lunes, 24 abril 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

HAITÍ-HURACANES

Las autoridades de Haití ultiman un plan de medidas ante la temporada de huracanes

Efe
lunes, 31 de mayo de 2010, 20:06
Las autoridades de Haití ultiman un plan de medidas ante la temporada de huracanes


Las autoridades de Haití ultiman un plan de medidas ante la temporada de huracanes Las autoridades de Haití ultiman un plan de medidas ante la temporada de huracanes

Puerto Príncipe.- Las autoridades de Haití ultiman en todo el país medidas para hacer frente a la temporada de huracanes, que comienza mañana y que podría ser muy dañina para la nación, en situación de gran fragilidad por sus problemas ambientales y por el devastador terremoto del pasado 12 de enero.

Ante una temporada que se presenta temible, con la posible formación de 14 a 23 tormentas y entre 8 y 14 huracanes en la región, las autoridades han diseñado, entre otras iniciativas, un plan de acción que se aplicará en una veintena de ciudades del departamento Oeste, el más vulnerable.

Entre estas ciudades figuran Puerto Príncipe y localidades consideradas de alto riesgo, como Leogane, Croix des Bouquets, Cabaret y Petit Goave, ubicadas en la zona más afectada por el terremoto, que dejó en el país cerca de 300.000 muertos y otros tantos heridos.

Cuatro meses y medio después del sismo, cerca de un millón de personas (el 15 % de la población) vive todavía en campamentos que se improvisaron en las calles, bajo lonas, carpas y tiendas de campaña.

La coordinadora de Protección Civil del departamento de Oeste, Nadia Lochard, indicó que desde el mes de abril se llevan a cabo acciones de refuerzo de los comités de protección civil de los municipios para aumentar su capacidad de coordinación y gestión de desastres.

"Siete planes de contingencia están en preparación", precisó.

Los municipios del Oeste que no tienen aún su propio plan de contingencia serán próximamente escenario de "ejercicios de simulación, alerta y evacuación", prometió.

En general, cada municipio recibe un tipo específico de asesoramiento "de acuerdo con los problemas que debe afrontar y los riesgos que pueden afectarle", precisó.

Las ciudades más amenazadas por desastres son espacios cuya configuración geográfica las hace aún más frágiles frente a posibles inundaciones, debido a los daños ambientales causados por el sismo del 12 de enero, explicó Lochard.

Los preparativos y planes de alerta para estos lugares ya estaban listos, pero se perdieron a causa del sismo y fue necesario preparar otros nuevos.

"Podríamos estar listos desde mayo, pero tuvimos que trabajar de nuevo" después del evento del 12 de enero, explicó.

Las autoridades han programado para el mes de julio ejercicios de simulación y evacuación en las zonas de más riesgo de municipios del Oeste, donde se registraron también abundantes daños a causa de las tormentas de los años 2008 y 2009.

Por su parte, el delegado departamental (representante del ejecutivo) en Nippes (Suroeste), Jamil Vincent, anunció que se han adoptado disposiciones preventivas y una campaña de sensibilización de la población en esta región, históricamente afectada por huracanes, para minimizar las posibles pérdidas de vidas humanas.

Durante el pasado fin de semana ya se registraron lluvias torrenciales en varias ciudades de Nippes, donde se produjeron inundaciones y daños y varias localidades quedaron aisladas, aunque no hubo víctimas, según medios locales.

Así, la perspectiva de la temporada de huracanes complica mucho una situación en la que la fase de urgencia humanitaria por el terremoto está lejos de finalizar.

"Estamos conscientes de la llegada del periodo ciclónico, y la situación de decenas de miles de personas sin albergue sigue siendo muy precaria", declaró la semana pasada el jefe de la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (MINUSTAH), Edmond Mulet.

La MINUSTAH y las agencias de la ONU trabajan lo mas rápido posible para reforzar los sistemas de evacuación de agua, precisó.

La misión continua con la labor de identificación de los campamentos que presentan alto riesgo de inundación y derrumbamiento de tierras, de los que se debe desplazar aún a unas 7.000 personas.

Frente a estos planes, varios sectores estiman que no ha habido preparación suficiente.

En su último informe sobre las condiciones de vida en los campamentos, la Plataforma de Organizaciones Haitianas de Defensa de Derechos Humanos (POHDH) criticó que "no se hizo nada para preparar a la gente a nivel sicológico y no se ve concretamente el dispositivo desplegado".

El secretario ejecutivo de esta plataforma, Antonal Mortimé, declaró que "el Gobierno no hizo una campana de sensibilización apropiada".

Si sopla un fuerte viento "se llevará las carpas, las sábanas y los pedazos de metal que sirven de techo a la gente en los campamentos, lo que podrá causar heridos", subrayó.

A propósito de las posibles inundaciones, consideró que los riesgos aumentaron a causa de la presencia de escombros que llenan todavía muchas calles y que van a obstruir lo que queda de los canales de desagüe.

"El agua inundará Puerto Príncipe", advirtió.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook