sábado, 03 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

MÚSICA-DISCO

Renèe Fleming explora en su lado "oscuro" y graba con "otra voz" a grandes del pop

Efe
lunes, 24 de mayo de 2010, 16:51
Renèe Fleming explora en su lado


Renèe Fleming explora en su lado "oscuro" y graba con "otra voz" a grandes del pop Renèe Fleming explora en su lado "oscuro" y graba con "otra voz" a grandes del pop

Madrid.- La diva Renèe Fleming, una de las más cotizadas del mundo, se ha despojado de todo su lirismo, "como si se pusiera a un 'ferrari' a cruzar una zona escolar", para "Dark Hope", un disco en el que se "refrena" para explorar con voz natural en el lado "oscuro" de temas de Muse, The Mars Volta o Tears for Fears.

Vestida de pies a cabeza de negro, incluyendo mitones que le dan un toque "gótico" y "cool" "propio" de una mujer que vive en Nueva York, bromea, la soprano ha presentado hoy en Madrid su nuevo disco, "una aventura, un sueño" del que ha salido contenta a pesar de su reticencia inicial.

En declaraciones a Efe explica que "de entrada" era "muy escéptica" con la propuesta de Peter Mensch y Clive Bernstein de hacer versiones de grupos y solistas de pop y tuvo "muchas dudas y muchos nervios" porque se salía de todo lo que había hecho hasta entonces y ella quería que sonara "auténtico, genuino".

"Soy una soprano lírica, con muchos trabajos tras de mí, del jazz -al que se dedicó hasta los 30 años- al folk, pero es que ni siquiera conocía las canciones que me proponían; sólo había escuchado 'In your eyes', de Peter Gabriel".

En la propuesta inicial de Mensch, de 35 temas, había temas de Metallica y Red Hot Chili Peppers pero fueron desechadas en pro de otras como el Hallelujah", de Leonard Cohen; la sediciosa "Oxygen" de Willy Mason, la que más le ha costado "porque tiene mucho texto", pasando por la demoniaca "With Twilight As My Guide", de The Mars Volta.

En "Dark Hope" (Universal), que sale hoy en todo el mundo y mañana lo hará en España, Fleming se ha esforzado en romper todos los prejuicios que hay sobre los líricos cantando otro género pero huyendo del "crossover", es decir, sin interpretar con voz operística el pop.

Así hay temas, como "Soul Meets Body", de la banda indie Death Cab for Cutie, en los que escala en la "suciedad" de su sonido original empañando su cristalina voz.

"Me pareció una locura y pensé que cómo se atrevían a proponerme eso", recuerda la soprano (Indiana, EE.UU, 1959) que finalmente aceptó continuar porque le garantizaron que no saldría adelante si a ella no le gustaba y porque era una "puerta abierta" a un universo que le permitía interpretar "pequeñas historias", en las se habla de las heridas del corazón o de la vida.

En "Mad World", del dúo inglés Tears for Fears, Fleming parece recordar su adolescencia; y en "Endlessly", el tema de Muse sobre el que ha hecho el videoclip, enseña algo que nunca se ve de ella misma.

Le gustaron todas las propuestas por "sofisticadas, armoniosas, e, incluso, enigmáticas" a la vez que complicadas de entender "sobre todo porque procedían de otra generación", que escucha la música "de forma muy diferente".

Ahí sus hijas -Amelia (17) y Sage (14)- tuvieron un papel decisivo porque después de sus "recelos", -"no, por Dios, no lo hagas"-, las invitó a acompañarla en los coros y se convencieron de que "no era tan mala idea" su visión adulta sobre lo que a ellas les emocionaba.

Quería "y tenía" que cantarlo todo con tanta facilidad y claridad, como habla, huyendo de "lo falso" y susurrando ante un gigantesco micrófono, sin poder proyectar el aire, ni añadir timbre al texto, coloreándolo con vibrato.

Su voz aquí no tiene soporte físico, ha tenido eliminar la explosión en las "d" o las "t", cantar muy por debajo del tono de soprano, como se aprecia en "Intervention", de Arcade Fire, y limando "gargarismos", como en "Stepping Stone", de la cantante galesa Duffy.

Ella, que alcanzó su "estatus" de honor cuando cantó en el acto de investidura del presidente estadounidense, Barack Obama, ante 750.000 personas, no se ve llenando grandes recintos o estadios para interpretar estos temas de pop, simplemente porque ella, como todos los líricos, están "poco acostumbrados a los micrófonos".

De las críticas ni se preocupa porque está segura de que ha hecho un trabajo íntegro: "si siempre hago lo mismo el público se aburrirá y yo también".

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook