martes, 06 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

ICONOGRAFÍA-SANTIAGO

La lujuria y el pecado, presentes en la iconografía femenina de la Catedral de Santiago

Efe
sábado, 13 de marzo de 2010, 09:29
La lujuria y el pecado, presentes en la iconografía femenina de la Catedral de Santiago


La lujuria y el pecado, presentes en la iconografía femenina de la Catedral de Santiago La lujuria y el pecado, presentes en la iconografía femenina de la Catedral de Santiago

Santiago de Compostela.- La historiadora del Arte Mercedes Pintos ha llevado a cabo un estudio de la iconografía femenina de la catedral de Santiago de Compostela, una simbología casi siempre relacionada con la lujuria y el pecado.

La peculiaridad el trabajo de esta historiadora es que, como ella misma explicó a Efe, se limita exclusivamente a transcribir lo que se le pasa por la cabeza a Aldonza, una figura sedente del Pórtico de Praterías de la catedral compostelana, a la que se conoce como la Adúltera.

"Esta figura siempre me encantó y siempre me llamó la atención. Es de esas mujeres que se ponen en la puerta de su casa y pese a que la gente no le hace caso lleva el apunte de todo desde el año 1105", comenta la autora.

La figura de Aldonza, condenada por adúltera, está atribuida al Maestro de Praterías y sostiene en sus manos la calavera de su amante, al que su esposo le cortó la cabeza obligándole a ella a besarla dos veces al día.

"La gente interpretaba al verla el castigo, un 'exemplum', lo que no se debe hacer, lo negativo", señala la autora.

Mercedes Pintos explica que la Catedral compostelana alberga numerosas imágenes de las que ella califica como "mujeres malas", aquellas a las que se identifica con la lujuria o el castigo al que son sometidas.

Así, explica que el obispo Xelmírez era un "firme partidario" de la reforma gregoriana del XII, y el papa Gregorio Magno consideraba que la gente analfabeta tenía que saber leer e interpretar a través de las imágenes", explicó Mercedes Pintos.

Pese a estar dedicada al Apóstol Santiago, la Catedral compostelana guarda una iconografía femenina bastante abundante, incluso en lugares poco visibles o de difícil acceso.

Como ejemplo de estas imágenes que pasan desapercibidas a las miradas de los visitantes de la Catedral, la historiadora cita una figura a la que denomina 'Vulvis', representada con la nariz cortada pese a que siempre estuvo resguardada de las inclemencias climatológicas y de las personas al situarse en lo alto del templo.

Mercedes Pintos comenta que la teoría dice que los canteros interpretaron "al pie de la letra" un sermón del Códice Calixtino, el cual se leía en la ceremonia de Traslación de los restos del Apóstol, y que se refería a las meretrices que asaltaban a los peregrinos y a las que, como castigo, se les cortaba la nariz.

'Vulvis', explica la historiadora, "representaba la boca del infierno, se presenta con las piernas abiertas y de su interior emerge un monstruo".

Mercedes Pintos afirma que casi toda la iconografía femenina que se puede observar en la catedral de Santiago "representa el mal".

"Desde la patrística, la mujer fue considerada la que trajo todas las penas al mundo. Siempre hubo ese desprecio horroroso de la mujer en aquella época", dijo.

En este sentido, se refirió a Odón de Cluny, un abad al que el obispo Xelmírez estaba "muy unido" y que la historiadora compostelana recordó que llegó a decir: "si los hombres pudieran ver lo que hay debajo de la piel, la visión de las mujeres le daría náuseas", o "si no somos capaces de tocar con la mano un esputo o un trozo de estiércol, cómo podemos abrazar ese saco de excrementos".

Mercedes Pintos indica que la iconografía femenina también está bastante representada en otros templos compostelanos, pero que, al contrario que en la Catedral, "donde se representa el castigo, la lujuria y la mujer pecadora", en aquellos "lo que más abunda es la tentación que representa la mujer".

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook