miércoles, 22 febrero 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

SÁTIRA-LIBRO

Una sátira política sitúa a los líderes políticos mundiales en una isla

Efe
domingo, 09 de mayo de 2010, 12:55
Una sátira política sitúa a los líderes políticos mundiales en una isla


Una sátira política sitúa a los líderes políticos mundiales en una isla Una sátira política sitúa a los líderes políticos mundiales en una isla

Barcelona.- El escritor Fernando Trías de Bes y el dibujante Toni Batllori construye una sátira política en "Mil millones de mejillones", un libro en el que sitúa a la clase política, económica y deportiva mundial en una isla desierta.

El punto de partida de "Mil millones de mejillones" (Temas de Hoy) es un viaje en un transatlántico en el que se encuentran los principales líderes políticos mundiales, invitados a la boda de Berlusconi, con una conocida modelo en aguas internacionales.

Pero sufren un naufragio en alta mar y personalidades como Obama, Zapatero, Rajoy, Aznar, el propio Berlusconi, Emilio Botín, Florentino Pérez, Flavio Briatore, Fernando Alonso, Jordi Pujol, Ibarretxe, Carla Bruni o Hugo Chávez van a parar a una isla, junto con un camarero de Vallecas, donde tienen que organizarse para sobrevivir.

Fernando Trías de Bes ha explicado en una entrevista a EFE que con esta "sátira política" pretendía "hacer un libro divulgativo sobre el funcionamiento de la economía globalizada actual, destinado a un público no avezado".

Al tener que "reinventarse" el modelo capitalista en la isla desierta, "los políticos -añade Trías de Bes- se convierten en víctimas de sus propias decisiones".

En ese renacimiento del capitalismo, los ilustres náufragos reproducen episodios de la historia de la humanidad como el trueque de alimentos, la adopción de una moneda, la creación de la banca, el drama de la inflación, así como los problemas del comercio internacional, en una "parodia de la crisis, no exenta de sarcasmo".

Los mejillones del título son, de hecho, la moneda que los líderes mundiales adoptan y la crisis, adelanta el autor, llegará cuando los chinos, que han ido a parar a otra isla les inunda con sus productos en los intercambios comerciales.

"Mil millones de mejillones" está escrito como si fuera un diario, en concreto, el diario que escribe el único plebeyo de la isla, el camarero de Vallecas, quien recoge día a día, durante un año, los acontecimientos que suceden en la isla.

En paralelo a los mitos bíblicos, en la isla hay también una cueva, en la que "en lugar de la Virgen, se aparecen los espíritus de grandes economistas del pasado como Keynes, Marx, Engels, Malthus o Friedman".

Según Trías de Bes, aunque no hay alusiones directas, al lector no le resultará difícil entrever en el texto y los dibujos "una explicación a la crisis financiera y económica actual".

En el caso de la isla, "se produce una burbuja económica por los camaleones, hay un sobreendeudamiento hasta alcanzar la fantástica cifra de los mil millones del título".

Ambos confiesan que "no ha sido una colaboración en la que uno escribe y el otro ilustra por separado, sino que cada uno se implicaba en el trabajo del otro".

Dado que los dibujos eran los supuestamente realizados por el camarero, ambos decidieron que "los trazos no serían perfectos" y por ello Toni Batllori trabajó "sin boceto previo, directamente con la plumilla, como lo habría hecho un náufrago en su libreta".

Esta creación, revela Batllori, le ha permitido aplicar todos los recursos que ha desarrollado en su carrera: el chiste, la ilustración descriptiva o la caricatura, y confiesa que dos de las caricaturas con las que está más satisfecho son las de Carla Bruni y Jean-Claude Trichet.

Los dibujos, añade Trías de Bes, "ayudan a que se entienda mejor la economía, como cuando una de las ilustraciones explica cómo Trichet gestiona los tipos de interés con un loro que baja y sube una escalera de madera".

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook