jueves, 08 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Jiménez Losantos se estrena en esRadio: "Se van a enterar los buitres"

Nace "contra buitres, quebrantahuesos", escribe en su blog

LVL
domingo, 06 de septiembre de 2009, 11:47
Jiménez Losantos se estrena en esRadio:


Jiménez Losantos se estrena en esRadio: "Se van a enterar los buitres" Jiménez Losantos se estrena en esRadio: "Se van a enterar los buitres"

Madrid.- Por su destacado interés, reproducimos íntegramente el post 'esRadio, esLibertad, es un milagro, pero es', que Federico Jiménez Losantos publicó el 5 de septiembre en 'El blog de Federico', en la web de Libertad Digital.

"Ya hemos terminado los ensayos o números cero de los tres grandes programas de esRadio. Ya está todo listo para empezar el 7 a las 7. Y al margen de cómo salgan las cosas al principio, de los ajustes técnicos que lógicamente habrá que hacer y de la ampliación de la cobertura que haremos o que muchos harán por nosotros, sí puedo adelantar que esRadio, que esLibertaddigital.com y que esLibertaddigital.tv, ya es antes de nacer un fenómeno sin precedentes en la radio española. Hace dos meses, cuando César, Luis y yo anunciamos en el telediario de Dieter la creación de esRadio, no teníamos más que una concesión de radio FM en Madrid y todas las posibilidades que las nuevas tecnologías, especialmente internet, brindan a la libertad de expresión. Este lunes, esRadio nace como cadena nacional española sin haber heredado o adquirido otra cadena anterior, sin haber comprado ni una sola emisora, sin apoyo político de ninguno de los dos grandes partidos dizque nacionales y tampoco de los pequeños, sin endeudarnos con ningún banco, sin depender del capricho de ningún poder fáctico y sin más amigos que los oyentes ni más protección que la de los anunciantes que saben de la fidelidad y amplitud de esos oyentes nuestros. Hemos nacido solos y pobres, pero el bautizo va a estar concurridísimo.

El proyecto de esRadio es el del primer auténtico multimedia que se constituye en España. No una empresa con múltiples medios, que de esas hay unas cuantas, y, si por la descastada casta política fuera, lo serían todas. Lo que nosotros pretendemos hacer, y haremos, es que cada programa sea multimedia, que, por poner el caso que mejor conozco, que es el mío, el que quiera seguirnos lo pueda hacer por prensa (libertaddigital.es), radio (esRadio) y televisión (libertaddigital.tv). Que por los tres medios pueda participar en el programa –llamada telefónica, correo ordinario, correo electrónico, sms y alguno más– y que por cualquiera de los tres pueda enterarse de lo que decimos y de lo que nuestros lectores-veedores-oyentes piensan. Digo veedores y no videntes porque estos últimos suelen ser santones a la carta o estafadores al por menor. En cambio, en el mundo de los toros se llama “veedores” a los que observan en el campo a las fieras cuando parecen pastar tranquilas, disciernen por su anatomía su fidelidad genética, columbran su comportamiento en la plaza y finalmente compran o no compran. Los hay que prefieren como veedores a los propios ganaderos, porque nadie conoce mejor a un toro bravo que el mayoral que lo ha visto nacer y desarrollarse durante cuatro años y el dueño de la ganadería que ha alimentado, vacunado, paseado y probado en campo abierto al ferocísimo animal con el sano propósito de ganar dinero honradamente, que es forma insuperable de mejorarse uno y mejorar al otro. Así que, mejor que videntes o televidentes, “veedores”, porque ven, comparan y eligen. O han visto, han comparado y han elegido, que es lo único que explica el milagro de esRadio, a cuyo lado el de la COPE, que conté en un libro hace tres años, es un fenómeno sin importancia. O con una importancia añadida: haber hecho posible el milagro de esRadio.

Y es que el milagro de la COPE consistió en la contratación de las huestes de Antena 3 Radio perseguidas por el felipolanquismo y mantenerlas durante diecisiete años frente a las presiones del Poder, de todos los poderes. Pero cuando Antonio, García, Luis o yo llegamos a la COPE era ya una cadena nacional hecha y derecha, en números rojos y con audiencia hundida, pero cadena al fin. Los que hemos salido de la COPE –porque los dueños no soportaron las presiones, se rindieron y decidieron echarnos– no hemos tenido una cadena en crisis o en quiebra, grande, mediana o pequeña, a la que acogernos. Hemos tenido que crearla de la nada. Y lo hemos hecho en los dos meses de este verano de 2009, que empezó maléfico y va resultando no sólo benéfico sino salvífico. Los náufragos de Antena 3 nos refugiamos en la cadena de los obispos. Los náufragos de la cadena de los obispos hemos tenido que refugiarnos en la cadena de favores que quisieran hacernos nuestros oyentes de todos estos años, en especial los de éstos últimos, que han sido los de la rebelión cívica contra ZP y los de la rebelión liberal contra la deriva del PP.

Y este es el milagro de esRadio. Durante este verano hemos sido capaces –han sido capaces, con un esfuerzo ímprobo, todos los técnicos de Libertad Digital, periódico y televisión–, de trabajar sin horario y sin más retribución que la ilusión de estar creando algo nuevo, algo libre, algo nuestro. Contra viento, marea y lo que sea. Todo lo que diga del equipo de Dieter y de Javier Somalo será poco. Todo lo que pueda decir de David Ortega, de Nacho, de los sabios de internet y de los peritos en imagen y sonido de esta casa se quedará muy corto. Todos nos aconsejaban no empezar a emitir hasta Navidad. Pero yo, como el voluntarismo no cuesta nada, dije lo de “el 7 a las 7”. Y contra reloj, va a ser el 7 a las 7. Y va a ser por radio y televisión, por internet e iPhone, por wifi, por los inalámbricos, por cualquier medio inventado o por inventar. Pero partíamos de Madrid y muchos decían hasta ayer mismo que nunca saldríamos de aquí. Que para el primer año ya estaba más que bien.

Y por supuesto que lo estaba. O que lo habría estado. Porque al día siguiente de la presentación del proyecto en LDTV empezaron a llamarnos de emisoras locales dispuestas a asociarse con nosotros si era cierto lo que yo había prometido: que era absolutamente gratis. Por supuesto que lo era. Pero entonces empezó una tarea ímproba para nuestro director general y nuestro director financiero, para Javier y Luis, que era separar el grano de la paja, discernir los que venían a husmear y los que realmente querían venirse a trabajar. Empezaron, laboriosamente, a firmar acuerdos sobre los que apenas podíamos tener derecho o control. Pero el tam-tam se fue haciendo mayor, creció en Agosto y se está disparando en Septiembre. Ayer mismo se llegó a un acuerdo para emitir en Mallorca, Menorca y Córdoba. Seguimos trabajando para que Santander o Jaén lleguen al lunes y para que en las comunidades más difíciles –Cataluña, Pais Vasco, Navarra y Castilla-León- haya, más pronto que tarde, frecuencias en disposición de emitir nuestra señal y, si tienen capacidad para ello, de emitir su propia programación local.

Algunos, como en Murcia, se han unido por motivos ideológicos; otros, por la afinidad y afecto de todos estos años con los desheredados de la COPE; otros, en fin, porque en plena crisis económica tener gratis una programación nacional en la que insertar programación y publicidad locales no deja de ser un clavo ardiendo que además está fresquito. Y otros, vaya usted a saber. Yo no conocía a ninguno de los empresarios que se pusieron en contacto con nosotros, aunque espero saludarlos en breve porque queremos empezar pronto a recorrer España con los programas de esRadio. Pero sé que todos ellos nos llamaron porque estaban seguros de que los que nos oían, leían y veían siguen queriendo oírnos, leernos y vernos. Y esa fidelidad es lo que nos ha permitido romper el cordón antisanitario, putrefacto, liberticida, antidemocrático, antiliberal y antiespañol que los poderes fácticos de esta España en ruinas han querido crear para realizar sin trabas ni testigos su tarea de buitres.

Pues contra buitres, quebrantahuesos. Se van a enterar los buitres.

Ayer, cuando leía los mensajes de los lectores de LD en general y de este blog en particular contando alborozados cómo iban encontrando, ciudad por ciudad, la señal de nuestra radio, no lloré porque es un axioma científico sobradamente demostrado que los de Teruel no lloramos ni aunque lo exija el guión. Pero ha sido el momento más emocionante de toda mi vida periodística, que es el modo de defender mi condición de ciudadano y servir a mi nación. Gracias de verdad a todos. Y no lo olviden: el 7 a las 7. Ahí estamos."

Noticias relacionadas

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
Página 1 de 1
Encontrados 5 comentarios
Dice ser MIGUEL PAZ
sábado, 19 de septiembre de 2009, 01:07
ANIMO

Dice ser RAÚL y otros
lunes, 14 de septiembre de 2009, 12:18
Os escuchamos desde Murcia. 96.8. Ahora mejor que nos primeros días. Saludos de vuestros seguidores murcianos.

Dice ser Salvador
miércoles, 09 de septiembre de 2009, 12:04
Os escucho desde el primer día desde Málaga 88.3, he tenido que mover la antena y la radio, pero os recibo bastante bien. Un abrazo. Suerte

Dice ser Caralsol
martes, 08 de septiembre de 2009, 23:06
Cara al sol con la camisa nueva... La voz libre=Fachas españoleros.

Dice ser La majo
martes, 08 de septiembre de 2009, 00:08
A las 00.00 Hrs. escucho esRadio en la 101.50 en Valencia. Enhorabuena!!!!

Página 1 de 1
Encontrados 5 comentarios
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

Comunicación

Felicísimo Valbuena

Felicísimo Valbuena

Consultor y Periodista
He escrito varias columnas en La Voz Libre sobre la oratoria de los clérigos españoles. Si estudio la oratoria de los políticos,  [...]

Comunicación

Felicísimo Valbuena

Felicísimo Valbuena

Consultor y Periodista
El pasado miércoles, día 23 de este mes de Noviembre, asistí a la Asamblea General de la APM. Los presentes podríamos  [...]

Comunicación

Felicísimo Valbuena

Felicísimo Valbuena

Consultor y Periodista
Ya he escrito en 'La Voz Libre' dos columnas sobre la crisis del PSOE. En la primera me ocupaba de lo perjudiciales que pueden resultar los  [...]

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook