sábado, 03 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

BÉLGICA-ELECCIONES

La histórica victoria de los soberanistas flamencos conmociona Bélgica

Efe
lunes, 14 de junio de 2010, 07:30
La histórica victoria de los soberanistas flamencos conmociona Bélgica


La histórica victoria de los soberanistas flamencos conmociona Bélgica La histórica victoria de los soberanistas flamencos conmociona Bélgica

Bruselas.- La histórica victoria conseguida en las urnas por el partido nacionalista flamenco N-VA, partidario de la independencia de Flandes, ha conmocionada a Bélgica, que entra en una fase de gran incertidumbre, en plena crisis económica y a pocas semanas de asumir la presidencia rotatoria de la Unión Europea.

Las elecciones generales celebradas ayer de forma anticipada confirmaron el triunfo en el norte del país de la derecha nacionalista más exigente (la N-VA obtendría 31 escaños en la Cámara, de un total de 150), mientras que en Valonia (sur francófono) el Partido Socialista (PS) se alzó con el primer puesto (obtendría 24 escaños en la Cámara federal, 4 más que la actualidad).

A nivel estatal, según anunció el líder del PS, Elio Di Rupo, los socialistas se convierten, "veinte años después", en la primera familia política de Bélgica, ya que también sus homólogos flamencos del SP.A obtienen buenos resultados en su región (14 escaños).

Por el contrario, los liberales flamencos del Open-VLD, cuyo joven líder, Alexander De Croo, provocó el adelantamiento electoral al retirarse por sorpresa de la coalición dirigida por el democristiano Yves Leterme, resultaron castigados por los electores (perderían 6 escaños).

Los liberales del MR también retroceden en el sur del país (6 escaños menos) y se estancan en la región-capital de Bruselas.

En sus primeras declaraciones tras su incontestable triunfo electoral, el líder de la N-VA, Bart De Wever, quiso suavizar no obstante su discurso y tender una mano a los partidos francófonos.

"El Estado debe ser reformado y las finanzas, saneadas", dijo, pero añadió que "iremos todos juntos en esa dirección".

Según De Wever, "nadie tiene interés en bloquear este país. Hay que poner en marcha una estructura que funcione y que nos permita resolver los problemas".

Posteriormente, en una entrevista a la cadena de televisión francófona RTL-TVi, repitió su disposición a ofrecer el puesto de primer ministro a un francófono: "El título de primer ministro no es importante para mí", aseguró.

Ante una pregunta sobre su objetivo declarado de lograr la partición de Bélgica, De Wever matizó que eso no va a ocurrir de un día para otro, sino "tras una evolución".

"Si Bélgica desaparece algún día, será tras una evolución". Ahora, "hace falta construir puentes", dijo.

Antes, en otra comparecencia pública, la presidenta del CD&V (democristianos flamencos), Marianne Thyssen, reconocía la derrota electoral de su partido, que en las últimas cuatro elecciones generales fue la primera fuerza de la región flamenca, la más próspera y poblada de Bélgica.

Soberanistas de derechas al norte y socialistas al sur serán los responsables de encauzar en primer lugar las negociaciones para la formación de un gobierno federal, que se anuncian extraordinariamente difíciles, debido no sólo a la reivindicación soberanista flamenca, sino a las diferencias ideológicas que separan a ambos partidos, N-VA y PS, en lo económico y lo social.

Los soberanistas flamencos exigen una nueva descentralización del Estado, con la transferencia a las regiones de competencias sacrosantas para la izquierda como es la Seguridad Social.

Además, la N-VA, con el apoyo de los demás partidos de Flandes, insiste en que se divida inmediatamente el distrito electoral de Bruselas-Halle-Vilvoorde (BHV) y se acabe con las ventajas lingüísticas de que disfrutan los francófonos que habitan en la periferia flamenca de la capital.

La capital ha sido siempre la clave de todas las disputas, y de su destino depende el futuro de Bélgica.

Habitada por una población mayoritariamente francófona está, sin embargo, enclavada geográficamente en Flandes y los flamencos la consideran su capital histórica.

Como solución a la disputa, en los años ochenta se decidió convertir a Bruselas en una región bilingüe, no dependiente de Flandes (neerlandófona) ni de Valonia (francófona), con sus propias instituciones en las que la minoría flamenca tendría una representación garantizada.

Pero, mientras que en el resto del país la frontera lingüística entre Flandes y Valonia ha quedado trazada con precisión, en los alrededores de Bruselas los límites siguen siendo difusos.

Importantes minorías francófonas de la periferia disfrutan de los mismos derechos que los francófonos de Bruselas, pese a vivir en territorio flamenco.

Es esta excepción la que quieren abolir todos los partidos del norte con la exigencia de que se parta el distrito electoral y judicial de Bruselas-Halle-Vilvoorde.

Esas tres letras, BHV, explican todas las crisis y bloqueos que ha padecido Bélgica en estos últimos años, y cuya solución no parece ahora más cerca tras el éxito de las tesis soberanistas en Flandes.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook