jueves, 08 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

PAPA-PORTUGAL

El Papa dice en Fátima que la humanidad está herida y la fe puede apagarse

Efe
miércoles, 12 de mayo de 2010, 13:31
El Papa dice en Fátima que la humanidad está herida y la fe puede apagarse


El Papa dice en Fátima que la humanidad está herida y la fe puede apagarse El Papa dice en Fátima que la humanidad está herida y la fe puede apagarse

Fátima (Portugal).- Benedicto XVI llegó hoy a Fátima, meta de su viaje a Portugal, donde pidió a la Virgen para que "el Papa sea firme en la fe" y durante la procesión nocturna de las velas afirmó que la humanidad "sufre y está herida" y que la fe corre el riesgo de apagarse en muchas partes del mundo.

"Traigo conmigo las preocupaciones y las esperanzas de nuestro tiempo y los sufrimientos de la humanidad y los problemas del mundo y vengo a ponerlos a los pies de la Virgen de Fátima", afirmó el Pontífice ante decenas de miles de fieles, miles de ellos españoles, que desafiaron el frío reinante para asistir a la procesión de las velas, el momento más sugestivo con el que concluyen estas jornadas marianas.

El Obispo de Roma imploró a la Virgen que interceda "para que toda la familia de los pueblos, tanto los que se distinguen con el nombre de cristianos, como los que ignoran todavía al Salvador, vivan en paz y concordia".

Benedicto XVI manifestó también que en amplias regiones de la tierra la fe "corre el riesgo de apagarse como una llama que no es más alimentada" y que la prioridad de los cristianos es hacer que Dios esté presente en el mundo "y abrir a los hombres el acceso a Dios".

"No tened miedo de hablar a Dios y de manifestar sin vergüenza los signos de la fe, haciendo resplandecer a los ojos de vuestros contemporáneos la luz de Cristo", agregó el Papa.

La procesión de las velas y el rezo del rosario pusieron el broche al primer día de estancia del Pontífice en Fátima, donde nada más llegar visitó la Capilla de las Apariciones y allí pidió a la Virgen para que "el Papa (es decir, él) sea firme en la fe, audaz en la esperanza y fuerte en el amor".

El Papa Ratzinger consagró a María a todos los hombres del mundo y dijo que "consuela profundamente saber que está coronada no sólo con el oro y la plata de nuestras esperanzas y alegrías, sino también con los proyectiles de nuestras preocupaciones y sufrimientos".

Con esas palabras se refería a que en la corona de la Virgen se encuentra engarzada la bala que disparó el terrorista turco Ale Agca a Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981 en el Vaticano y que no logró matarle.

El Papa Wojtyla siempre mantuvo que "una mano disparó (la de Agca) y otra mano (la de la Virgen) guió la trayectoria de la bala y el Papa agonizante se detuvo en el umbral de la muerte".

En su primer viaje a Fátima, en 1982, un año después del atentado, Juan Pablo II donó a la Virgen la bala.

Benedicto XVI ofreció a la Virgen -lo mismo que hizo Pablo VI en su viaje de 1967 a Fátima- una Rosa de Oro.

El Papa Ratzinger dijo que venía a Fátima como un hijo que visita a su madre y lo hace en compañía de miles de hermanos y hermanas y pidió a la Virgen que los confirme en la fe y en la esperanza.

"Quiero presentar a tu Corazón Inmaculado las alegrías y las esperanzas, así como los problemas y los sufrimientos de tus hijos e hijas que se encuentran aquí, en Cova di Iria, o nos acompañan en la lejanía", afirmó.

Tras la plegaria, Benedicto XVI se trasladó a la nueva iglesia de la Santísima Trinidad -inaugurada en 2007 por el cardenal secretario de Estado, Tarcisio Bertone, un templo con capacidad para 9.000 personas, donde celebró las vísperas con los sacerdotes, religiosos, seminaristas y diáconos.

El Papa dijo que la "principal" preocupación de los sacerdotes debe ser "la fidelidad y la lealtad a la propia vocación, que exige valentía y confianza".

El Papa Ratzinger dijo que el mundo necesita del testimonio de las personas consagradas, en una sociedad en la que muchas personas "viven como si no hubiese un más allá, sin preocuparse de la salvación eterna".

En su discurso no se refirió directamente a los casos de clérigos pederastas, aunque pidió a los sacerdotes que "presten una particular atención ante un debilitamiento de los ideales sacerdotales o ante el hecho de dedicarse a actividades que no son propias de un ministro de Jesucristo".

A los seminaristas les manifestó que tienen que saber la gran responsabilidad que van a asumir y que deben tener muy claros qué les lleva al sacerdocio.

Benedicto XVI agregó que los sacerdotes deben ser "libres, santos, pobres, castos y obedientes" e imploró a la Virgen que les ayude "para que no falten vocaciones, para que no cedamos a nuestros egoísmos, a las lisonjas del mundo y a la sugestión del diablo".

Mañana oficiará una misa en el altar levantado ante la basílica, a la que se esperan asistan más de medio millón de fieles.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook