domingo, 28 mayo 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

R.UNIDO-SURREALISMO

La guerra expulsó de Europa y reunió en México a tres mujeres artistas

Efe
lunes, 21 de junio de 2010, 13:15
La guerra expulsó de Europa y reunió en México a tres mujeres artistas


La guerra expulsó de Europa y reunió en México a tres mujeres artistas La guerra expulsó de Europa y reunió en México a tres mujeres artistas

Chichester (R.Unido).- La Segunda Guerra Mundial expulsó de Europa y reunió en México a tres mujeres artistas -las pintoras Leonora Carringon y Remedios Varo y la fotógrafa Kati Horna-, que continuaron allí su amistad además de sus respectivas carreras.

"Amigas surrealistas" se titula la exposición que les dedica hasta el 12 de septiembre la Pallant House, una preciosa galería con una importante colección de arte británico del siglo XX de esta ciudad del sur de Inglaterra, famosa por su catedral de estilos normando y gótico.

No es casual que la Pallant House se haya interesado por Carringon y Varo ya que el condado de Sussex, donde se ubica Chichester, tiene una vieja relación con el surrealismo: allí residieron Edward James, millonario y benefactor de Dalí, y el pintor Roland Penrose, introductor del movimiento pictórico en su país, y su esposa, la modelo y fotógrafa Lee Miller.

De las tres mujeres, la única que sigue viva es Leonora Carringon, que a sus 93 años reside en México, donde la visitó el director del museo y comisario de la exposición, Stefan van Raay, quien explicó a EFE que no ha se ha trasladado hasta Chichester porque a su edad tiene miedo a volar.

La española Remedios Varo murió en 1963 mientras que la húngara Kati Horna falleció en 2000.

Carrington y Varo frecuentaron círculos surrealistas en París, pero la ocupación de Francia por la Alemania nazi las obligó a emigrar a México, cuyo presidente Lázaro Cárdenas había abierto las fronteras a los refugiados republicanos de la Guerra Civil española (1936-39).

Cada una de las tres mujeres podía temer la persecución de los nazis: Carrington porque era británica y amante del surrealista Max Ernest, a quien el régimen hitleriano consideraba uno de los representantes del "arte degenerado".

Remedios Varo porque era republicana y amante del poeta izquierdista francés Benjamin Péret y la húngara Kati Horna porque, además de judía, era la compañera del artista anarquista español José Horna y documentó con sus fotografías la tragedia republicana durante la contienda civil española.

Van Raay explicó que México ofreció a las tres mujeres la posibilidad de "seguir explorando su arte con mucha mayor libertad de lo que había sido posible en la vieja Europa".

Carrington frecuentó en París los círculos surrealistas y contaba entre sus amigos con Picasso, Man Ray, Miró, Breton y Duchamp, pero tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial huyó a España, donde una crisis nerviosa hizo necesario su ingreso en un centro psiquiátrico, en Santander.

Carrington conoció al diplomático mexicano Renato Leduc, que le había presentado Picasso, y aceptó su propuesta de viajar a México, donde se casaría con el fotógrafo Emerico Weisz.

Remedios Varo, nacida en 1908 en Girona (Cataluña), había estudiado en la madrileña Academia de San Fernando, donde conoció a Dalí y al que sería su primer marido, Geraldo Lizarraga, con quien vivió un año en París antes de instalarse en Barcelona.

En esta ciudad se hizo amiga de otros surrealistas como Óscar Domínguez, Esteban Francés y Marcel Jean, a quien se les unió poco después el amigo de Breton y poeta francés Benjamin Péret, del cual Varo terminaría enamorándose y al que se unió en París en 1937.

Tras estallar la guerra con la Alemania nazi y después de pasar algún tiempo en las cárceles francesas del régimen de Vichy, Varo viajó a Marsella donde se reunió con Péret y ambos se trasladaron a México, vía Casablanca, en noviembre de 1941.

En México, Varo y Péret se integraron en el círculo de exiliados de Carrington y Horna, con quienes se reunían casi diariamente en la zona del Distrito Federal conocida como Colonia Roma.

Péret regresó a Francia en 1947, y Varo pasó casi dos años en Venezuela trabajando para el ministerio de Salud Pública, antes de regresar a México, donde comenzó una nueva relación con un rico refugiado y hombre de negocios austríaco llamado Walter Green, que posibilitó el que se convirtiera en pintora a tiempo completo.

Kati Deutch, que había documentado fotográficamente la tragedia de la guerra civil española, huyó también al país azteca con su marido José Horna, de quien tomó el apellido, y allí comenzó una nueva vida y encontró una fuente de ingresos modesta pero suficiente como fotógrafa de las élites artísticas de ese país.

La exposición de la Pallant House Gallery reúne numerosas pinturas de tema fantástico de Carringon y Varo -en su mayoría procedentes de colecciones privadas de México y Estados Unidos-, junto a excelentes fotografías de Horna tanto de la guerra civil española como de la vida en París y de su estancia en México.

Joaquín Rábago

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook