jueves, 08 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

FRANCIA-R.UNIDO

Cameron hace un guiño a Francia en su simbólico primer viaje al extranjero

Efe
jueves, 20 de mayo de 2010, 19:35
Cameron hace un guiño a Francia en su simbólico primer viaje al extranjero


Cameron hace un guiño a Francia en su simbólico primer viaje al extranjero Cameron hace un guiño a Francia en su simbólico primer viaje al extranjero

París.- El primer ministro británico, David Cameron, se estrenó hoy en el extranjero como jefe de Gobierno con un guiño a Francia, país que el nuevo inquilino de Downing Street eligió para su primera visita oficial desde que ocupa el cargo que ha dejado Gordon Brown.

Tras una cena en el Palacio del Elíseo con el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, organizada "a petición" de Londres, el presidente galo y su invitado británico recordaron ante la prensa que mantienen una buena relación personal desde que se conocieron hace cinco años y que su vínculo como hombres de poder ha comenzado "con buen pie".

Francia se siente "honrada" de que Cameron la haya escogido "simbólicamente" para su primera visita, dijo Sarkozy tras la reunión entre ambos mandatarios, que se celebró en la víspera de que el primer ministro británico viaje a Berlín para entrevistarse con la canciller alemana, Angela Merkel.

Ambos líderes, que se vieron por última vez durante la visita de Estado del presidente de Francia a Gran Bretaña, sacaron a relucir sus puntos de convergencia en política internacional, en los que trabajarán "codo con codo", y prefirieron quitarle hierro a los asuntos más espinosos.

Así, Sarkozy y Cameron destacaron su visión común sobre Afganistán en un año que será "crucial" para el devenir de ese país asiático, sobre la necesidad de endurecer las sanciones contra Irán para intentar evitar que continúe con su programa nuclear o sobre la conveniencia de aumentar las cargas impositivas a los bancos, dijeron.

Y sobre los temas en los que mantienen más divergencias, como el euroescepticismo de Cameron o las reticencias de Londres a ampliar el control sobre el sector financiero, ambos aseguraron que tienen voluntad de "acercar" a ambos países, incluso aunque eventualmente se lleguen a alguna "línea roja".

"Necesitamos a los británicos en Europa", aseguró Sarkozy, quien confesó que él mismo se ha hecho "más europeista" a lo largo de su larga carrera política, porque ha constatado que "trabajando juntos" se consigue más que de manera "aislada", quien dijo estar seguro de que Cameron, que "tiene ambición por su país, está de acuerdo".

El mensaje sobre la crisis de la eurozona que quiso transmitir Sakrozy -más participativo y distendido que su colega británico- fue el de la tranquilidad y la mesura.

"Nosotros, los jefes de estado, debemos reaccionar con sangre fría" ante la fiebre de dinamismo que atraviesa últimamente la zona euro, dijo Sarkozy, quien aseveró que "no puede haber desacuerdos entre Alemania y Francia en relación al euro" y subrayó que no sería "nada bueno" que existan divisiones entre París, Londres y Berlín.

El jefe del Estado francés, que habló con Merkel por teléfono antes de recibir a Cameron, declaró que tanto él como la canciller alemana hacen todo lo posible porque las relaciones sean "armoniosas", que se "complementen" y que muestren una "voluntad común".

En ese sentido, se mostró partidario de la línea esbozada por Berlín contra aquellos socios europeos que no cumplan con las normas sobre el déficit y pidió castigos más "imaginativos" que cargar financieramente contra un Estado que ya está demasiado endeudado, como la "suspensión del derecho de voto", dijo sin aportar más precisiones.

Por su parte, el primer ministro británico aseguró que la reducción del déficit "no es una opción" y que simplemente "hay que hacerlo" porque escabullirse acarrearía un "aumento de las tasas de interés" que sería aún más perjudicial para la economía.

Cameron reiteró que la decisión del Reino Unido de no entrar en la moneda única fue correcta y que así se mantendrá durante su Gobierno, pero declaró que Londres y París coinciden en que es necesario un "euro fuerte".

Sarkozy, por su parte, se refirió al "éxito del euro", una moneda que se ha convertido en la segunda del mundo en muy poco tiempo y aseguró que el dólar estadounidense también ha sufrido crisis durante los 10 últimos años y no por ello ha dejado de ser la moneda más importante del planeta.

"Guarde sus euros si los tiene", respondió en broma Sarkozy al periodista británico que había preguntado si la crisis que atraviesa la divisa europea es un reflejo que constata un supuesto fracaso de la política monetaria común.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook