sábado, 24 junio 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

JAPÓN-BALLENAS

La detención de un activista neozelandés reaviva el debate sobre la caza de ballenas

Efe
viernes, 12 de marzo de 2010, 12:53
La detención de un activista neozelandés reaviva el debate sobre la caza de ballenas


La detención de un activista neozelandés reaviva el debate sobre la caza de ballenas La detención de un activista neozelandés reaviva el debate sobre la caza de ballenas

Tokio.- Japón detuvo hoy a un activista neozelandés por abordar un ballenero nipón en aguas del Antártico hace un mes, en medio del creciente debate sobre la caza de ballenas del país asiático y las polémicas prácticas de los grupos conservacionistas.

El ballenero "Shonan Maru 2" atracó hoy en la bahía de Tokio en medio de un gran despliegue de seguridad para entregar a la Guardia Costera nipona al activista Pete Bethune, de 44 años y miembro de la organización ecologista Sea Shepherd.

Se trata de la primera detención efectuada por las autoridades japonesas por un caso de abordaje en aguas internacionales, según la agencia local Kyodo.

El "Shonan Maru 2" es una nave de seguridad de la flota ballenera en aguas del Antártico, cuya actividad intentaban impedir los barcos del grupo Sea Shepherd, que acusan a Japón de caza ilegal.

El viaje de vuelta del barco japonés se decidió hace algo menos de un mes, cuando Bethune lo abordó con la intención de presentar una reclamación al capitán, por considerarlo responsable directo de una colisión que destruyó una lancha de alta tecnología del Sea Shepherd, el "Ady Gil".

La tripulación del "Shonan Maru 2" detuvo a Bethune y lo mantuvo bajo custodia por entrada ilegal en una propiedad privada.

También acusó al activista de herir a un miembro de la tripulación días antes, al lanzar a la cubierta botellas con ácido butírico.

El activista de Sea Shepherd, organización que opera desde Australia y está registrada en Estados Unidos, está a la espera de apoyo consular y legal y podría enfrentarse a una sentencia de hasta tres años de cárcel.

El periplo de Bethune desde su llegada a Tokio ha sido seguido por decenas de medios de comunicación y manifestantes que denunciaron con pancartas el "ecoterrorismo" de los activistas de Sea Shepherd, que con varios barcos intentan entorpecer la labor de los arponeros en aguas de la Antártida.

El Gobierno japonés ha asegurado que su caza de ballenas en la Antártida se realiza con fines científicos bajo el permiso de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), mientras que Australia ha amenazado con emprender acciones legales para frenar esta práctica.

Japón abandonó la caza de ballenas en 1986 por la moratoria impuesta a nivel internacional pero la retomó en 1987 por motivos científicos que los ecologistas consideran una tapadera y califican como "investigación letal".

Las autoridades niponas no niegan la evidencia de que la carne de ballena recogida por los arponeros, que tienen grabados en grandes letras la palabra "Research" (Investigación) en sus cascos, se vende a precios bastante asequibles en restaurantes de todo Japón, y subrayan la importancia cultural del consumo de este producto.

Los balleneros japoneses planean cazar este año cerca de mil cetáceos, algo a lo que se oponen los Gobiernos de Australia y Nueva Zelanda.

La llegada de Bethune a Tokio supone otro obstáculo más en las relaciones diplomáticas con estos países, que esperan poder resolver el contencioso en la CBI, donde Japón cuenta con el apoyo de Noruega.

No obstante, el portavoz del Gobierno japonés, Hirofumi Hirano, opinó que no cree que las relaciones con Australia se verán afectadas por el caso del activista.

Según Sea Shepherd, este caso permitirá poner sobre la mesa los hechos ocurridos durante las persecuciones y enfrentamientos en las gélidas aguas antárticas, en las que los japoneses a menudo lanzan cañonazos de agua para defenderse de los sabotajes de los ecologistas.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook