martes, 21 febrero 2017 |  503 Service Temporarily Unavailable

Service Temporarily Unavailable

The server is temporarily unable to service your request due to maintenance downtime or capacity problems. Please try again later.


Apache/2.2.16 (Debian) Server at www.lavozlibre.com Port 80
LA VOZ LIBRE

Armando Regil: "México puede prosperar y no estoy dispuesto a ser un espectador"

Este joven licenciado en Negocios Internacionales lucha cada día por el cambio desde el Instituto de Pensamiento Estratégico Ágora IPEA

Álvaro Rubio
miércoles, 26 de mayo de 2010, 18:32

Madrid.- Armando Regil es un joven de México licenciado en Negocios Internacionales que cada día lucha por lo que cree desde IPEA, el Instituto de Pensamiento Estratégico Ágora A.C. Todo con el objetivo de construir una nación "libre, virtuosa y próspera". Confía en el cambio y por eso pone su particular granito de arena para conseguir un país mejor. Asegura que no quiere ser un simple espectador y está dispuesto a asumir responsabilidades.

- ¿Cuáles son los mayores logros de su carrera profesional?

- Cuando tenía 19 años escribí mi primer libro: 'La respuesta eres tú'. Trata sobre el liderazgo para jóvenes emprendedores. Me atrevería a decir que mi mayor satisfacción ha sido y es hacer que las cosas sucedan, hacer realidad mis sueños, convertir las ideas en acciones. A finales de 2006, decidí aventurarme y emprender mi mayor reto: crear el Instituto de Pensamiento Estratégico Ágora A.C. IPEA. Desde entonces he estado inmerso en un proceso de aprendizaje. Me siento muy orgulloso del equipo que conforma el IPEA. Ver como poco a poco el IPEA se ha convertido en una realidad es una de las satisfacciones más grandes. Somos un Instituto decidido a dar resultados.

- ¿En qué proyectos está trabajando IPEA?

- En proyectos de investigación, formación y opinión pública. Tenemos una red de Capítulos Universitarios en donde identificamos a jóvenes talentosos que aman a nuestro país y se creen capaces de transformarlo. Cada uno de los Capítulos IPEA está desarrollando proyectos de investigación con el apoyo de profesores asesores. En el área de formación tenemos programas como la Universidad IPEA y un programa de pasantías, entre otros. Estamos haciendo un programa piloto para probar el Modelo IPEA de transmisión de capacidad productiva a personas que viven en situación de pobreza y marginación. Este modelo integra a las personas en una economía de mercado creando los incentivos para evitar que caigan en dos tentaciones muy graves, que se vayan de México por falta de oportunidades y que prefieran vivir en la ilegalidad. No es un modelo asistencialista, es un modelo que promueve el autoempleo y transforma a la persona elevando su autoestima y haciéndola productiva.

- ¿Por qué nace IPEA?

- Porque precisamente los jóvenes queremos transformar a México y estamos trabajando de manera activa para hacer que esto suceda. No estamos dispuestos a ser espectadores de lo que ocurre, nos estamos formando y preparando para asumir la responsabilidad que toca a nuestra generación.

- ¿Está sensibilizada la sociedad mexicana con este proyecto (IPEA)?

- Afortunadamente sí. Aún cuando el IPEA es un instituto muy joven (creado en 2008) estamos siendo testigos de cómo mucha gente se está sumando a nuestros proyectos. Una de las carencias más grandes en nuestro país es la falta de esperanza. Es triste decirlo pero muchas personas están decepcionadas y les cuesta trabajo creer que México puede mejorar. Ante esta realidad, un instituto integrado por jóvenes, que es apartidista, independiente y sin ánimo de lucro surge como una esperanza y una oportunidad real para que los jóvenes demostremos dos cosas. Primero, que nada está predeterminado y que no tenemos porque conformarnos. Segundo, que a pesar de todos los obstáculos y problemas a nuestro alrededor, somos capaces de hacer las cosas de manera distinta. Somos conscientes de muchos errores cometidos en el pasado y el presente y no estamos dispuestos a repetirlos. Lo único que pedimos es el apoyo de aquellos que todavía creen para que en unos años veamos un México muy diferente al de 2010, más libre, solidario y próspero.

- ¿Existe miedo en México a defender lo que uno piensa?

- Desafortunadamente sí. Actualmente el miedo es uno de los sentimientos más comunes en la sociedad mexicana. El problema es que el miedo paraliza a las personas. Una sociedad así es presa fácil de control y manipulación pues dobla las manos, se calla ante la injusticia y se da por vencida antes de intentar cambiar. Mucha gente tiene miedo a expresar lo que siente y lo que piensa. Por eso he dicho y repito, hoy más que nunca es tiempo de creer en Dios (independientemente de la religión o creencia que cada quien profese), hoy más que nunca necesitamos la fe, la esperanza y el amor para sobrevivir en un mundo en donde todos los días enfrentamos retos y desafíos cada vez mayores. Hoy más que nunca estamos llamados a defender la vida, la dignidad y la libertad, las mismas que constantemente están siendo atacadas y atropelladas. Si logramos defenderlas y creamos consciencia de su valor, entonces podremos reafirmar nuestro valor como seres humanos capaces de transformar nuestro entorno y así podremos seguir creyendo en nosotros mismos y confiando en un futuro más próspero para la humanidad. Hoy más que nunca tenemos que creer en nuestro México y apostarle todo, tal como lo han hecho muchos en el pasado, dando ejemplo de que vivimos en un país privilegiado y que como México, no hay dos. Hoy más que nunca tenemos que crear espacios de diálogo y de reflexión en donde podamos encontrarnos a nosotros mismos y en donde surjan nuevas ideas, estrategias y políticas que al convertirse en realidad y al traducirse en acciones concretas, sean el motor de cambio para construir un México mejor. Un México en donde la terrible cultura de corrupción que aún impera y que gangrena a nuestra sociedad y a nuestras instituciones, se transforme en una cultura de libertad, integridad, legalidad y orden.

- ¿Qué valoración hace de la actual situación de la política mexicana?

- México vive tiempos sumamente complejos en donde es evidente para el mundo los retos que enfrentamos en múltiples temas. Existen muchos políticos dignos (en todos los partidos) pero desafortunadamente la gran mayoría sigue sin entender lo que significa ser un verdadero servidor público. Confunden servicio público con servir sus propios intereses. Si sabemos qué hay que cambiar, la pregunta es: ¿por qué no lo hacemos? La respuesta obvia es, primero porque todavía tenemos una sociedad poco participativa y segundo porque tenemos una clase política que no está a la altura de las necesidades del país y la mayoría no tiene voluntad para hacer que los grandes cambios sucedan. Somos conscientes de cuales son las reformas urgentes que permitirían al país superar los grandes obstáculos y sin embargo, la mayoría de los políticos anteponen una y otra vez sus intereses personales y de grupo por encima de los intereses de México. Todos se dicen mexicanos pero realmente no demuestran su amor por la patria. Primero yo, después yo y al final yo. En México nos gusta corregir más que prevenir y parece que los políticos sólo se acuerdan de la gente en tiempos electorales.

- ¿Es difícil acceder a la política en México?

- No. Realmente muchas personas tienen acceso a la política. Cada día vemos a más jóvenes involucrándose en la política y para mí esto representa una oportunidad enorme. Estamos en un momento crítico en el que no podemos permitir que esta generación empiece a caer en la tentación de repetir los mismos errores y se corrompa.

- ¿Se interesan los jóvenes mexicanos por la política?

- Cada día es más evidente que muchos jóvenes tienen interés en participar dentro de la política. Algunos lo ven como un fin y otros como un medio. Esta es una diferencia importante. Lo realmente trascendental será la manera que esta nueva generación participe en la política. El éxito de este relevo generacional dependerá de la claridad de principios y la ética con la que los jóvenes actúen.

- ¿Qué organizaciones juveniles existen para poder llegar a formar parte del mundo de la política?

- Los partidos políticos tienen sus propios medios para que los jóvenes puedan tener acceso a la política. Independientemente de las diferencias naturales entre los partidos, considero que sería muy importante que hubiera un código de ética que compartan todas las organizaciones para que los jóvenes que participen en política tengan la capacidad de unirse en lo esencial y estén abiertos al diálogo y a la verdadera tolerancia.

- ¿Hacia dónde se posicionan ideológicamente la mayor parte de los jóvenes universitarios?

- Me atrevería a decir que hoy en día, la mayoría de los jóvenes universitarios no están muy preocupados por el mundo de las ideas. No hay que generalizar, pero la principal preocupación parece estar en otros temas como conseguir un buen trabajo, disfrutar la vida dando prioridad a todo tipo de placeres, vivir simplemente el momento sin pensar en el futuro, etc.

- ¿Qué publicaciones recogen el pensamiento juvenil mexicano?

- Realmente no tenemos publicaciones que recojan el pensamiento juvenil mexicano. Hay universidades que tienen sus propios medios de comunicación internos como periódicos y gacetas en donde los mismos jóvenes escriben. Uno de los objetivos del IPEA es precisamente motivar a los jóvenes a pensar y escribir. Tenemos una red de Capítulos Universitarios a través de los cuales, identificamos a jóvenes talentosos y trabajamos con ellos en distintos proyectos. Cada Capítulo IPEA tiene su propio ‘blog’ en donde los miembros y estudiantes de la Universidad tienen oportunidad de expresar sus ideas y escribir sobre diferentes temas. Este año, el IPEA organizó y está promoviendo un concurso de ensayo cuyo título es: 'México encuentra tu rumbo'. El objetivo de este concurso es precisamente generar un espacio de reflexión que permita a los jóvenes pensar realmente quiénes somos y hacia dónde estamos llevando al país que parece no tener rumbo. A través de este concurso vamos a recoger y canalizar las propuestas de jóvenes mexicanos que realmente aman este país y que asumen el papel de ser agentes de cambio.

- ¿Existe en México la concepción de que hay que salir fuera del país para alcanzar el éxito?

- Sí. México tiene todo el potencial para ser un país de primer mundo y para ofrecer a sus ciudadanos las mejores oportunidades que les permitan alcanzar el éxito. La principal barrera por el que la respuesta a esta pregunta es un sí es porque tenemos serios problemas estructurales y de incentivos. Por una parte, tenemos un grupo de jóvenes cuya posición económica les permite salir al extranjero a estudiar y prepararse en las mejores universidades del mundo. Estos jóvenes consideran que es necesario salir de México para tener una mejor preparación que les permita ser más competitivos a nivel internacional. Una vez estando fuera, muchos de ellos encuentran excelentes oportunidades de trabajo y se quedan a vivir en el extranjero. Esto es una minoría y uno de los principales incentivos que los motiva a quedarse en otro país es la inseguridad de México. Por otra parte, tenemos un grupo de jóvenes que están dispuestos a arriesgar su vida y cruzar a Estados Unidos en busca de mejores oportunidades. Estos jóvenes consideran que es necesario salir de México para tener oportunidades de trabajo mejor remuneradas que les permitan elevar su calidad de vida. Cuando vemos a nuestros queridos compatriotas trabajando en Estados Unidos con niveles de productividad que aquí no alcanzan, nos damos cuenta que el problema no es la persona sino el sistema y los incentivos. Es evidente por donde debe empezar el cambio. Necesitamos un mercado laboral más flexible para que las personas no tengan que irse del país a buscar lo que aquí no encuentran. No es justo que millones de mexicanos tengan que irse en busca de mejores oportunidades porque aquí simplemente no las tienen.

- ¿Sólo los adinerados pueden triunfar?

- Estoy convencido que el éxito no depende únicamente de en donde estudiaste ni lo brillante que fuiste en la escuela o en tu trabajo. El éxito no es un destino, es una trayectoria y creo que es más resultado de una buena actitud que de una buena aptitud. Importa nuestra forma de vivir y entender la libertad, nuestra forma de relacionarnos con los demás, de entender la realidad y nuestro papel como personas creadoras más que si se tiene dinero o no. No es cierto que sólo los adinerados triunfan, pues vemos con gran orgullo casos de muchísima gente que logra superarse de manera admirable. Existen muchos mexicanos que tienen éxito en nuestro país y en el extranjero, que llegan a la cima sin importar en dónde o en qué situación nacieron. Son personas demostraron que querer es poder.

"EL LÍDER TIENE QUE SABER QUIÉN ES Y A DÓNDE VA"

- ¿Cuáles son las características que tiene que tener un líder?

- La número uno es integridad. Vivimos tiempos de cambio y nuestra sociedad necesita jóvenes líderes que, conscientes de tantos errores cometidos en el pasado y en nuestros días, estemos dispuestos a no repetir lo mismo. Para eso es indispensable conocer nuestro entorno, tener claros los principios y valores que guían nuestras decisiones y ser congruentes. Eso significa decir lo que pensamos pero más importante, hacer lo que decimos. La congruencia genera confianza y sobre la confianza se construyen todo tipo de relaciones. El líder debe tener claro quién es y hacia dónde va, debe tener visión. Para poder inspirar a otros necesita tener una causa, un propósito, un para qué, pero sobre todo debe de ser una persona íntegra. El ejemplo del líder es determinante porque arrastra e inspira. A quienes aspiran tener poder hay que recordarles dos cosas, primero que el poder sólo sirve para servir y segundo que el mayor poder que pueden tener es el poder de sus ideas y de vivir su libertad con responsabilidad. El líder que vive responsablemente, que es íntegro y congruente, alcanza la autoridad más grande que puede existir, la autoridad moral.

- ¿Quién es su líder?

- Realmente admiro a muchos. Para mí los líderes más grandes son los más humildes, aquellos que a pesar de haber llegado a la cima, mantuvieron sus principios con firmeza y nunca dejaron de tener los pies en la tierra. Aquellos que han entendido su rol en este mundo y han sido cocreadores, que han hecho que las cosas sucedan sin importar los prejuicios ni las dificultades en el camino. Algunos de los personajes que más admiro son: el Papa Juan Pablo II, Mahatma Gandhi, Nelson Mandela, Lech Walesa, Lee Kuan Yew, Margaret Thatcher y Colin L. Powell. Me siento muy afortunado porque de los siete, he tenido oportunidad de conocer personalmente a cuatro. También admiro mucho a los empresarios pues ellos son quienes hacen productivo los recursos y son los primeros que dan ejemplo de liderazgo al arriesgarse a crear y generar riqueza. Me preocupa que muchas veces son incomprendidos y atacados injustamente. A ellos les debemos muchísimo. Me atrevo a reconocer de manera especial a los empresarios que forman parte de nuestro Consejo Consultivo, pues ellos han sido y son generadores de riqueza, empleo y bienestar para muchísimas familias mexicanas. Sus empresas son ejemplo digno de lo que significa ser líderes. Mi admiración a Carlos Kasuga, Daniel Servitje, Manuel Arango, Alejandro Ramírez, Nicolás Mariscal y Clemente Serna.

- ¿Qué hace falta para crear un país "libre, solidario y próspero"?

- Creer y seguir creyendo. Necesitamos un cambio de mentalidad y de actitud. Para construir ese México libre, solidario y próspero con el que soñamos, necesitamos hablar menos y hacer más, necesitamos ser ciudadanos íntegros respetuosos de la ley y del Estado de Derecho. Debemos respetar al otro sin importar sus condiciones. Podemos y debemos solidarizarnos ante las necesidades de los demás. Ya no podemos seguir siendo indiferentes y menos cuando más de la mitad de nuestros compatriotas siguen viviendo en condiciones de pobreza. Debemos recuperar la confianza que hemos perdido entre nosotros y hacia nuestras instituciones. Entender esto nos debe llenar de esperanza y nos debe conducir hacia el diálogo, el entendimiento, la tolerancia y la concordia para poder unirnos en lo esencial y construir el México que aún no hemos podido ver. La historia nos presenta una oportunidad única de replantearnos, reencontrarnos, reconstruirnos y sobre todo reconciliarnos. Reconciliarnos con el pasado, con nuestra historia y lo más importante entre nosotros mismos. El IPEA está dispuesto a luchar por todo eso.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 
503 Service Temporarily Unavailable

Service Temporarily Unavailable

The server is temporarily unable to service your request due to maintenance downtime or capacity problems. Please try again later.


Apache/2.2.16 (Debian) Server at www.lavozlibre.com Port 80

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook