sábado, 10 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

CUBA-DISIDENTES

Fariñas sufre un nuevo colapso mientras la moción del PE afecta la relación Cuba-UE

Efe
jueves, 11 de marzo de 2010, 20:58
Fariñas sufre un nuevo colapso mientras la moción del PE afecta la relación Cuba-UE


Fariñas sufre un nuevo colapso mientras la moción del PE afecta la relación Cuba-UE Fariñas sufre un nuevo colapso mientras la moción del PE afecta la relación Cuba-UE

La Habana.- El disidente cubano Guillermo Fariñas, en huelga de hambre y sed desde hace 16 días, recuperó la conciencia y está en cuidados intensivos tras sufrir su segundo colapso, que coincidió con tensiones por la condena del Parlamento Europeo (PE) al régimen de la isla.

Fariñas está en huelga para pedir la libertad de 26 presos políticos cubanos que están muy enfermos, según ha dicho, y en protesta por la muerte del también disidente preso Orlando Tamayo tras 85 días de ayuno, hecho que el PE condenó con firmeza y amplia mayoría este jueves.

El sicólogo y periodista, de 48 años, fue hospitalizado a primera hora de la tarde en la ciudad central de Santa Clara tras el nuevo desmayo, una semana después de haber sido llevado al nosocomio por primera vez inconsciente y deshidratado.

Su médico personal, el opositor Ismel Iglesias, dijo a Efe que Fariñas ya recuperó la conciencia y por el momento su vida no corre peligro, mientras permanece en la sala de cuidados intensivos del hospital provincial "Arnaldo Milián Castro", donde se le alimenta con sueros y azúcares por vía intravenosa.

Poco antes del desmayo, tres médicos del sistema de Salud pública lo visitaron en su casa y le pidieron su consentimiento para trasladarlo en una ambulancia a una institución médica y hacerle un chequeo profesional, dado su deterioro físico.

Fariñas agradeció la "profesionalidad y humanidad" con que los médicos lo trataron, pero insistió en que le tomaran las muestras en su casa de Santa Clara, 280 kilómetros al este de La Habana.

Además, reiteró entonces que no abandonaría la huelga ni aceptaría ser internado mientras estuviera consciente.

La semana pasada Fariñas fue hospitalizado tras sufrir un primer choque hipoglucémico, pero recuperó la consciencia en pocas horas y regresó a su casa tras ser hidratado.

El disidente ha estado en la cárcel más de once años en las últimas décadas y ha hecho 23 huelgas de hambre desde 1995, una de seis meses en 2006, con intervalos en un hospital donde fue alimentado por vía intravenosa.

En aquella ocasión exigía el acceso sin restricciones a Internet para todos los cubanos.

El caso de Fariñas fue uno de los detonantes para que el Parlamento Europeo condenara hoy por abrumadora mayoría la muerte de Zapata, al tiempo que exigió al Gobierno del general Raúl Castro la inmediata libertad de todos los presos políticos (unos 200, según la oposición).

El PE -que aprobó la moción por 509 votos a favor, 30 en contra y 14 abstenciones- calificó de "evitable y cruel" el fallecimiento del albañil Zapata, de 42 años, al cabo de una huelga de hambre para pedir mejor trato carcelario, según la familia.

El texto "deplora la ausencia de todo gesto significativo" de Castro ante los llamamientos de la comunidad internacional para que respete los derechos y libertades fundamentales.

Además, el PE rechazó reconsiderar la Posición Común que rige las relaciones de la isla y la Unión, que La Habana pide eliminar porque condiciona la normalización de los vínculos al respeto de los derechos humanos y una apertura democrática.

En respuesta, la Asamblea Nacional de Cuba emitió de inmediato un comunicado en el que acusó al PE de manipulador, mentiroso y tergiversador, de cinismo y discriminación, y de causar la muerte de niños en países pobres.

La réplica dice que el PE aprobó, "luego de un sucio debate, una resolución de condena (...) que manipula sentimientos, tergiversa hechos, esgrime mentiras y oculta realidades".

Añade que es una muestra de "profundo cinismo" y estuvo precedida "de una campaña concertada por poderosas empresas mediáticas, fundamentalmente de Europa, que han atacado ferozmente a Cuba".

"El pretexto utilizado -prosigue- ha sido la muerte de un recluso, sancionado primero por delito común y luego manipulado por intereses norteamericanos y la contrarrevolución interna, quien por voluntad propia se negó a ingerir alimentos, a pesar de las advertencias y la intervención de los especialistas médicos".

El Gobierno cubano no reconoce que haya presos políticos, los califica de delincuentes comunes y acusa a la mayoría de los disidentes de "mercenarios" al servicio de Estados Unidos.

La Asamblea añade que el PE "ofende" al dar lecciones cuando "en Europa se reprimen a inmigrantes y desempleados".

Miembros de la oposición cubana agradecieron la condena del PE y dijeron que esperan un mayor "diálogo" del bloque con los disidentes a partir de ahora.

En Brasil, la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado también aprobó hoy un "voto de solidaridad" con los "presos de conciencia" cubanos, en medio de críticas al jefe de Estado, Luiz Inácio Lula da Silva, quien los comparó con delincuentes comunes.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook