viernes, 09 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Somos una nación (2)

Jesús Royo Arpón
martes, 15 de junio de 2010, 18:28

Decíamos en el anterior artículo que la cuestión de la nación es la típica cuestión absurda, porque se basa en los dos significados diferentes de una misma palabra: en primer lugar, nación equivalente a Estado, según la tradición francesa, y el otro, nación equivalente a comunidad étnica, según la tradición alemana. Si Cataluña es una 'nación sin estado', resulta que es una nación (étnica) que no es Nación (política). Y proponíamos, para ahorrarnos conflictos gratuitos, aplicar 'patria' a la nación étnica, independientemente de que sea o no nación política o aspire a serlo en el futuro.

Mi empeño, claro está, no tiene la más mínima posibilidad de tener éxito. Primero, porque los significados de las palabras provienen de la historia, y raramente se fijan de antemano: hay que aceptar que la ambigüedad es lo más normal en las lenguas, y basta. Y segundo, porque al nacionalismo le va de perlas esa ambigüedad, ese decir y no decir, el amago constante y la indefinición. La bruma es parte esencial del bucle melancólico. El Estatut que ahora está en el TC juega con esa ambigüedad: Cataluña es nación (étnica), ¿quién lo duda? Y por lo tanto, es Nación (política), sujeto de soberanía, origen de ciudadanía. Y por eso, cuando le dé la gana será Nación-Estado. Contra este juego turbio, hará bien el TC en descubrir el pastel y precisar, aclarar, desambiguar. Ésa es, en buena parte, la razón del cabreo y la bronca nacionalista de estos meses.

Martín Villa ya intentó fijar, por ley, el uso de las palabras nación y nacional, y reservarlas al conjunto de España. La verdad es que nos hubiera ahorrado muchos problemas. Pero 'nanay': ¿quién les quita a los nacionalistas su juguete preferido, la ambigüedad, esa niebla romántica y evocadora? Gracias a ella pueden decir: "Yo no soy español", aunque el DNI lo desmienta. O "Catalonia is not Spain", contra lo que dicen los mapas. O "Cataluña es una nación sin Estado" (sin el Estado que les gustaría a los nacionalistas, claro). O "si eres catalán, habla catalán" (otro nacionalista, Franco, se les adelantó y les pisó el invento: "Si eres español, habla en español"). O incluso que muchos catalanes castellanohablantes no se sientan incluidos en el apelativo 'catalán' (y de paso, dejen de ejercer su derecho ciudadano al voto en las autonómicas: los nacionalistas, encantados).

La Constitución intentó arreglarlo con la palabra 'nacionalidad'. La Nación, España, se compone de 'nacionalidades y regiones'. ¿Por qué no dijeron regiones, sin más? ¿Hay alguna jerarquía entre ellas? La única diferencia es que unas -las nacionalidades- tenían vía directa a la autonomía, mientras otras -las regiones- iban por la vía lenta. Pero la estación final era la misma para todas, que es donde estamos ahora. Roca Junyent va diciendo ahora que lo de 'nacionalidad' fue un expediente para no soliviantar a los poderes fácticos de entonces, pero que donde pone 'nacionalidad' hay que leer 'nación'. Entonces, digo yo, ¿por qué se habla de la nación española como sujeto de la propia Constitución? ¿Cómo iba la Constitución a consagrar un equívoco tan elemental y tan peligroso?

Lo dicho: es una cuestión de nombres. Hay dos conceptos, y varios nombres para designarlos. Por un lado, región-nacionalidad-patria-nación y, por el otro, estado-patria-nación. Además de país, pueblo y demás. Bastaría con ponernos de acuerdo con los términos equívocos, hacerlos unívocos. O mediante adjetivos: nación étnica o virtual, nación política o real. En fin, creo que el acuerdo en esto es fácil, pero sospecho que a lo mejor no interesa. Pues bueno...

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
Página 1 de 1
Encontrados 10 comentarios
Dice ser Catalunya
jueves, 08 de julio de 2010, 17:02
Este pobre hombre que se llama Jesus Royo, rezuma ultranazionalismo espanyol por todos lados. Pronto le veremos seguro en la cadena fascista de Tv Intereconomia vomitando frases en contra de Catalunya, de los catalanes y en contra de la democracia, por que por mucho que os duela a los fascistas espanyoles como tu Royo, la voluntad del pueblo en Referendum no hay tribunal constitucional alguno que pueda ir en contra de la voluntad del pueblo, y si el pueblo de Catalunya en un futuro bastante cercano vota si a la independencia, sera independiente por mucho nazionalista espanyol como tu que se oponga a ello, y por muchos tanques espanyoles que envieis a mi pais.
Catalunya es una nacion y una colonia espanyola por el momento, pero pronto volvera a ser lo que fue antes de 1714, un estado soberano.

VISCA CATALUNYA LLIURE !!*!!

Dice ser Anónimo
miércoles, 23 de junio de 2010, 01:30
Ahora los hijoputas mesetarios esperan que los catalanes con nuestros dineros y sacrificios les saquemos de la crisis en que nos han metido con sus ladrillos, sus despilfarros y sus ingenierías financieras. Pero para su desgracia se han cargado la mayor parte del tejido productivo catalán.
De donde sacaréis ahora la pasta hijos de puta? Además de ladrones sois estúpidos.
INDEPENDENCIA YA.

Dice ser Anónimo
lunes, 21 de junio de 2010, 16:48
Bien ¿y tú? Egarense=Royo . ¿Lo ves una farsa? Yo lo veo un ejercicio de precalentamiento. De momento 540 mil ciudadanos han votado SI a la independencia. Y todavía no se ha cubierto la mitad del territorio.¿te parecen pocos? Llevamos un 20% de participación de media en un simple ejercicio no vinculante .
Ayer en Mataró acudió el 24% a votar pero estaba López-Tena, todo un genio de la movilización.
Y estamos empezando. Se habla del tema en todas las familias catalanas. Jamás había ocurrido esto.
Que las ratas no vayan a votar forma parte del escenario previsto. Imagínate si fueran todas y votaran que NO.!Menudo desastre! Con su silencio le están diciendo al mundo civilizado de que PASAN. Que les es indiferente, que la cosa no va con ellas. Como con el estatut, como con las elecciones europeas, como con las elecciones municipales y autonómicas. A ellas solo les interesa su queso y el ratero que se lo proporciona. Ya se sabe que quien calla otorga.
Y la cosa todavía no es más que un ensayo, para que la gente vaya perdiendo los miedos, que son muchos todavía y el síndrome de Estocolmo maldito que afecta a demasiados ciudadanos . Por eso es importante que vean que no pasa nada, que no vienen los de la secreta a llevárselos por la noche a algún interrogatorio y que a nadie le escuece la conciencia por votar que sí.
Imagínate cuando sea en serio. Cosa que tarde o temprano ocurrirá. Sacaremos el 90% de síes. Ellas, las ratas, tampoco van a ir porque no quieren dejar de ser lo que son. No es nuestro problema. Hay que seguir adelante. El futuro es de los audaces , no de los roedores , por muchos que sean. Pero no te alegres de ello ni trates de apropiarte de silencios que no te corresponden, que Ciutadans va a quedar con toda probabilidad fuera del parlament, al igual que upyd o las falanges .incluso el pp , verá reducirse su grupo según todas las encuestas. Así que no pasará lo que tú y los tuyos desearíais.

Dice ser Egarense
lunes, 21 de junio de 2010, 10:51
Hola Manu(Mad), ¿cómo estás? La farsa de ayer salió mal, pero que muy mal, vamos que cada nueva oleada de pseudoelecciones os va saliendo peor. Y eso que los ayuntamientos os ceden espacios (cosa que no hacen con las pantallas para ver a la selección de España), pero es que ni por esas.

Sí, ya sé que una participación del 10% es para vosotros un éxito, pero a mí no me cuadra que la gente os dé la espalda por miedo a España. Yo más bien pienso que os falta atractivo, vamos que no sois creíbles. Que la gente tiene más miedo a Uriel y a Tena, a Carod y a su hermanísimo o a los separatistas de salón de CiU, a Alavedra a Montull y a Prenafeta que a vuestros demonios privados.

Os sugiero que en los próximos referéndums llaméis a María Lapiedra y sorteéis una noche con ella. Tal vez así os vaya mejor.

Dice ser Anónimo
sábado, 19 de junio de 2010, 15:07
(I)
El proceso que nos ha de llevar a la independencia de Catalunya es ya imparable.
Pero hay una serie de puntos que no dejan de sorprendernos. Uno es la resistencia, casi bloqueo mental , que experimentan muchos catalanes ante la idea. No es que la rechacen por motivos ideológicos o de índole práctica, sino que le tienen pavor a sus consecuencias. Son muchos siglos de atrocidades castellanas contra el pueblo catalán y eso ha marcado una profunda huella . Algunos lo llamaran cobardía, pero es el propio relato de la historia de un pueblo escrito en el adn de cada uno lo que nos convierte muchas veces en esclavos de nuestros propios miedos y temores. Estoy hablando de la gente mayor principalmente, aunque también de jóvenes.
Como es natural España alimenta esos temores de manera magistral, sembrando dudas sobre honorabilidad y honestidad de nuestros propios gobernantes, temores a que una malvada clase burguesa domine de manera mafiosa todos los resortes de nuestra sociedad. Temores a una persecución implacable del castellanohablante. Temores a un aislacionismo económico y político, a una pérdida absoluta de valores, a una decadencia social , cultural y religiosa. A una islamización de la sociedad. A no cobrar las pensiones. Y casi siempre tratan de mostrar al madrileño como el garante de las libertades y el órden que los catalanes por si solos seríamos incapaces de mantener. Como es natural se guardan por razones obvias de hablar de tanques y aviones que vendrían a someternos de nuevo a las directrices que marca la constitución franquista.

Dice ser Anónimo
sábado, 19 de junio de 2010, 15:07
(y II)
Todo el mundo ve que los catalanes somos ciudadanos de segunda en un país que solo nos quiere para extorsionarnos. Donde cualquier madrileño o gallego o castellano poco preparado tiene más posibilidades de triunfar y salir adelante que cualquier catalan talentoso con tres o cuatro carreras. Que más de doscientos mil catalanes buenos profesionales han tenido que emigrar al extranjero porqué en la España "democrática" de la opulencia, receptora de una inmigración masiva, no había sitio para ellos. Y es que España , a pesar de toda la parafernalia con la que pretende aparentar una "democraticidad" con la que engañar a unos europeos que ya se han cansado de tirar su dinero en este costosísimo decorado, nunca ha dejado de ser un proyecto etnocéntrico castellano con sede en Madrid para beneficio de la oligarquía de siempre . Y nunca ha conseguido convencer de sus bondades ni virtudes a nadie con dos dedos de cerebro. Tan solo ha conseguido comprar muchas voluntades y apoyos a base de talonario. Y mucho anticatalanismo, mucho unir en contra de, en lugar de unir a favor de. Por eso España tiene los días contados. A medida de que los catalanes vayamos perdiendo el miedo a la independencia veremos a esas gentes como lo que realmente son , no como seres a los que temer por su perversidad , capaces de cometer las mayores atrocidades sino como unos aprovechados inmorales matones de barriada, chuloputas de lenguas viperinas y mentes perversas sin la menor capacidad de sacrificio, seres sin talento, profundamente materialistas y sumamente ignorantes aunque tengan el verbo muy suelto y cuidado, pero con un estado extorsionador detrás que les ha dado todo.

También estamos constatando que el proceso a la independencia es imparable gracias a los miles de catalanes de sangre española que no tienen en su adn esas ataduras ni miedos ancestrales a la brutalidad castellana. Y es que la independencia no se pide -que no nos la darán. Se coge y que vengan luego con sus putos tanques a impedirlo. Les esperaremos, eso si , con las cámaras de video , televisión e internet, para que el mundo sepa la naturaleza de ratas que son. Si se atreven, claro.

Dice ser Egarense
jueves, 17 de junio de 2010, 09:57
Si nos vamos, nos vamos todos. Quiero decir, que si hay un referéndum y Olot dice sí a la independencia, pero Terrassa, dice no, los de Terrassa no tendrían que formar parte de la entidad independiente sino seguir como estaban. Porque el derecho a decidir vale para todos.
Lo que aquí ocurre es más simple: se reivindica el derecho a la secesión sin dar más razones que las que algunos patriotas aducen. Resulta que esas razones sólo las ven ellos y nadie más que ellos, pero eso no importa. Se reivindica el derecho a la secesión mediante un referéndum. Si se pierde, habrá que repetirlo hasta que se gane y para ello se dirá que el censo era estaba mal hecho o que ese día el viento soplaba de Llevant. Y el día que se gane, el derecho a decidir habrá concluido.

A esto no se le llama democracia, se le llama jugar con las cartas marcadas.

Dice ser Pepe
jueves, 17 de junio de 2010, 09:02
No es que no interese, es que los intereses que hay son diferentes. Los nacionalistas catalanes tienen unos, como los nacionalistas españoles tienen otros. Apelar al DNI (un documento de control administrativo) o a los mapas para negar que la nación no es sino la voluntad política de serlo y que ésta es completamente legítima, ya sea para Cataluña o para Caleruega, tiene tan poco sentido como intentar convencer a quien se quiere ir de esta casa común en la que supuestamente cabemos todos de que no se deben ir porque ya forman parte de ella. ¿Y qué? ¿Hasta cuándo insistiréis en el absurdo?

Dice ser Egarense
miércoles, 16 de junio de 2010, 10:31
Si el nacionalismo fuese un asunto técnico, ya hace tiempo que estaría resuelto, pero el asunto no es técnico, sino metafísico. Hay nación y a partir de ahí los nacionalistas derivan lo que les conviene: qué lengua debe hablarse en la escuela, qué jurisdicción es competente sobre nosotros, quiénes son de aquí y quiénes no, etc. Para eso no es preciso definir qué cosa es una nación, es más, cuanto menos claro esté, mejor. El conocimiento de la nación sólo lo da la acción del espíritu nacional (Prat de la Riba)

Y es que no se puede hablar de la nación si no hay una minoría iluminada (los presbíteros de la nación) que determinan qué es canónico y qué herético. La nación es un organismo que no puede aceptar virus en su interior.

Probablemente el nazionalismo no sea otra cosa que la religión de los que ya no creen en Dios.

Dice ser Anónimo
martes, 15 de junio de 2010, 21:29
Nueva versión de los muertos en la guerra civil protagonizada por los actores del clan de la Ceja

http://www.youtube.com/watch?v=bmR_zmjYYs0

Poner el vídeo, quitar la voz y leer.

Ahora si, ahora ya no hay bandos.

PONER EL VÍDEO, QUITAR LA VOZ y leer. Pasalo

Página 1 de 1
Encontrados 10 comentarios
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

Jesús Royo Arpón

Jesús Royo Arpón

Lingüista
Después de leer Sumar y no Restar, de Mercè Vilarrubias (Montesinos, 2012) uno se queda con esa impresión: la inmersión  [...]

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook