, auspiciado por Bolivia en Naciones Unidas, y al apoyo a Nicaragua en su proyecto de restitución de tierras a pueblos indígenas.

También recogió el compromiso de "fortalecer las políticas públicas para el acceso a la salud, educación, empleo y vivienda para los más excluidos, y políticas en beneficio directo de los pueblos indígenas y afrodescendientes".

Adicionalmente, los países de la ALBA ratificaron su "solidaridad y apoyo" con el proceso que adelanta Bolivia de "revalorizar la práctica ancestral del masticado de la hoja de coca", pidieron que se elimine su prohibición "en los instrumentos internacionales" y se saque de la lista de estupefacientes.

Aunque el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, adelantó en días pasados que se preveía la creación de un Consejo de Autoridades Indígenas y Afrodescendientes, finalmente, la cita concluyó con la intención de constituir un mecanismo de encuentro de esos pueblos en el seno del Consejo de Movimientos Sociales del organismo.

Los dos días de reuniones concluyeron sin mayores incidentes pese a que la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie), que se opone a varias leyes del Ejecutivo, había advertido de movilizaciones en la ciudad de Otavalo.

No obstante, durante la participación de hoy de los presidentes, un grupo de indígenas se apostaron frente a las instalaciones con la intención de entregar personalmente un comunicado al mandatario boliviano, pero finalmente no consiguieron su objetivo.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook