domingo, 11 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

HAITÍ-SISMO

El primer ministro de Haití asegura que "en 35 segundos de terremoto se perdió la esperanza"

Efe
miércoles, 19 de mayo de 2010, 15:58
El primer ministro de Haití asegura que


El primer ministro de Haití asegura que "en 35 segundos de terremoto se perdió la esperanza" El primer ministro de Haití asegura que "en 35 segundos de terremoto se perdió la esperanza"

Madrid.- "El 11 de enero Haití estaba en el camino de la recuperación, pero en 35 segundos de terremoto perdimos hasta la esperanza".

En una entrevista con EFE, el primer ministro de Haití, Jean Max Bellerive, que asistió en Madrid a la cumbre entre la Unión Europea y Latinoamérica y el Caribe, recuerda hoy el antes y después de esos "35 fatídicos segundos" y las incertidumbres que planean aún sobre la vida de los haitianos.

"La inflación estaba controlada, teníamos una tasa de crecimiento positiva, todo estaba poniéndose en sitio, había esperanza y calma política, que no había en Haití desde hacía mucho tiempo, la criminalidad estaba bajando, no había pandillas armadas...".

"Pero en medio minuto se perdió el 60 por ciento del producto nacional, murieron 250.000 personas, se destruyó igual número de casas y 25.000 negocios... y la esperanza, que lo es más grave. En la primera semana todos los haitianos estaban en la calle y se preguntaban...¿y qué?.

El primer ministro Bellerive dice que cinco meses después hay un gobierno que trabaja,, que las ayudas están mejor coordinadas, y la salud está estabilizada y no hay epidemias, aunque la situación sigue siendo muy precaria.

Bellerive afirma que al menos ahora todo el mundo está bajo el cobijo de una tienda o una carpa, en nuevas ciudades "que se crearon de un día para otro, con 20.000, diez mil o cinco mil personas, nuevas sociedades paralelas sin estado ni justicia".

Habla incluso de un "efecto perverso": algunos campos -oficialmente hay unos 600 con unas 900.000 personas- constituyen una atracción para la población que antes del terremoto vivía en una situación muy precaria. "Ahora -dice- encuentran comida, agua y servicios básicos".

"El nivel de asistencia sanitaria que recibió gente muy pobre de Haití tras el terremoto es el más alto de los últimos 20 años", afirma Bellerive, al referirse a la llegada de sanitarios, medicinas y hospitales de campo.

Pero existe temor en el Gobierno: empieza la temporada de lluvias y huracanes y "eso es muy peligroso para nosotros", porque "Haití no podrá luchar en dos frentes, cuidando al casi millón de personas que están en la calle y dando socorro a las zonas donde los huracanes y las inundaciones pueden hacer daño".

Según estimaciones del gobierno de Haití, de diez a quince mil personas están refugiadas en campos que podrían quedar inundados con las lluvias, zonas de alto riesgo de las que se han movido aproximadamente unas 8.000.

Mientras tanto, Bellerive reconoce que la recolocación definitiva de la población no ha comenzado, no sólo por la falta de fondos, sino porque se necesita una planificación precisa que, dice, "no es fácil".

Agrega que el pueblo de Haití ha demostrado que, pese a unas circunstancias muy difíciles, no es violento: "imagínese un diez por ciento de la población de Madrid que está en la calle, sin agua, sin comida, sin casa, sentado enfrente del Palacio Nacional. ¿Se imagina que no va a haber violencia, que se va a esperar a que le den casa?.

"Haití está dando una lección de calma", afirma Bellerive, quien dice haber visto "una situación similar donde se armaron huelgas, gente entrando en negocios, robando alimentos y mercancías. Eso no se ha visto en Haití".

El Gobierno de Haití ha depositado muchas de sus esperanzas en la reunión de donantes de Punta Cana (República Dominicana, 2 de junio), la llamada "cumbre de la refundación de Haití", continuación de la conferencia de Nueva York, que comprometió 5.300 millones de dólares.

La "refundación", como la ha definido también el presidente dominicano, Lionel Fernández, se basa en un plan sostenido por cinco pilares: económico, territorial, social, institucional y de recuperación cultural.

"Ahora estamos revisando la situación de los desembolsos a fecha, cómo, cuándo y a través de qué organización se va a dar, qué dinero hay efectivo... eso es lo que se va a discutir en Punta Cana", explica Bellerive.

"Lo peor que puede llegar es que se reconstruya lo que estaba destruido antes del 11 de enero, porque el Haití de antes del 11 de enero no es el que conviene a ningún haitiano ni a una visión de desarrollo".

Otra de las incertidumbres sobre Haití son las elecciones. La oposición acusa al presidente del país, René Preval, de extender su mandato hasta el 14 de mayo de 2011, en vez de que se proceda al traspaso presidencial como marca la constitución, el 7 de febrero.

Bellerive afirma que es deseo del gobierno que se celebren las elecciones antes de fin de año, si se solucionan los problemas relacionados con el terremoto.

"Cuando hay una ciudad destruida al 90 por ciento, la gente ha perdido su tarjeta electoral, que no hay centros electorales, que no hay lista electoral... todo eso hay que reconstruirlo. A menos que cada haitiano vote con un dedo de tinta y luego se diga que es una elección manejada por el gobierno".

Bellerive dice que quienes no quieren las elecciones son los partidos con poca presencia entre la población local: "son partidos que tienen relación con la internacional socialista, la democracia cristiana, pero en el interior no han tenido más de un 2 por ciento en las tres últimas elecciones".

"No les conviene ir a una elección normal, les conviene hacer un gobierno de consenso, definir nuevas reglas para tener más acceso al poder".

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook