miércoles, 07 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

TOROS-FERIA DE HOGUERAS

Arturo Macías triunfa "a la mexicana", y mejor aún, convenciendo de verdad

Efe
lunes, 21 de junio de 2010, 22:53
Arturo Macías triunfa


Arturo Macías triunfa "a la mexicana", y mejor aún, convenciendo de verdad Arturo Macías triunfa "a la mexicana", y mejor aún, convenciendo de verdad

Alicante.- Una buena faena del torero azteca Arturo Macías, que cortó una oreja a un toro de extraordinario temple de Valdefresno, le permitió dejar la imagen fiel de su toreo y que tanto ambiente ha creado en su país natal, y lo más importante, convenciendo de verdad, hoy en Alicante.

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de Valdefresno, el segundo, sobrero, con el hierro de Hermanos Fraile Mazas, bien presentados, nobles y de juego desigual. El mejor, el tercero, con mucha fijeza y temple; duró media faena el primero, y algo parecido segundo y cuarto, que aunque "se dejaron" mucho no tuvieron finales; el quinto, el más manso, queriéndose ir, pero respondió también cuando se le llevó muy tapado; y el sexto, medio "rajado" desde el principio, embistió a regañadientes.

Manuel Jesús "El Cid": pinchazo y estocada desprendida (ovación tras petición); y pinchazo, estocada y dos descabellos (ovación tras aviso).

Matías Tejela: dos pinchados y estocada (ovación); y estocada (ovación tras aviso y con petición de oreja).

Arturo Macias: estocada (oreja con petición de la segunda); y estocada casi entera y atravesada (ovación tras aviso).

La plaza tuvo un cuarto de entrada en tarde de nubes y claros, y agradable temperatura.

---------------

MACÍAS, POR FIN

Corrida con poco ambiente, quizás por el cartel de toreros, de poco tirón, pero lo que más influyó pudo ser el partido de fútbol que iba a disputar la selección española en el mundial de Sudáfrica a partir del cuarto toro. Faltó mucha gente al tendido.

La corrida, no obstante, por lo que a toros se refiere, dio bastante de sí. El mejor con diferencia, el tercero, suavón y de mucha fijeza, embistiendo al paso. Toro a la mexicana, según lo que se estila allí.

Y por donde vino a tocarle a uno de los toreros con más proyección de México, Arturo Macías, que está librando en España una lucha sin igual por abrirse camino con corridas muy duras, la mayoría imposibles para reivindicar el puesto que ha tenido en las últimas temporadas en su país.

Por fin Macías ha encontrado en España el toro apropiado, su primero de Valdefresno, un auténtico carretón por la forma de embestir, por su temple y ritmo, sin tirar una mala cornada, lo ideal para hacer el toreo de salón.

Y lo cuajó el hombre, de salida con lances de rodillas y otros de pie de muy buena compostura, y quite por chicuelinas también de nota alta. La faena de muleta, de extrema suavidad y limpieza, muy ligada, encajada la figura del torero, que acertó en el tiempo y el espacio, la velocidad y la altura, muy acoplado con el toro.

Faena de una extraordinaria exactitud, de gran estética y hondura, jaleada de principio a fin. Cortó una oreja y hubo muchos pañuelos más en demanda de un segundo trofeo que el presidente, no se entiende porqué, no concedió.

Gran actuación del manito, que no pudo redondear su tarde por la poca colaboración del sexto toro, que le costaba mucho seguir la muleta, y sólo llevándole muy tapado logró un par de tandas a derechas de excelente corte y buen efecto en el tendido. No obstante, faena demasiado larga para el poco poso que dejó.

"EL Cid" se sentenció a sí mismo con la espada después de dos trasteos en los que hubo mucho acople hasta que los toros acabaron viniéndose abajo.

Muy en el límite de la mansedumbre el primero, sin embargo, aguantó lo suficiente en un tramo de muy bella compostura en el toreo fundamental. Algo parecido con el cuarto, aunque en éste estuvo más intermitente el torero por la falta de continuidad en las embestidas.

Tejela anduvo con notables desigualdades en su buen primero. Sin terminar de engancharlo, queriéndole acompañar las embestidas y abusando del "pico", acabó el toro haciéndose el amo. Hubo algunas fases notables, a pesar de todo, sin redondear.

El quinto, el más manso del envío, iba y venía pero "abriéndose" mucho, y con tendencia a querencia acabó yéndose suelto en cada muletazo, éstos de uno en uno. Faltó unidad al trasteo.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook