martes, 06 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

El Supremo confirma la condena a 26 años de cárcel al asesino de Carlos Palomino

Desestima el recurso de la defensa de Josué Estébanez

Ep
miércoles, 05 de mayo de 2010, 16:04

Madrid.- El Tribunal Supremo ha confirmado la condena a 26 años de prisión impuesta por la Audiencia Provincial de Madrid a Josué Estébanez como autor de la puñalada mortal que acabó el 11 de noviembre de 2007 con la vida del menor antifascista Carlos Palomino en el Metro de Madrid, cuando se dirigía a reventar una manifestación convocada por las Juventudes de Democracia Nacional.

En una sentencia hecha pública este miércoles, el Alto Tribunal desestima el recurso de casación interpuesto por la defensa de Estébanez contra la sentencia condenatoria dictada en octubre de 2009. La resolución le condenó por un delito de asesinato con la agravante de motivos ideológicos y por tentativa de homicidio, absolviéndole de tenencia ilícita de armas y de amenazas.

AGRAVANTES IDEOLÓGICOS

Asimismo, la Audiencia de Madrid ha destacado la "intransigencia y desprecio contra las personas de pensamiento opuesto" demostrada por Estébanez en el asesinato, así como la "ausencia de síntomas de arrepentimiento" y la "actitud impasible" que demostró el acusado durante el juicio.

Los magistrados han justificado agravante la estética neonazi que lucía el acusado el día de los hechos, captada por las cámaras de videovigilancia del Metro de Madrid, y las frases proferidas contra sus rivales, como "Sieg Heil", empleada en eventos políticos en la Alemania del Tercer Reich.

Todos estos elementos "evidencian la ideología del acusado" y "avalan que las extremas discrepancias de pensamiento constituyeron el móvil que guió la agresión2, afirman.

NO ACTUÓ EN DEFENSA PROPIA

La Fiscalía de Madrid solicitaba 30 años de cárcel por el delito de asesinato, con agravante de odio ideológico. Según la fiscal, Josué Estébanez, "controló la situación" puesto que preparó y ocultó tras su espalda el arma homicida antes de que el grupo de Palomino entrara en el vagón de metro donde se cometieron los hechos.

Por otro lado, el Tribunal Supremo niega que Estébanez actuase en legítima defensa, tal y como sostenía la defensa. El ex militar alegó en su recurso que temía por su vida al encontrarse rodeado "por más de diez personas con indumentaria ultra y que le miraban malencaradamente".

Los magistrados rechazan de plano este argumento e indican en la sentencia que "el apuñalamiento y muerte de Palomino no respondía al intento del acusado de evitar un grave peligro para su vida o su integridad física". En este sentido, el Alto Tribunal señala que el ex militar, al percatarse de la presencia de Palomino y sus compañeros en el andén, sacó su arma y la ocultó "a la esperaba de atacar con cualquier excusa a cualesquiera de las personas que por su estética consideraba antifascistas".

"Desde que Carlos entra en el vagón hasta que recibe la puñalada transcurren seis segundos, durante los cuales lo único que hizo fue mirar al acusado y tocarle la sudadera, acción absolutamente irrelevante para sustentar la pretensión del recurrente", señala la sentencia. Además de los 26 años de prisión, el ex militar ha sido condenado a indemnizar con 92.257 euros a la madre de Palomino, María Victoria Muñoz, y con 67.096 euros al padre.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook