jueves, 30 marzo 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Campaña 'Hogar sin tóxicos' de Fundación Vivo Sano

Expertos plantean la posibilidad de que la industria química pague un canon para investigar la inocuidad de productos

Europa Press
martes, 16 de octubre de 2012, 15:10

Hasta ahora, la directiva europea Reach sólo propone que sean las propias empresas las que realicen un informe sobre la seguridad de sus servicios

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

Expertos en salud medioambiental han planteado, con motivo de la presentación de la campaña 'Hogar sin tóxicos' de Fundación Vivo Sano, la posibilidad de que la industria química pague un canon para investigar la inocuidad de los productos que lanzan al mercado.

Así lo ha expresado el científico del Centro de Investigaciones Biológicas (CSIC), Jesús del Mazo, que sostiene que, hasta ahora, la directiva europea Reach sólo propone a las empresas "presentar un informe" sobre la seguridad de sus servicios. Por ello, considera que esta norma aprobada en 2007, y actualmente en revisión, "ha sido un poco un brindis al sol".

A su parecer, existe en este momento "un problema de regulación", que se agrava con la falta de investigación. Para él, no se están realizando estudios suficientes sobre las más de 140.000 sustancias químicas tóxicas existentes "porque no hay dinero y porque no hay interés".

Por ello, del Mazo apuesta por priorizar la investigación "sobre los compuestos que tienen más riesgo". En este sentido, se detiene en los disruptores endocrinos, los cuales "empujan al organismo a la masculinización o feminización en los primeros estadios del embrión".

Al hilo de ello, explica que éstos han producido un "declive" en la cantidad y calidad del esperma del hombre hasta tal punto que "ahora tiene un 50 por ciento menos de espermatozoides que hace 50 años y sigue progresando". Además, subraya que también han provocado "un aumento del cáncer testicular y de las malformaciones genitales".

LAS SUSTANCIAS QUÍMICAS TÓXICAS AFECTAN EN FUNCIÓN DE LA GENÉTICA

Del Mazo informa de que los disruptores endocrinos no son las únicas sustancias presentes en los utensilios cotidianos del hogar y en los alimentos y que, además, "pueden actuar en combinaciones". Sin embargo, el efecto de ellas dependerá "del fondo genético de la persona".

Debido a todo lo anterior Fundación Vivo Sano ha lanzado esta campaña en colaboración con Greenpeace. Su director es el periodista medioambiental Carlos de Prada, que lamenta el hecho de que, hasta la fecha, "sólo el uno por ciento de las sustancias químicas tóxicas contempladas por la directiva Reach han sido estudiadas".

Según su criterio, esta situación tiene que cambiar, ya que "está afectando a la salud de todos". Así, parafrasea a la Organización Mundial de la Salud (OMS) al asegurar que "una de cada cuatro enfermedades puede deberse a sustancias ambientales", y que "cerca del 90 por ciento de todos los casos de cáncer se deben a ellas".

Además, hace hincapié que éstas se encuentran en los hogares, con el consiguiente riesgo para las personas, "especialmente para niños o embarazadas". De este modo, cita a algunas como "los ftalatos, los compuestos orgánicos volátiles, los retardantes de llama o los compuestos perfluorados".

En cuanto a los lugares dónde se pueden encontrar, De Prada señala a "los productos de aseo, cosmética y limpieza; los alimentos y el agua; en la propia piel, en los muebles o en los perfumes". Así, pone como ejemplo a los ftalatos presentes en el polvo doméstico, que "están asociados a un incremento del riesgo de padecer asma infantil".

LAS ALTERNATIVAS SE ENCUENTRAN EN LOS PRODUCTOS ECOLÓGICOS

No obstante, asegura que se pueden encontrar alternativas, las cuales se desgranan en la web de la campaña 'hogarsintoxicos.org', pero que el grado de concienciación del español "es más bajo que el del alemán o el danés, por ejemplo". De esta manera, observa que "existen pinturas que no emiten disolventes, productos de limpieza y de aseo cero por ciento y alimentos ecológicos".

Respecto a estos últimos, el experto sostiene que "España es el país de la Unión Europea con mayor producción ecológica", pero lamenta que "la mayoría se va a exportación". Sin embargo, advierte que este sector "está creciendo" y que, "en según que productos, no es mucho más caro" que el alimento normal.

Para mejorar este y otros aspectos relacionados, De Prada ha pedido, además de la implicación personal, el ejercicio responsable de las instituciones. Por ello, considera manifiestamente mejorable el cinco por ciento que Sanidad dedica a la prevención, ya que él recortaría el gasto sanitario "recortando enfermos mediante la prevención".

Además, advierte, en referencia a los grupos empresariales, que las etiquetas de los productos "deben contener una especificación más completa de su contenido", algo que comparte la responsable de la campaña antitóxicos de Greenpeace, Sara del Río, que añade que la Ley de la Propiedad Industrial les ampara "para que no pongan nada".

Por último, el director de la Fundación Vivo Sano, Alfredo Suárez, ha puesto de relieve el llamamiento que han enviado "a las comisiones de Sanidad del Congreso y el Senado; a los ministerios de Sanidad y de Agricultura, Alimentación y Medioambiente; y a las comunidades autónomas". "Vamos a iniciar un diálogo para tomar medidas y hacer cambios en las normativas", concluye.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook