domingo, 28 mayo 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

TOROS-SAN ISIDRO

Padilla se reencuentra con Madrid a pesar de una 'mansada imposible de Samuel

Efe
jueves, 27 de mayo de 2010, 00:06
Padilla se reencuentra con Madrid a pesar de una 'mansada imposible de Samuel


Padilla se reencuentra con Madrid a pesar de una 'mansada imposible de Samuel Padilla se reencuentra con Madrid a pesar de una 'mansada imposible de Samuel

Madrid.- Tres años después de enfrentarse con el sector más crítico de Las Ventas, lo que le ha tenido apartado este tiempo de la Feria de San Isidro, Juan José Padilla se ha reencontrado hoy con el público de Madrid, con una faena de notable argumento artístico, en una corrida deslucida por la mansedumbre de los toros.

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de Samuel Flores -el primero con el hierro de Manuela Agustina López Flores-, bien presentados aunque con desigualdades, descastados en distintos grados, y difíciles también en porcentaje variable. Los únicos medio claros fueron el cuarto y el sexto, pero sin llegar a "romper" del todo.

Juan José Padilla: casi entera (silencio); y estocada baja (gran ovación tras petición).

Luis Miguel Encabo: dos pinchazos, metisaca en los blandos y nuevo pinchazo, (silencio); y pinchazo hondo, tres pinchazos y descabello, echándose el toro (silencio).

Iván García: estocada 'pescuecera' y caída (silencio); y estocada desprendida y descabello (palmas tras aviso).

Sin destacados en las cuadrillas.

La plaza se llenó en tarde excelente.

--------------

GRANDE PADILLA

Mucho chasis y poco motor es lo que define a "los samueles" de hoy. Una corrida con presencia y, sin embargo, poco esencia. Mansedumbre de más, raza de menos.

Los hubo complicados, como el segundo y sobre todo el quinto. El primero, inválido, encima sacó "guasita". El tercero, buscando la salida y muy cambiante. El sexto se movió, pero un punto violento y sin llegar al final en cada muletazo. El único que "metió la pelota", el cuarto y a veces se frenó también al segundo o tercer muletazo.

Queda claro que no estuvo el horno para bollos. Hubo que hacer un esfuerzo grande, y aún así la recompensa no fue total. Muy dispuestos los tres toreros, y con más o menos capacidad en lo que a dominio se refiere.

En lo artístico también un pasaje notable, a cargo de Padilla en el cuarto. Fue lo más relevante en la tarde. Un Padilla que calentó mucho desde la salida con el capote, al enjaretar tres emotivas largas cambiadas en el tercio.

Banderilleó en solitario después de haber compartido "los palos" con sus compañeros en los tres primeros toros, clavando siempre fácil y variado, con seguridad y dominio.

Aunque lo hubo iba a venir con la muleta. Condenado a ser torero de valor por la clase de toros que suele matar, a Padilla se le tiene injustamente estigmatizado como torero ayuno de clase a propósito de las pocas oportunidades que tiene de matar corridas que le permitan expresarse con más "ángel" y hondura.

Afortunadamente para él no siempre ha sido así, y lo prueba el hecho de que cuando un toro le empuja los engaños por abajo generalmente se da otro Padilla muy distinto al habitual, crecido en la interpretación, abandonado el cuerpo, "sintiéndose" y transmitiendo otras vibraciones. El arte puro y duro, en expresión muy personal de Padilla.

No es casualidad que el llamado "Ciclón de Jerez" hiciera historia hace cinco años en la plaza donostiarra de Illumbe cuando indultó el toro "Muroalto" de Victorino Martín, un ejemplar símbolo perfecto de la bravura, con el que bordó el toreo. Y más tardes, muchas más, convendría recordar, aunque haya desmemoriados interesados.

El zambombazo más reciente en este sentido lo dio Padilla en su Jerez natal hace veinte días alternando con las figuras y frente a una corrida a modo, resolviendo la tarde con una Puerta Grande.

Tal es el Padilla todavía desconocido en muchas plazas y ferias. Al que el sector crítico de Las Ventas, el temido y respetado pero no siempre respetable tendido "siete", quiso lapidar haciéndole perder la calma con tanta e intransigente censura a destiempo como a veces se gasta.

Padilla se equivocó entonces entrándoles al trapo, aunque su error fue sólo lanzarles unos "besitos", seguramente con algún mensaje indirecto. Aquello le ha costado tres años consecutivos ausente de San Isidro.

Por fin ha vuelto, y ha habido reconciliación. Y lo bueno es que el perdón ha llegado envuelto en una de esas faenas con aroma y mucha consistencia artística.

Después de aquellas largas cambiadas y las banderillas, el toreo también de maravilla, de muletazos pausados y de media muleta a rastras, y eso que la franqueza del toro no era total, en muchos casos frenándose al tercer pase. Fue faena de izquierdas y de muchos quilates. Lástima que la mala colocación de la espada, lo que se dice un bajonazo, quitó pañuelos en la petición del trofeo y enfrió el ánimo del presidente para concederlo.

Pero ahí quedaron la obra y los "olés" que la corearon, una y otros de extraordinaria rotundidad.

Fue el único y gran oasis de la mala corrida de Samuel. El mismo Padilla se peleó inútilmente con el flojo y soso primero, toro de sorprendentes contraste, pues pasaba de estar claudicante a volverse en los finales con mucha rapidez.

Encabo tuvo un primero que se descolocaba sólo, más pendiente del hombre que del engaño. Y el quinto haciendo cosas muy raras, como si estuviera reparado de la vista. Lo bueno es que el torero no se dejó vences por la desconfianza.

García no pasó de las buenas intenciones en su primero y quiso mucho en el sexto pero sin terminar de centrarse.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook