sábado, 03 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

ARGENTINA-BICENTENARIO

El legado de Blasco Ibáñez sigue vivo un siglo después de su aventura argentina

Efe
viernes, 26 de marzo de 2010, 10:33
El legado de Blasco Ibáñez sigue vivo un siglo después de su aventura argentina


El legado de Blasco Ibáñez sigue vivo un siglo después de su aventura argentina El legado de Blasco Ibáñez sigue vivo un siglo después de su aventura argentina

Riachuelo (Argentina).- Claudia Roa nunca ha estado en Valencia (España) ni conoce la obra del escritor Vicente Blasco Ibáñez, pero cocina el guiso de arroz como nadie en Riachuelo siguiendo la tradición estrenada en esta localidad del litoral argentino por el genial novelista valenciano.

El guiso de arroz de Claudia, ganadora durante dos años consecutivos del concurso de cocina de Riachuelo (Corrientes, norte del país), es herencia de la típica paella valenciana, aunque sustituye el pescado y el marisco -inexistentes en la zona- por pollo, carne vacuna y una buena cantidad de cebolla, pimiento rojo, perejil, orégano y mandioca o, en su defecto, papas.

"Normalmente lo hago con arroz, pero es posible hacerlo también con fideos", explica a Efe esta cocinera de 35 años que se inició en la preparación del plato hace veinte años y que, sólo una vez, cocinó el arroz "a la española", dice, con marisco y pescado, aunque "no me acuerdo ni siquiera de los nombres de los bichos".

La receta del guiso de arroz que tantas satisfacciones le ha dado a Claudia es fruto de la aventura americana de Vicente Blasco Ibáñez (Valencia 1867), quien, cuando ya había alcanzado reconocimiento como escritor y periodista, quiso probar suerte en el Nuevo Mundo.

El autor de "Los cuatro jinetes del Apocalipsis" realizó en 1909 un primer viaje a Argentina en el que quedó absolutamente enamorado del país y fue nombrado miembro honorario de la Academia de Literatura.

De su experiencia resultó el libro "Argentina y sus grandezas", que tuvo tal repercusión que las autoridades le invitaron a instalarse en territorio argentino.

En agosto de 1910 emprendió su segundo viaje a Argentina y cerró la compra de terrenos en la provincia de Corrientes para iniciar su etapa como agricultor y colono.

Eligió tierras fértiles del litoral bañado por el río Paraná para desarrollar su "sueño americano", que comenzó con la creación de la colonia "Cervantes" (Río Negro), a la que poco después siguió la comunidad que bautizó como "Nueva Valencia", cuyo territorio forma parte de los que hoy se conoce como Riachuelo (unos 1.100 kilómetros al norte de Buenos Aires).

Se trata de un lugar con especial significación para la historia argentina porque fue escenario de una de las más importantes batallas de la guerra de la Triple Alianza (Brasil, Argentina y Uruguay) contra Paraguay.

Acompañado de decenas de inmigrantes valencianos, Blasco Ibáñez consiguió impulsar el cultivo de arroz en la región -no en vano Río Negro y Corrientes encabezan la producción arrocera nacional- y el gusto por el plato típico valenciano, adaptado, eso sí, a los ingredientes de la zona.

Blasco Ibáñez se volcó en su experiencia argentina y dejó de lado momentáneamente la literatura, sin embargo, la bancarrota del banco que financiaba el proyecto hizo fracasar la aventura y dejó al escritor casi en la ruina.

A primeros de 1914 regresó a París y retomó su trabajo literario con la publicación de "Los Argonautas".

La Primera Guerra Mundial le sorprendió en Francia, donde murió en 1928.

Entretanto, "Nueva Valencia" se convirtió en blanco de litigios por la posesión de las tierras y los emigrantes valencianos que acompañaron al novelista en su aventura se dispersaron poco a poco, unos para volver a su lugar de origen y otros para instalarse en la ciudad de Corrientes, la capital de la provincia.

Pero, pese al fracaso de su proyecto, un siglo después de la llegada de Blasco Ibáñez a "Nueva Valencia", la comunidad sigue fiel a su tradición arrocera y a su pasión por el guiso de arroz.

La antigua colonia valenciana del litoral argentino ha sido una de las escalas de la expedición fluvial Paraná R' Angá, que se desplaza lentamente por las aguas del río con destino a Asunción (Paraguay), con una tripulación integrada por científicos, artistas e intelectuales.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook