lunes, 05 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

HURACANES-AGATHA

La tormenta "Agatha" pasó, pero la calma aún no vuelve a Guatemala

Efe
martes, 01 de junio de 2010, 20:18
La tormenta


La tormenta "Agatha" pasó, pero la calma aún no vuelve a Guatemala La tormenta "Agatha" pasó, pero la calma aún no vuelve a Guatemala

Guatemala.- Guatemala se afanaba hoy en volver a la normalidad tras el paso de la tormenta tropical "Agatha", que dejó 152 muertos, un centenar de desaparecidos, 87 heridos y más de 125.000 afectados, según las ultimas cifras oficiales.

Guatemala fue el país más afectado, pero los embates de "Agatha" también se sintieron en Honduras, donde hubo 17 muertos y un desaparecido, y en El Salvador, donde se contabilizaron 10 víctimas mortales y dos desaparecidos.

En los albergues habilitados por la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) en Guatemala hay refugiadas más de 65.000 personas, en su mayoría habitantes de las comunidades pobres que fueron afectadas por las fuertes lluvias, y cerca de 29.000 aún se encuentran en riesgo.

Las cifras preliminares de las autoridades dan cuenta también de unas 22.000 viviendas dañadas, 18 puentes principales colapsados, y más de un centenar de puentes vecinales totalmente destruidos, que mantienen a decenas de comunidades incomunicadas.

El gobierno no se atreve aún a cuantificar los daños económicos causados por "Agatha", pero sectores empresariales han avanzado que las pérdidas podrían alcanzar los 125 millones de dólares.

El presidente Álvaro Colom dijo a los periodistas que en las próximas horas llegarán al país expertos del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo que colaborarán con las autoridades locales en evaluar el costo de los daños.

El mandatario calificó la situación del país como una "tragedia humana, social y económica" y llamó a la solidaridad nacional para iniciar la etapa de reconstrucción.

Las planicies de la costa sur y el Atlántico, utilizadas en su mayoría para cultivos agrícolas, han quedado convertidas en playas por las inundaciones causadas por el desbordamiento de los ríos.

Según Colom, "la mitad de la costa sur fue destruida".

Los daños sufridos en la red vial del país han impedido que la ayuda humanitaria llegue con prontitud a las zonas más afectadas, en donde los vecinos, por sus propios medios, se dedican a limpiar el lodo, las piedras y las ramas que cayeron sobre sus comunidades.

Las autoridades han advertido de que las cifras de fallecidos y damnificados pueden incrementarse en las próximas horas, conforme avancen los trabajos de rescate.

En las zonas de la costa sur y en el altiplano del país, a pesar de que las lluvias han cesado, continúan registrándose derrumbes, lo cual incrementa el temor e intranquilidad entre los vecinos.

"No podemos dormir en paz, porque nos da miedo de que en cualquier momento pueda producirse otro derrumbe", dijo a una radio local un habitante de un asentamiento ubicado en la periferia norte de la capital.

Según la Conred, más de 800 humildes viviendas construidas con láminas de metal y madera corren peligro.

Situados en las laderas de barrancos de las periferias, estos asentamientos han sido declarados de "alto riesgo", pero sus habitantes se niegan a abandonarlos.

Alejandro Maldonado, director de la Conred, aseguró que geólogos de esa institución realizan estudios de suelos en las áreas vulnerables, para prevenir derrumbes y hundimientos.

En un barrio residencial del norte de la capital, las lluvias abrieron un cráter de unos 20 metros de diámetro por 60 de profundidad en plena calle, que se "tragó" una vivienda de tres alturas en donde funcionaba una fábrica de ropa.

Para abonar las desgracias de los guatemaltecos, el precio de los productos de los alimentos, principalmente los granos y vegetales, han empezado a dispararse y las autoridades temen una escasez producto de la especulación.

La ayuda internacional ha empezado a llegar desde países como Estados Unidos, Colombia, México y Brasil, entre otros, y las autoridades esperan que esta cooperación se incremente con la reanudación hoy de las operaciones en el aeropuerto internacional La Aurora.

En El Salvador y Honduras, debido a la mejora del clima, las autoridades han empezado a reducir los niveles de alerta.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook