domingo, 04 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

FERIA LIBRO

Algunos libreros ven la Feria del Libro como su "salvación" ante la crisis

Efe
sábado, 29 de mayo de 2010, 17:40
Algunos libreros ven la Feria del Libro como su


Algunos libreros ven la Feria del Libro como su "salvación" ante la crisis Algunos libreros ven la Feria del Libro como su "salvación" ante la crisis

Madrid.- El dicho popular de que "cada uno cuenta la feria según le va en ella" se hacía hoy realidad en la Feria del Libro de Madrid. Hay libreros que ven este certamen cultural como su "salvación" de la crisis, otros niegan que la haya y otros opinan que, si el año "está yendo mal", estos días no salvarán las ventas.

"El año empezó durísimo y la Feria es nuestra salvación; nos ayuda a sobrevivir y a sanear nuestras cuentas", le decía a EFE Antonio Méndez, dueño de la librería Méndez, en el primer fin de semana de este encuentro cultural que hoy ha atraído hasta el parque del Retiro a decenas de miles de visitantes.

Teodoro Sacristán, el director de la Feria, tiene muy claro que las ventas que se producen en estos diecisiete días (se inauguró ayer y se clausura el 13 de junio) supone "una buena ayuda para los libreros y les permite llegar hasta septiembre".

"La Feria actúa como una isla en el mercado editorial, y eso nos satisface", le comentaba a EFE Sacristán.

En la Feria de Madrid se produce un poco "el efecto San Jordi" de Barcelona, que se celebra el 23 de abril. Ese día, mucha gente "compra el libro del año" y en la capital española sucede otro tanto: "Muchos lectores 'cargan' para el resto del año".

El espacio donde se sitúa la Feria del Libro "es único" por su ubicación, en pleno parque del Retiro, y por su extensión: las casetas ocupan más de un kilómetro y medio de longitud y las estanterías que hay en todas ellas suman varios kilómetros.

"Sólo en un espacio como éste se pueden mostrar todas las novedades literarias y el fondo editorial español", añadió Sacristán, quien, por los años que lleva dirigiendo la Feria, sabe "lo importante" que es este encuentro cultural para los libreros y para los editores pequeños y medianos, porque "entran en contacto directo con el lector y pulsan sus opiniones".

"En tiempos de crisis las ferias suelen ser buenas", señaló Antonio Méndez, prototipo del "librero de toda la vida". Su padre le enseñó el oficio, de la misma forma que él ya está introduciendo a su hijo Borja, estudiante de Periodismo.

Si Méndez cree que las ventas de libros han descendido en lo que va de año "mucho más del diez por ciento" que la presidenta de la Feria, Pilar Gallego, da como media, Javier Negueruela, de la librería Aviraneta, coincide con él en que "las ventas van muy mal", pero discrepa en cuanto a que la Feria pueda arreglar la situación.

Pero Aviraneta está especializada en libros de matemáticas y eso les "salva". No venden muchas novelas, pero sí obras como "El club de la hipotenusa", de Claudi Alsina, o "El asesinato del profesor de matemáticas", de Jordi Sierra i Fabra, archiconocido entre el público juvenil.

Muy distinta es la visión que ofrece Aldo García, responsable de la librería Antonio Machado, y a quien, a tenor de sus palabras, no le ha afectado la crisis: "Llevamos dos años creciendo en ventas, aunque hemos perdido algunos pedidos institucionales".

"Quien diga que no se venden libros, miente, porque la gente que lee sigue comprándolos", dijo García, a quien la Feria le sirve para captar "nuevos clientes" y mostrar el concepto de librería que ellos defienden, que podría resumirse en "poco 'bestseller' y "mucho ensayo".

"Fomentamos el ensayo y la poesía, los dos grandes marginados del mundo del libro", indicó Aldo García

La crisis "está afectando a los grandes grupos, pero no a las pequeñas editoriales independientes". Al menos esa es la opinión de Lur Sotuela, director de Eneida, que vende como rosquillas su colección "Confabulaciones", de "clásicos modernos".

Este editor opina que "el mundo del 'bestseller' se ha acabado". La literatura "es un arma para generar pensamiento", y lo mejor es que "se diversifique".

Lola Larumbe, directora de la librería Alberti, pertenece al grupo de los que creen que la Feria del Libro de Madrid "es importante desde el punto de vista económico", debido a que, en los últimos años, las ventas "se están temporalizando en torno a Navidades, el Día del Libro y la Feria".

Este gran escaparate cultural les permite darse cuenta de que "hay lectores más allá de los que entran" en su librería y favorece "la relación directa" con los escritores que acuden a firmar a la Feria. "Se cierra el círculo", decía Lola Larumbe.

Como cada fin de semana de la Feria, hoy había decenas de escritores firmando sus libros, entre ellos Donna León, Javier Marías, Antonio Gala, Enrique Vila-Matas, Hernán Rivera Letelier, Julia Navarro, Clara Sánchez, Fernando Marías, Javier Reverte, Andrés Trapiello y Fernando García de Cortázar.

No había grandes colas, como sucede en algunas ocasiones, pero sí un goteo constante de lectores deseosos de intercambiar algunas frases con el escritor. Ramiro Pinilla y Fernando Aramburu también se sometían gustosos a ese rito.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook