martes, 06 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

CHILE-PROTESTAS

El "Día Joven Combatiente" pone a prueba el manejo de seguridad del Gobierno Piñera

Efe
lunes, 29 de marzo de 2010, 21:06
El


El "Día Joven Combatiente" pone a prueba el manejo de seguridad del Gobierno Piñera El "Día Joven Combatiente" pone a prueba el manejo de seguridad del Gobierno Piñera

Santiago de Chile.- El "Día del Joven Combatiente", que hoy conmemora el 25 aniversario de la muerte de los hermanos Vergara Toledo en plena dictadura militar, pondrá a prueba la gestión del Gobierno de Sebastián Piñera en materia de seguridad pública, una de sus principales promesas de campaña.

"Uno de los compromisos más fuertes y sólidos de nuestro Gobierno es garantizar el orden público, la seguridad ciudadana y devolverle a la gente el derecho a vivir en tranquilidad", dijo Piñera cuando este domingo fue a visitar la prefectura de las fuerzas antidisturbios de Carabineros.

Por esta razón, el Ejecutivo anunció hoy el despliegue de más de 2.000 carabineros (policía militarizada) en las calles de Santiago, y otros 2.000 uniformados en el resto del país, para evitar eventuales desmanes de una jornada que en los últimos años ha derivado en enfrentamientos de jóvenes con la Policía.

Los hermanos Eduardo y Rafael Vergara Toledo fueron asesinados por la policía el 29 de marzo de 1985, durante una protesta popular contra la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), en el barrio Villa Francia, del municipio santiaguino de Estación Central.

Su madre, Luisa Toledo, denunció este lunes que en los últimos días su vecindario ha vivido "un ambiente como de guerra", con allanamientos a las viviendas y vuelos nocturnos de helicópteros por parte de las fuerzas de seguridad.

"Desde que asumió Piñera hemos tenido represión, con allanamientos a los autos, a las personas y sobre todo a los jóvenes. Los bajan de las micros (autobuses), les toman su identificación, han llevado gente presa sin ningún motivo", declaró Toledo a Radio Cooperativa.

Al respecto, el ministro de Interior, Rodrigo Hinzpeter, expresó su respeto por el dolor de la familia Vergara Toledo, pero reivindicó la necesidad de proteger a los ciudadanos de actos vandálicos que suelen producirse cada año en esta fecha.

"Esperamos sinceramente que tengamos un día tranquilo, que la gente que está trabajando pueda volver a su casa con tranquilidad, con paz y no se vea expuesta a ser víctima de bombas incendiarias, de susto, de temor, de apedreamientos", manifestó Hinzpeter también a Radio Cooperativa.

El ministro del Interior recalcó que si la preservación del orden público siempre es importante, "este año lo es especialmente más", porque el ánimo de la población está muy afectado tras el devastador terremoto de hace un mes.

Con el recuerdo latente de los saqueos ocurridos en los dos primeros días tras el terremoto del 27 de febrero, el nuevo Ejecutivo enfatizó el papel de las Fuerzas Armadas y restableció el toque de queda en la sureña región del Biobío, que regirá entre las 21.00 hora local (00.00 GMT del martes) y las 05.00 (09.00 GMT).

Los dirigentes de la opositora Concertación criticaron la medida, que tildaron de "excesiva", y llamaron al Gobierno a actuar con prudencia en el manejo de medidas de excepción.

El presidente del Partido Radical, José Antonio Gómez, afirmó: "hay que tener cuidado cuando se utilizan las medidas de excepción en democracia. Me parece un exceso y debiéramos tener mucho cuidado".

En tanto, el presidente del Partido Socialista, Fulvio Rossi, sostuvo que"las garantías constitucionales "hay que preservarlas y cuidarlas, abusar de herramientas que tiene el presidente para enfrentar una catástrofe nos tiene que hacer reflexionar".

La Compañía General de Electricidad ha anunciado un plan de contingencia para reforzar las atención ante ocasionales cortes en el fluido eléctrico que puedan producirse en esta jornada por la acción de grupos vandálicos.

Luisa Toledo, la madre de los dos muchachos asesinados, participará en las próximas horas junto a amigos y familiares en un acto en memoria de sus hijos, que se convirtieron en un símbolo de la lucha de los jóvenes chilenos contra la dictadura.

En relación con este crimen, el 16 de mayo de 2008, la Justicia chilena condenó a tres policías a penas de entre 10 y 15 años.

La conmemoración de este crimen ha derivado en los últimos años en actos de violencia y vandalismo de pequeños grupos de inspiración anarquista, cuyos miembros actúan encapuchados y armados, y cometen saqueos de locales comerciales, asaltos y otras acciones.

El año pasado, los disturbios dejaron un total de 19 heridos, 11 policías y 8 civiles, entre ellos una niña de 10 años que perdió uno de sus ojos al recibir un perdigón, y 79 detenidos.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook