viernes, 09 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

TERRORISMO ISLAMISTA

El testigo que alertó de que un grupo de islamistas buscaban explosivos está ilocalizable

Efe
miércoles, 24 de marzo de 2010, 13:32
El testigo que alertó de que un grupo de islamistas buscaban explosivos está ilocalizable


El testigo que alertó de que un grupo de islamistas buscaban explosivos está ilocalizable El testigo que alertó de que un grupo de islamistas buscaban explosivos está ilocalizable

Madrid.- El testigo protegido que alertó a la Guardia Civil de que un grupo de argelinos, acusados de colaborar con un grupo salafista, buscaron explosivos para cometer atentados, no ha comparecido hoy al juicio que se sigue en la Audiencia Nacional al encontrarse ilocalizable.

Durante la vista en la que se juzga a Said Bouchema, Khaled Bakel, Soufiane Sadji, Lyes Sihamida y Salim Zerbouti, la fiscal Blanca Rodríguez ha indicado que continuará los trámites para localizar al testigo y poder citarle en la próxima sesión, que se celebrará el próximo 6 de abril.

Fuentes jurídicas han destacado que se trata de un testimonio "fundamental" en la causa, por lo que su incomparecencia podría resultar decisiva a efectos probatorios cuando el tribunal tenga que deliberar.

Por ello, la fiscal ha solicitado al tribunal presidido por la magistrada Ángela Murillo que, en caso de que no se pudiera localizar al testigo protegido, tenga en cuenta su declaración ante el Juzgado y que se proceda a su lectura en el juicio.

Rodríguez pide para los cinco acusados penas de entre siete y dieciséis años y medio de prisión por delitos de colaboración con organización terrorista, receptación, falsificación de documento oficial y de tenencia de útiles para falsificación.

Mantiene que Bouchema creó en Alicante, donde se trasladó en 1999, una célula de apoyo al Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC), cuya principal misión entre finales de 2004 y comienzos de 2005 fue "conseguir materiales para la fabricación de artefactos explosivos con los que cometer en el futuro atentados".

La investigación alrededor de los cinco acusados arrancó, según indicó ayer el instructor del caso, de la advertencia del testigo protegido, colaborador de la Guardia Civil y al que denominan "El Gordo", de que un grupo de argelinos estaban intentando buscar explosivos para atentar.

Según consta en el escrito de conclusiones provisionales de la fiscal, el grupo -liderado por Bouchema- a través de Bakel, contactó en Granada con "El Gordo", a quien ofreció hachís a cambio de Goma 2 o armas.

Ambos se entrevistaron posteriormente en Alicante, donde Bakel le comunicó "que tenía 100 kilogramos de explosivos pero que necesitaban más porque iban a hacer un 'trabajo' en El Corte Inglés de Princesa de Madrid" aunque, según indicó ayer el instructor, el colaborador "nunca dijo" que viera ese material, sino que el acusado sólo había afirmado que lo tenía.

Para obtener los explosivos, "El Gordo" contactaba con intermediarios identificados como "Tito" y "Emilio", relacionados con el entorno de las canteras de la zona, aunque las desavenencias entre ellos y Bakel acabó en una falta de acuerdo, lo que llevó al grupo a buscar explosivos, entre ellos, una sustancia a la que denominaban mercurio rojo, por otras vías.

Varios guardias civiles que participaron en la investigación han afirmado que las conversaciones intervenidas a los acusados demuestran "que estaban buscando mercurio rojo" para potenciar explosivos y que tenían "interés" en conseguir otros materiales con los que atentar.

Además, han ratificado que durante el registro de los domicilios de los procesados se incautó numeroso material, como una "maleta llena de relojes", varias cámaras de fotos, gafas de sol y útiles de perfumería.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook