domingo, 04 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

SECUESTRO CENTELLES

Penas de 20 y 15 años para dos hermanos que raptaron y abusaron de la ex novia del mayor

Efe
lunes, 29 de marzo de 2010, 15:37
Penas de 20 y 15 años para dos hermanos que raptaron y abusaron de la ex novia del mayor


Penas de 20 y 15 años para dos hermanos que raptaron y abusaron de la ex novia del mayor Penas de 20 y 15 años para dos hermanos que raptaron y abusaron de la ex novia del mayor

Barcelona.- La Audiencia de Barcelona ha condenado a penas de 20 y 15 años de cárcel, respectivamente, a los dos hermanos de un clan gitano que secuestraron durante dos semanas a la ex novia del hermano mayor, a la que sometieron a torturas, abusos sexuales y vejaciones por negarse a iniciar una relación con el hermano menor.

En la sentencia, la sección vigésima de la Audiencia considera probado el calvario que sufrió la víctima, Dolores O.G., que relató que vio la muerte porque la retuvieron en una caseta de Centelles (Barcelona), donde la ataron con una cadena de perro, la golpearon, la acuchillaron, la raparon al cero, abusaron sexualmente de ella e incluso la intentaron matar.

Por ello, la Audiencia impone al hermano menor, Pasqual Esquirol Jiménez, de 21 años de edad, una condena de veinte años de cárcel por un delito continuado de agresión sexual -ya que abusó sexualmente de la víctima en varias ocasiones-, y los delitos de detención ilegal, lesiones y contra la integridad moral.

Al hermano mayor, Juan, de 27 años de edad, la Audiencia le condena a quince años y seis meses de cárcel, por los delitos de detención ilegal, lesiones, contra la integridad moral y de homicidio en grado de tentativa, ya que la sala considera probado que intentó arrojar a la víctima por un tubo de 19 metros de profundidad, si bien Pasqual se lo impidió.

Los hechos considerados probados ocurrieron entre junio y julio de 2008, cuando Juan Esquirol Jiménez decidió romper su relación con la víctima -tras dos años y ocho meses de vivir juntos-, y trató de obligar a su ex pareja para que iniciara una relación con Pascual Esquirol.

Ante la negativa de la joven, Juan Esquirol y su hermano Pasqual Esquirol acordaron retener a la chica en la caseta de Centelles (Barcelona) en la que vivían junto a su madre Adelina Jiménez, y la nueva pareja de Juan, Jessica Guijarro, que han sido condenadas a una orden de alejamiento por sendas faltas de lesiones y malos tratos, pero que podrán eludir la cárcel porque la sala estima que no participaron en el secuestro.

En la caseta, que no reunía las más mínimas condiciones higiénicas y estaba situada en una zona boscosa entre el cementerio y la carretera C-17, también vivía un quinto integrante del clan gitano, Juan Gabriel Bagan, que ha sido condenado a cinco años por sendos delitos de detención ilegal y contra la integridad moral.

La sentencia considera probado que gran parte del tiempo que duró el cautiverio la víctima estuvo atada de pies y manos con una cadena de perro y que fue golpeada, vejada, quemada con un cigarro, pinchada por todo el cuerpo con una navaja y víctima de abusos sexuales y de un intento de homicidio.

Según el fallo, la noche del 1 de julio, por ejemplo, la víctima fue descubierta cuando intentaba escapar, por lo que Juan Esquirol le propinó una paliza y la arrastró por el suelo.

Además, el 3 de julio el propio Juan la cogió por el cuello y la acercó a la boca de un tubo de 19 metros de profundidad con el objetivo de arrojarla y causarle la muerte, si bien Pasqual lo evitó forcejeando con su hermano.

La chica, que tenía 19 años cuando fue secuestrada, fue liberada el 4 de julio por los Mossos d'Esquadra, que la encontraron con lesiones por todo el cuerpo, muy debilitada, desnutrida y con el pelo rapado, ya que Juan Esquirol encargó a Pasqual Esquirol y Juan Gabriel que la raparan siguiendo el castigo que la ley gitana aplica a las mujeres repudiadas.

Tanto ante los Mossos d'Esquadra -tras ser liberada el 4 de julio de 2008-, como en el juicio -celebrado a mediados del pasado mes de febrero-, la víctima fue tajante: "En Centelles vi la muerte, pensé que mi vida terminaba allí".

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook