sábado, 10 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

MÚSICA BARROCA

Christophe Rousset participa en el Festival "Vía Stellae" de Santiago de Compostela

Efe
jueves, 24 de junio de 2010, 12:12
Christophe Rousset participa en el Festival


Christophe Rousset participa en el Festival "Vía Stellae" de Santiago de Compostela Christophe Rousset participa en el Festival "Vía Stellae" de Santiago de Compostela

Londres.- "El barroco es un repertorio de descubrimiento y sorpresa", sostiene el clavecinista y director de orquesta francés Christophe Rousset, que participa en el próximo festival "Via Stellae, de Santiago de Compostela.

Rousset, creador y director del grupo "Les Talents Lyriques", que celebra el próximo año su vigésimo aniversario, ofrecerá 10 de julio en el convento de Santo Domingo de Bonaval, de la capital gallega, un programa dedicado a Bach que incluye su deliciosa "Cantata de Bodas" así como conciertos para oboe y clave.

"La gente que va a los conciertos sinfónicos muchas veces oye las mismas piezas, y desea que la sorprendan con algo nuevo. El barroco ofrece esa oportunidad. Y es al mismo tiempo un lenguaje musical que no es difícil, a diferencia de mucha música contemporánea", explica el conocido intérprete.

En el caso de Bach ocurre que los grupos especializados en el barroco han hecho, señala, "una revolución interpretativa, lo que hace que, al menos en Francia, las orquestas de cámara normales le toquen cada vez menos".

"Aparte de las misas y de las pasiones, que se escuchan con frecuencia, hay muchos conciertos que rara vez forman parte del programa", explica Rousset, que ha hecho en años recientes dos grabaciones de la música de ese compositor para clavecín y que hace ya una década interpretó todos sus conciertos para ese instrumento con la Academy of Ancient Music y Christopher Hogwood.

"Con Bach ocurre que, por mucho que interprete uno su música, jamás caerá en la rutina, porque es un compositor que lo exige todo de los intérpretes: hay que estar al cien por cien", afirma.

Rousset se congratula de que, en los últimos años, grandes teatros de la ópera como los de Madrid o Barcelona abran sus puertas a la música barroca, y explica que en el siglo XIX había también teatros de gran capacidad como el de Turín, que tenía 2.000 localidades.

El músico francés se dice asimismo feliz de volver a tocar en España, país cuyo idioma habla y donde dice que hay "audiencias jóvenes y muy abiertas al barroco", además de festivales y nuevas salas de conciertos, "todo lo cual es muy estimulante también para nosotros".

Rousset une a su talento interpretativo su pasión por descubrir e interpretar viejas partituras y, así, el próximo 24 de julio presentará en el festival francés de Beaune en versión concertante la ópera "Bellérophon" (Beleforonte), de Jean-Baptiste Lully, una de las favoritas del rey Luis XIV de Francia.

Estrenada el 31 de enero de 1679 en el Palais Royal, de París, donde llegó a interpretarse durante nueve meses, es, explica Rousset, una "ópera muy hermosa, de cinco actos y un prólogo, con grandes coros y danzas con escenas heroicas".

Será "la primera representación en tiempos modernos de esa ópera", dice Rousset, según el cual "es muy difícil de montar por su complicada maquinaria escénica: incluye, por ejemplo, una lucha entre (el héroe de la mitología griega) Belerofonte y la Quimera".

En su día, el periódico "Le Mercure Français" comentó así una de sus representaciones: "Todo París estaba allí y nunca ha habido una asamblea más numerosa o distinguida. Escuché a todo el mundo exclamar: "¡Es un milagro!". Todo el mundo coincidió en que monsieur de Lully se había superado a sí mismo y su última creación era su obra maestra".

"Bellephoron" viajará de Beaune a París, donde se interpretará en la Cité de la Musique, el 16 de diciembre, al día siguiente a L'Opéra Royale, de Versalles, y finalmente, el 25 de enero, al histórico Theater an der Wien, de la capital austríaca.

La ópera de Lully se grabará además para "Aparte", sello discográfico nuevo que acaba de sacar su versión de las "Suites para Clave", de otro compositor barroco francés, Louis Couperin, tío del más conocido François Couperin (el Grande) y una versión remasterizada" de la ópera "Scipione", de Händel, dirigida desde el clave por Rousset al frente de Les Talents Lyriques.

Después de "Bellphoron" y como parte del 20 aniversario de Les Talents Lyriques", hará en Viena la obra maestra de Jean Philippe Rameau "Cástor y Pólux" y "Medea", de Luigi Cherubini, en el parisino Théâtre des Champs Elysées y posteriormente en La Monnaie, de Bruselas.

Preguntado por algún próximo proyecto en España, Rousset dice que está en conversaciones con La Sociedad de Autores para publicar una nueva ópera de Manuel García que descubrió en la Biblioteca Nacional de París.

Rousset y su grupo interpretaron ya antes en ese país "El Califa de Bagdad", de García, que además de compositor es conocido como cantante y padre de la famosa María Malibrán.

Joaquín Rábago

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook