viernes, 02 diciembre 2016 |  503 Service Temporarily Unavailable

Service Temporarily Unavailable

The server is temporarily unable to service your request due to maintenance downtime or capacity problems. Please try again later.


Apache/2.2.16 (Debian) Server at www.lavozlibre.com Port 80
LA VOZ LIBRE

Carta abierta a los partidos constitucionalistas de Cataluña

Xurde Rocamundi
martes, 11 de mayo de 2010, 14:25

 

XURDE ROCAMUNDI

Esta misiva es un llamamiento a la unidad de todas las fuerzas constitucionalistas de Cataluña.

Los hechos son los siguientes: lo que no han comprendido los dos grandes partidos nacionales es la excepcionalidad catalana y la naturaleza de sus gentes. Es por ello, por lo que se estrellan una y otra vez en las urnas, sin saber conectar con el electorado en beneficio de los nacionalistas.

Es sabida y demostrada la alta abstención, una de las más grandes de España, de esta parte del territorio, ya sea porque no se siente representado gran parte del electorado, por la desafección hacia los representantes públicos o simplemente por pasividad. Esta especificidad ha de traer en consecuencia una actitud política específica.

En breve, la ciudadanía volverá a ser llamada a las urnas, en escasamente siete meses, para elegir un nuevo Govern que dirigirá nuestros destinos los cuatro próximos años.

La representatividad política catalanista es bien visible, no así los partidarios de la unidad del Estado, del desarrollo pleno de la Constitución y de su estricta aplicación.

Analizando ambas vertientes se nos presenta el siguiente panorama:

A. PARTIDOS NACIONALISTAS

ERC, CIU, ICV y PSC, además de las formaciones de nueva creación, como Reagrupament Cat, las CUP y el nuevo partido de un famoso dirigente deportivo conocido por todos, si no se integra en alguno de los ya preexistentes.

Según las últimas encuestas, CIU crece hasta el punto de poder gobernar (posiblemente en coalición). ICV y PSC se mantienen y ERC baja en número de votantes. No obstante, se supone que la pérdida de sufragios de este último se traslade en la misma medida a las nuevas formaciones de corte más independentista. Una certeza, la cual no puede obviarse, es el hecho de que los nacionalistas siempre votan.

B. PARTIDOS NO NACIONALISTAS Y/O CONSTITUCIONALISTAS

Basándonos en la representatividad parlamentaria actual tenemos al PPC y al Grupo Mixto (Ciudadanos más independiente). Para las próximas elecciones hay que sumarles UPyD y una ingente cantidad de partidos, cuya ‘bolsa’ no representa ni 30.000 votos por separado.

Con los mismos datos estadísticos, el PPC mantiene un electorado fiel que puede hacerle bajar o subir un escaño, pero sin la capacidad de decidir. C’s, pese a la ceguera de sus dirigentes, con una afiliación muy mermada, desaparecería prácticamente después de las elecciones. UPyD no se ha consolidado todavía y carece de bases firmes para un despegue con ciertas garantías.

Del resto de formaciones: Centro Democrático y Social, que trata de renacer sin conseguirlo, Centro Democrático Liberal, Alternativa Española, Alianza Liberal, Alternativa de Govern -cuya máxima representante es una exparlamentaria del PPC muy mediática-, etc., no disponemos de datos en cuanto a afiliaciones y simpatizantes para poder cuantificar objetivamente.

Ante este panorama desolador, podemos asegurar con absoluta propiedad que para las próximas elecciones autonómicas los movimientos ‘no-nacionalistas’ carecerán de representación alguna en el Parlament de Cataluña, a excepción del PPC. Respecto a este último, cabe destacar el regreso a la ambigüedad y un cambio de estrategia ante las perspectivas de un posible pacto con otras formaciones para entrar en el Govern, algo que todavía hoy por hoy es inverosímil.

La situación para la convivencia catalana a medio plazo es más que desesperante, dado los últimos acontecimientos y la ingente aprobación de leyes antes del fin de legislatura, tales como el incremento de multas lingüísticas, las veguerías, el código de consumo, la prohibición de corridas de toros, el Manifiesto de los medios de comunicación, los referéndum ilegales de soberanía, la ley del cine, la LEC, el despliegue del Estatut y la reciente ley de consultas, todas ellas encaminadas para el fin último: la independencia inducida y obligada de Cataluña.

A la hiperactividad parlamentaria, de asociaciones afines y de los entes locales, hay que sumarle el nuevo giro de radicalización tanto del tripartito como de la oposición: el PSC, pese a ser el tentáculo del PSOE en Cataluña, tras las últimas declaraciones de varios de sus máximos dirigentes, observamos las luchas de poder entre facciones, ganando una vez más terreno las tesis catalanistas en detrimento de las constitucionalistas.

ERC, desgastado por la acción de gobierno, tensiones internas y un cierto grado de contención ficticia, la apariencia de suavidad bajo el prisma de sus votantes -no así la percepción para el resto- ha dado pie a la aparición de las nuevas formaciones ya citadas, más radicales.

ICV: los ecocomunitas, sin un proyecto claro, carentes de él, sin embargo se dejan llevar por la deriva con tal de seguir manteniendo cuotas de poder en el Govern.

CIU, de la teórica moderación de cara a la galería, ya lejana en el tiempo de su antiguo dirigente, ha pasado al soberanismo más descarado para restarles votos a los partidos independentistas, con los cuales tiene competencia directa de electorado.

Tales movimientos tácticos de unos y otros, apoyados por los medios de comunicación subvencionados, han calado en la población catalana y se da la circunstancia de un aumento claro del independentismo, habiendo pasado de un escaso 15 por ciento al incremento porcentual de 5 puntos llegando al 20 por ciento actual.

El otro 80 por ciento es mucho más complejo, pues se compone de autonomistas, constitucionalistas, regionalistas, federalitas, incluso republicanos (no nacionalistas) y los ‘no sabe, no contesta’, y es a este grupo al que debemos dirigirnos para la captación de votos, teniendo en cuenta la certeza, que es donde existe más abstención.

Todas las premisas anteriores nos hacen suponer cómo estará compuesto el próximo Govern, el cual solo dará para alguna de estas alternativas:

En primer lugar, un tercer Tripartito, pero según las encuestas no es factible. En segundo lugar, CIU y ERC, (más, quizá, el resto de partidillos radicales). Tienen posibilidades reales si los convergentes no obtienen mayoría absoluta. En tercer lugar, CIU, PSC, ERC serán presumiblemente poco probable. En cuarto lugar, CIU, PSC. Esta llamada socio-vergencia puede ser pausible, si interviene directamente el Gobierno. En quinto lugar, CIU y PPC. Aun siendo el sueño de los populares, es irrealizable. Por último, el PSC y PPC es imposible. Entre ambas formaciones, jamás obtendrían el número de sufragios necesarios.

Con estos escenarios de la composición parlamentaria, aquéllos que no creemos en la desmembración del Estado, quedaremos huérfanos de representación y sufriremos en propias carnes los rigores de políticas cada vez más extremistas, xenófobas y excluyentes a merced de una minoría radical.

Mientras, los grupos y/o partidos con un ínfimo apoyo mediático, baja participación, casi nula militancia, faltos de esperanza e ilusión, de cuyos ideales compartimos en gran medida, se enfrascan en luchas fraticidas para repartirse un escaso pastel que, como mucho, pueda dar una mínima representatividad o ninguna, dada la poca información, mala imagen, desunión y desorganización transmitida al posible votante.

POR TODO ESTE PANORAMA, SE PIDE:

La creación de un frente común, cuya labor sea la defensa de los derechos de todos los ciudadanos de Cataluña por igual, sin exclusión alguna por motivos lingüísticos o de ideología.

Este frente ha de aglutinar a todos aquellos partidos que tengan como base la Constitución, la libertad y la igualdad de oportunidades.

Ya basta de disputas infructuosas para conseguir como máximo la mínima representación parlamentaria por separado. Que en caso de conseguirse, algo de dudosa certidumbre, no podría frenar ni sacar adelante propuesta alguna, como ya se ha visto por la experiencia de las pasadas elecciones autonómicas (por ejemplo, Ciudadanos). Es una insensatez tener como meta una representación meramente testimonial sin capacidad efectiva en las decisiones del Parlament.

Si realmente nos preocupan las circunstancias socio-políticas en el territorio catalán, hay que tener ambición y optar sacar adelante entre 6-10 diputados, poseer la llave de la gobernabilidad, siendo la tercera fuerza política por detrás de CIU y PSC, cuyo fin sea forzar un pacto constitucionalista por primera vez en 30 años (PSC + PPC + Frente Común), creando un hito histórico. Menos de eso no tiene consecuencia alguna en el actual marco parlamentario y en la vida social de nuestra Autonomía.

Más allá de las ambiciones personales, muy lícitas todas ellas, ha de priorizar tener un compromiso con la sociedad, aquélla a la que en teoría decimos defender. Si no se es capaz de llegar a un acuerdo sobre unos mínimos conceptos de libertad y sentido común, no somos merecedores ninguno de nosotros de seguir en esta lucha y seremos tan culpables como los mismos hacedores de la derivación insalvable a la que se nos está sometiendo continuamente.

BASES PARA EL CAMBIO DE MENTALIDAD Y AMBICIÓN

Tal y como hemos mencionado con anterioridad, es crucial un cambio de mentalidad, valentía y ambición en las fuerzas no nacionalistas y actuar de una forma totalmente diferente a la habitual, dándole un trato específico a Cataluña, si se quieren obtener resultados electorales dignos de mención.

Por lo especial del pacto entre formaciones, tendría que permitirse la doble militancia. Cada afiliado, aun con la misma fidelidad hacia su partido, debería lealtad a un proyecto más grande para sentar las bases de un cambio sustancial en la política catalana.

Sin renunciar ninguno de los integrantes a sus principios e idearios, tendrán que ponerse de acuerdo en unos pilares básicos, dejando de lado partidismos e inclinaciones ideológicas, todo ello encaminado en una única dirección: ‘el antinacionalismo periférico’.

Los pactos a los que habría que llegar para la creación del Frente se refieren a:

1. Constitución. Base fundamental para la convivencia. Su acatamiento riguroso y, una vez afianzados, sugerir ciertos cambios como el blindaje de ciertas competencias intransferibles y el cambio de Ley Electoral Estatal, más justa y más proporcional.

2. Ley Electoral Catalana. Crear una ley electoral propia, si la estatal no se adecua a las necesidades de la masa social. Cuatro pilares fundamentales: circunscripción única, doble vuelta, listas abiertas y un máximo de dos legislaturas.

3. Estatut. Independientemente de la sentencia del Tribunal Constitucional, derogar aquellos artículos que sean inconstitucionales y/o agregar adicionales de constitucionalidad.

4. Declaración de bienes. Todos los candidatos han de declarar sus bienes antes del cargo y al dejarlo.

5. No a alianzas con nacionalistas. No se pactará nunca con un partido nacionalista bajo ninguna circunstancia.

6. Bilingüismo. Derogación de todas las leyes lingüísticas excluyentes y/o adicionales que equiparen en beneficios ambas lenguas.

7. Educación. Derogación de la actual LEC. Las asignaturas troncales deben dividirse al 50 por ciento en catalán y 50 por ciento en castellano, a elegir por el centro. Los exámenes podrán pedirse y entregarse en cualquiera de las dos lenguas, independientemente de cual se utilice habitualmente para la materia. Cambio de los libros de texto de Historia y Geografía. Las asignaturas menores, en inglés con un mínimo de 4 horas semanales.

8. Medios de comunicación. Limpieza de los mismos, sin implicaciones ideológicas. Sustituir el lenguaje empleado para referirse al territorio, adecuándolo al marco jurídico actual (Comunidad Autónoma). De la misma forma, también los mapas del tiempo y similares, ajustándose solamente a Cataluña. La programación de televisión y radio públicas catalanas, en las dos lenguas cooficiales, será el programa y la audiencia quien lo determine.

9. Subvenciones. Retirada de efectivos monetarios y/o ayudas a todas aquellas asociaciones cuya labor sólo sea homogeneizar cultura, costumbres y lengua, o en pro de la creación de la nación catalana. Sólo pervivirán las que muestren la pluralidad cultural e idiomática de Cataluña, adscritas a la nacionalidad española. Se incluye a los medios de comunicación que no subsistan por sí mismos.

10. Regulación de los sueldos de los poderes públicos. Se han de marcar unos mínimos y unos máximos, teniendo como base la remuneración del presidente del Gobierno. No dando lugar a que un presidente autonómico o un simple consejero cobre casi el doble que el jefe del Ejecutivo. Será de acuerdo a la responsabilidad, tanto la inherente al cargo que se ostenta (presupuestos), como a las personas o personal que se tenga a cargo. Sujetos a convenios o al IPC, como el resto de trabajadores.

11. Conocimientos básicos para poder acceder a un cargo en la Administración. Para acceder a un puesto de alta responsabilidad política y social, no bastará el mero hecho de bregar en el partido para situarse en la ejecutiva o en las listas electorales, o una carrera universitaria (excepto Economía, Justicia, Sanidad, las cuales es suficiente con la titularidad del grado superior para cada ramo), el candidato deberá demostrar sus conocimientos en las áreas de la Constitución, las Ciencias Políticas, la Gestión de empresas, Historia, Economía y Fiscalidad. Y dependiendo del organismo a ocupar, la profesionalización y/o especialización en dicha materia. Los cursos para tales efectos, igual que su duración, a discutir y determinar.

12. Política Municipalista. Descentralizar la Generalitat en beneficio de los ayuntamientos, traspasándoles la mayoría de competencias, así como los presupuestos de las mismas. Siendo como son las administraciones más cercanas al ciudadano, deberán poder corresponder competencialmente, excepto en aquellos servicios intermunicipales, tales como sanidad, transporte, educación, infraestructuras, etc. El fin último es desposeer a la Generalitat de todo papel más allá del de gestión de bienes y reparto equitativo por número poblacional.

13. Venta de las embajadas. No hay lugar para una autonomía con embajadas exteriores. Cualquier representatividad en otros países está a cargo del Ministerio del Estado con el mismo nombre.

14. Condena por malversación de fondos públicos. Todas aquellas causas que no hayan prescrito -como el caso Millet, Pretoria, 3 por ciento, etc.- deben ser investigadas hasta sus últimas consecuencias, tanto éstas, como sus ramificaciones: nombramientos a dedo, la realización de encargos de estudios variopintos sin interés alguno, concesiones, etc. Juzgar a todo aquél que haya malversado fondos públicos para enriquecerse él o sus familiares, evitando así una ley de punto final.

PROGRAMA ELECTORAL DEL FRENTE COMÚN

Lo primero, hay que escribir un Manifiesto conjunto donde se indiquen las metas, puntos en común y objetivos sin complejos. El no nacionalismo es un programa en sí mismo y más teniendo en cuenta los 14 apartados del pacto.

En cuanto a las grandes infraestructuras (Rodalies, N-II en su paso por el Maresme, potabilizadoras, licencias de telecomunicaciones, AVE, etc.), ya está todo amarrado por gobiernos anteriores que obligan al nuevo Govern, con lo cual no es preciso ofrecer soluciones ya preexistentes.

Cuestiones como el cuarto cinturón y la MAT, por poner dos claros ejemplos, trae un problema adicional, debido a la diversidad de grupos formantes del frente de distintas sensibilidades. La única forma de solucionarlo sería no estar sujeto a la disciplina de voto, al no formar parte de la controversia identitaria. La misma disyuntiva se aplicaría a la conveniencia o no de las corridas de toros y temas similares que no estuvieran en la órbita del soberanismo.

Centrándose en el programa, bastante trabajo se tendría en la ‘limpieza’ de todo lo andado en pos de la nacionalidad catalana, deshaciendo uno por uno todos los preceptos impuestos por los dos gobiernos anteriores (CIU y Tripartito): derogación de leyes, desintoxicación y reeducación en las escuelas, normalidad lingüística, reedición de la Historia, reestructuración de los medios de comunicación, traducir todos los carteles de autopistas, carreteras y callejeros a las dos lenguas oficiales, la información de las administraciones, sustitución de cargos intermedios en la Administración, retirada de subvenciones, etc.

En cuanto al ciudadano como tal, habría que transmitirle tranquilidad, ser amable y asegurarle la lucha por los derechos de todos, tanto de los catalanoparlantes, como de los castellanohablantes.

Se ha de poner énfasis en la igualdad, en el amor a esta tierra, sus costumbres, sus lenguas, su folklore e hincapié en los lazos históricos con el resto del Estado.

Hay que dejar bien claro que la lucha es en contra de la ‘casta’, esa vieja guardia gobernante de siempre, la burguesía sustentada durante siglos, provenientes de la misma escuela y enraizados en las mismas familias, cuya preocupación es mantener sus privilegios, sin importarles el resto de ciudadanos más allá de su utilización para la consecución de sus fines y estatus; es la hora de la auténtica democracia, en que el pueblo propone, de la gobernabilidad de abajo hacia arriba. Prometer el final del feudalismo enmascarado bajo la farsa del respeto democrático.

Se disponen de datos suficientes para demostrar su ineptitud y la lapidación constante del erario público en temas sin mayor relevancia para el común de los ciudadanos -en las hemerotecas hay cientos de noticias al respecto-. El mensaje a transmitir ha de ser claro, conciso, demoledor, contundente, a la vez que ilusionante…

DISCURSO A TRANSMITIR DURANTE LA CAMPAÑA

En los últimos tiempos, el movimiento no nacionalista ha vivido en la defensa permanente, soportando los insultos y utilizando un lenguaje políticamente correcto e inofensivo, comportándose de forma acomplejada para no herir las sensibilidades de aquéllos a los que se está combatiendo… ya es hora de pasar al ataque.

Se ha de transmitir un mensaje coherente, serio y racional, sin tibiezas, el cual demuestre que el nacionalismo no acepta, ni quiere Cataluña tal y como es, su diversidad y su idiosincrasia. No comprenden la diferencia, su riqueza cultural. Su visión no es de un conjunto de distintas realidades, sino como algo propio monocolor sometido a su voluntad.

Tratan esta tierra como el amante que intenta transformar a su pareja en el ideal onírico, sin respetar sus gustos y preferencias o la forma de ser de la misma. Eso no es amor, sino egoísmo.

El no-nacionalismo, al contrario de ellos, tenemos un inmenso respeto a la diversidad y quiere esta tierra tal como es, aceptamos sus diferencias. No se reniega de la lengua catalana, el nacionalismo quiere suprimir la lengua castellana y, por ende, defendemos la libertad de elección.

Compaginamos la Nochebuena con la comida de Navidad y Sant Esteve, el Cagatió con los Reyes Magos, els Castellets con los toros, la Sardana con la Feria de Abril, la bandera española con la senyera, la dieta mediterránea con la cocina atlántica. Convivimos en armonía con el maremágnum de costumbres de la sociedad, etc.

La clase política catalana actual se sustenta en principios elitistas, utilizando la lengua, costumbres y sentimientos en mantener su supremacía, considerando al ciudadano como un mero objeto bajo su yugo sujeto al vasallaje.

Asumen la territorialidad como un Pigmalión a su imagen y semejanza, donde debe aceptarse su superioridad, su jerarquía, para ser un buen catalán. En caso contrario, acusan de atacar la esencia misma de Cataluña, al considerarla parte de su particular feudo.

Debe mostrarse como una confrontación del pueblo contra la élite dominante, la libertad y la democracia pura, contra el régimen, el centralismo. Un movimiento civil que propugna la igualdad de los individuos.

Hacer saber a la masa que unas cientos de familias dirigen nuestros destinos a su antojo, copando todos y cada uno de los puestos de decisión, malgastando los caudales públicos, enriqueciéndose a nuestra costa como si de patricios se tratara.

Desmantelar los tics totalitaristas de la aristocracia catalana y la utilización del nacionalismo para perpetuarse en el poder. Eliminar la podredumbre y la corrupción de la burguesía que actúa anclada en el pasado, con la vista atrás, como si viviéramos en el siglo XIX.

Cataluña, una vez más, ha de ser pionera en la aceptación plena de los principios de la democracia, cuyo bastión máximo es el pueblo, el ciudadano, y el político es un servidor público, sometido a las demandas y necesidades de sus gentes, dándoles un trato de forma profesional. La democracia del siglo XXI.

Nuestra ‘bolsa’ no son los votantes del PSC o del PPC. Éstos mantienen un electorado fiel y sólo se les podrán arrancar unos miles de votos. El discurso se ha dirigir a ese 50 por ciento que suele abstenerse, porque considera a toda la clase política por igual.

El mensaje mal transmitido de nuestro pasado reciente -las autonómicas de 2006-, el cual decía: “Otra forma de hacer política”, ha de recuperar su valor intrínseco. No era equivocado, sino que dio pie a la interpretación asamblearia, en la que cualquier decisión podía someterse a juicio de todos y cada uno.

La misma frase ha de recuperarse en el sentido práctico, con la consecuencia, por primera vez, de opciones auténticas de cambio y de participación del ciudadano, pues estamos a su servicio para solucionar sus problemas.

No se trata de decir “y yo más” o competir con un programa más elaborado o sorprendente, sino de utilizar para cada cuestión a los mejores, a los más preparados. Si se habla de Sanidad, lo harán galenos; si es de Educación, docentes; de Justicia, letrados; de Vivienda, asesores inmobiliarios; de Economía, economistas; de delincuencia, policías; de carreteras, ingenieros de caminos… transmitiendo la seguridad de lo bien hecho. Un símil sería un equipo de fútbol. El buen entrenador hace la lectura de las habilidades de cada uno y dispone a cada jugador en el sitio que le corresponde.

Aquellos/as que crean en este nuevo partido una oportunidad para situarse sin demostrar una valía contrastada en el campo a desarrollar no tiene lugar. Ahí radica la diferencia.

DAR A CONOCER EL FRENTE COMÚN A TRAVÉS DE LOS MEDIOS

El hecho de la formación de un Frente Común generaría noticia. Los medios de comunicación nacionales se volcarían en el anuncio de la nueva creación como ya ha ocurrido en ocasiones anteriores. Sería un ‘boom mediático’ con participación, incluso, de la prensa internacional. Los medios autonómicos estarían obligados, a su pesar, a hacerse eco. Aun así, no deberíamos contar con ellos en exceso.

Generaría ilusión el saber que, por fin, existe un nuevo partido político capaz de plantar cara a 30 años de nacionalismo excluyente y la gran posibilidad de un Govern constitucionalista en Cataluña, equiparando y superando el cambio histórico del País Vasco y Galicia.

Exceptuando a los partidos soberanistas, toda España, incluyendo la mayoría de la población catalana, lleva largo tiempo esperando esta circunstancia y la normalización democrática del territorio catalán. El hartazgo de la deriva de los últimos años es patente.

Aparte de la consabida repercusión mediática de la nueva formación, no se ha de obviar las posibilidades de la red, teniendo en cuenta cada partido integrante, por lo que el bloque multiplicaría por 4 ó 5 sus bases de datos de militantes. Añadiéndole el apoyo de los simpatizantes y de las asociaciones y plataformas afines, como Impulso Ciudadano, Asociación por la Tolerancia, Convivencia Cívica, Asociación de Profesores por el Bilingüismo, Cervantina, Denaes, Ágora Socialista, etc.

Personajes de cierto tirón mediático, como Arcadi Espada, Savater, Tony Cantó, Girauta, Boadella y demás, volverían a respaldarnos dada la nueva magnitud, si no observan el simple individualismo caciquil: no obstante, también se podría ‘tentar’ a implicar a otros. Si se les presenta la iniciativa en todo su alcance, no podrían negarse, tales como Javier Nart, Francisco González Ledesma, Pau Gasol, Manolo García, Estopa, Jaime Alguersuari, LLuis Cabrera, Loquillo, Buenafuente, etc.

En 2006 se movilizaron a casi 100.000 votantes. En esta ocasión, sabiéndolo hacer, actuando en conjunto con comunicados consensuados, nuestra meta sería aspirar a los 500.000 sufragios.

En lo referente a lo económico, basándose en el ejemplo de las pasadas elecciones, un partido minoritario llegó a tener 3.300 afiliados en pocos meses, debido a la esperanza generada en su momento. Trasladando esos datos en números a la actualidad, podría triplicarse, si se es capaz de volver a ilusionar a la militancia y permitir la doble filiación. Esto, junto con posibles donaciones por parte del empresariado y particulares, si intuyen una posibilidad real de cambio, más la venta de lotería y merchandising, bastaría para sufragar la campaña.

Se ha de dotar de un himno identificativo, una canción para ser utilizada en todos los mítines y actos, un arma que unifique, cuya letra advierta tanto a adversarios como seguidores de nuestras claras intenciones. Ya hay una corriendo por Internet, la cual amablemente nos han ofrecido.

LOS CANDIDATOS DEL FRENTE COMÚN

A estas alturas, la mayoría de organizaciones políticas han celebrado las primarias, conociéndose ya quiénes son sus candidatos. A efectos de elegir los idóneos para el bloque, éstos deberían reunirse y confeccionar los 10 primeros de la lista con la intención de entrar a todos en el Parlament. El presidente, para evitar suspicacias, deberá ser rotativo cada 6 meses. Para los cabeza de cartel habrá que tener en cuenta varios conceptos: resultados de las elecciones inmediatamente anteriores, número de afiliados y figuras de renombre entre sus filas. Para los comunicados conjuntos será precisa la creación de una coordinadora.

Si el experimento sale bien, podrá ser extrapolable a los ayuntamientos en mayo 2011 y, quién sabe, en las Generales de 2012.

ÚLTIMAS SUGERENCIAS

En cuanto al nombre del Frente, pueden barajarse varios genéricos que identifiquen y constaten con determinación y sin ambages el objetivo del bloque: CC (Catalunya Constitucional), FCNN (Frente Común No Nacionalista), FCCC (Frente Común Constitucional de Catalunya), FC (Frente Constitucionalista), FCP (Frente Común Post Nacionalista), BNN (Bloque No Nacionalista), BPNC (Bloque Post Nacionalista de Catalunya), BCC (Bloque Constitucionalista de Catalunya), ACC (Alianza Constitucionalista de Catalunya), Alternativa Constitucionalista de Catalunya, etc.

En cuanto a las loterías, podrían ofrecerse participaciones de 5 euros, con un euro de recaudación. Todos los números cargados de simbología y de fácil venta, como el 11.914 (Onze de Setembre, de 1714), 1.978, 11.910, 1.714, 2.014, 23.410, etc.

Sobre el lema, con los precedentes exitosos de otros conocidos, cortos e incisivos, como ‘¡Basta ya!’ o ‘¡Nunca mais!’, podrían utilizarse del tipo alusivo ‘¡Se acabó!’, ‘¡Se os acabó!’, ‘¡Por una Catalunya constitucional!’, ‘¡Hasta aquí. Por una Catalunya constitucional!’, ‘¡Catalunya y Constitución!’, etc.

Y el logotipo podría ser una señera, mitad bandera de España y mitad senyera catalana. En su centro, las letras del Frente. Y en su parte inferior, los logotipos de todas las organizaciones integrantes.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
Página 1 de 3
Encontrados 25 comentarios
1 2 3 
Dice ser Anónimo
sábado, 09 de octubre de 2010, 20:20
Buena idea, pero demasiado precisada ( Hasta los números de lotería¡¡).
Hay que comenzar mas suave y en todo caso se necesita un lider que aglutine a todo el mundo de forma natural.

Dice ser Javier
viernes, 02 de julio de 2010, 11:56
Me parece muy buena idea buscar el acuerdo en lo que podamos ceder con arreglo a nuestras convicciones y en lo que no, dejar libertad. Me parece buena idea para unir a personas de muy diferente ideología pero con un idea común muy clara: la unidad de la Nación española y la vigencia de la Constitución de 1978 "ratificada por el pueblo español en el uso de su soberanía".

Dice ser Pepet
sábado, 15 de mayo de 2010, 13:26
Tras el fracaso primero de C's y después de UPyD, como partidos y prescindiendo de los posibles resultados, que se perveen muy oscuros para ambos, la única solución es la que se apunta aquí: una unión de todos, prescindiendo de los que casi se han cargado el proyecto no nacionalista.

Dice ser XAVI (BCN)
jueves, 13 de mayo de 2010, 18:45
PARA jmc : FELICIDADES POR TU GRAN DECISION TIO !!!
TODOS LOS ESPAÑOLES TENDRIAN QUE SER COMO TU Y LARGARSE DE NUESTRA NACION.
SI EL PROBLEMA ES ECONOMICO SEGURO QUE PODRIAMOS LLEGAR A UN ACUERDO PARA SUFRAGAR LOS GASTOS DEL VIAJE A VUESTRA ESPAÑA QUERIDA.
AL FIN UN ESPAÑOL INTELIGENTE QUE SABE LO QUE TIENE QUE HACER PARA NO MOLESTAR EN CATALUNYA.
GRACIAS.
UN CORDIAL SALUDO.
BYE, BYE, SPAIN
FREEDOM FOR CATALONIA
XAVI (BARNA) ||*||

Dice ser jmc
jueves, 13 de mayo de 2010, 16:21
Que hay que hacer para dejar de ser catalán?. Basta con irse a vivir y empadronarse en otra autonomia?. Porque estoy harto de aguantar al pensamiento único, harto de no poder hablar como me dé la gana, harto de soportar a la Prensa del Moviment, harto de soportar insultos a la democracia y la Constitucion. Lástima que no tengo dinero para largarme pero de todos modos lo ingtentaré.

Dice ser Bohorquez
miércoles, 12 de mayo de 2010, 21:16
Anónimo, 10 a 1 a que mi pocilga mesetaria es la de tus padres y abuelos. Visto desde fuera, qué penica das.

Ciutadans será lo que sea, pero la gente que les votó ahí sigue, y de hecho yo veo que cada vez son más. Otra cosa es que ahora no tengan a quién votar, pero si el PSOE presentase listas en las autonómicas al margen del PSC, eso sería curioso de ver.

Dice ser Mismamente
miércoles, 12 de mayo de 2010, 17:29
Xurde, un poquito de por favor,

En español se usa la Ñ no la ny para la fontica Ñ

Si tu escrito es totalmente en español ( si hubieras escrito en francés hubieras usado la escritura en su totalidad en francés) seria respetuoso con la lengua decir CataluÑa, ya que es así como se escribe en el idioma del país, de todo el país.


Gracias pro tu compresión para futuros escritos. Si no nos respetamos nosotros lo va hacer Montilla ¡ja!

Dice ser Rak
miércoles, 12 de mayo de 2010, 17:15
Tristemente la historia se repite, los cuatro inconscientes de siempre inflando el globo hasta que les revienta en la cara... luego a correr como cerdos en su San Martín, mientras los panolis de turno mueren por las calles con un falso ideal en la boca. Vosotros, con vuestro fanatismo nacionalista, sois los que provocáis los extremismos y los que llamáis a la sangre. Ya lo vivimos una vez y no parareis hasta que suceda de nuevo.

No respetáis nada hasta que os ponen el cañón de una pistola en la cabeza, entonces le laméis los pies a cualquiera y recitáis el rosario en latín para salvar el pellejo. Sois un hatajo de cobardes, seguid jugando que ya veremos cuantos inocentes acaban en una zanja por vuestra estupidez. Eso es lo que más me jode.

Ni siquiera merece la pena perder el tiempo intentando dialogar como seres civilizados, dais asco.

Sr. Xurde: haga usted lo que tenga que hacer y pase de dar explicaciones a gentuza que no se las merece. Suerte con ello.

Dice ser Xurde Rocamu
miércoles, 12 de mayo de 2010, 17:11
Gracias a los dos:
http://www.unes.com.es/index.php/noticias/noticias-unes/69-carta-abierta-a-los-partidos-asociaciones-y-movimientos-constitucionalistas-de-catalunya.


htmlhttp://patriber.blogspot.com/2010/05/carta-abierta-xurde-rocamundi.html

Dice ser Anónimo
miércoles, 12 de mayo de 2010, 14:29
Ciutadans ya ha demostrado de forma suficiente el tipo de gentuza que lo conforma.
El lameculos de Rivera y su simbión deCarreras no tuvieron empacho en pactar con los ultraderechistas ultracatólicos y antieuropeístas de LIBERTAS.
Las urnas ya les pasaron factura.
Ahoran pretenden desesperadamente revalidar los 3 diputados que les regalaron Losantos y PedroJeta en un desafío sin precedentes a mariconplejines. Pero ahora los divos de las esencias imperiales hispanas parece que ya no están por la labor.
Xurde, dentro de poco vas a pasar al anonimato junto con todas las ratas fascistas que te rodean, como ese otro también inmobiliario (!que curiosa casualidad!) Nebot. Como se nota que tratáis de "fer bullir l'olla" dándoos notoriedad, ahora que vuestro gremio está de vacas flacas.

Página 1 de 3
Encontrados 25 comentarios
1 2 3 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook