sábado, 25 febrero 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

JAPÓN-INFRAESTRUCTURAS

Tokio abre su tercer aeropuerto mientras piensa en menos obras públicas

Efe
miércoles, 10 de marzo de 2010, 11:50
Tokio abre su tercer aeropuerto mientras piensa en menos obras públicas


Tokio abre su tercer aeropuerto mientras piensa en menos obras públicas Tokio abre su tercer aeropuerto mientras piensa en menos obras públicas

Tokio.- Japón inaugura mañana, jueves, un tercer aeropuerto para Tokio que nace con escasez de aviones, en plena apuesta del nuevo Gobierno por reducir sus faraónicas obras públicas a favor de políticas sociales para una población envejecida.

El aeropuerto de Ibaraki, a 80 kilómetros de Tokio, se ha convertido en un ejemplo de la inclinación del Gobierno de Japón por confiar a las infraestructuras el crecimiento económico, lo que a menudo ha sido criticado como un desperdicio de recursos.

El nuevo aeropuerto, el número 98 del país, ha costado 22.000 millones de yenes (179 millones de euros) y espera unas pérdidas en su primer año de 20 millones de yenes (163.365 euros), a pesar de que quiere convertirse, junto con los aeropuertos de Narita y Haneda, en una puerta "secundaria" de entrada a Tokio.

Ibaraki tendrá que sobrevivir sin la participación de Japan Airlines y All Nippon Airways (ANA), que controlan el 90 por ciento de los vuelos nacionales, y tampoco ha sido fácil conseguir el compromiso de las dos aerolíneas que lo utilizarán.

Este antiguo aeródromo militar a hora y media de Tokio acogerá desde mañana sólo un vuelo de ida y vuelta diario a Seúl-Incheon con la compañía surcoreana Asiana, mientras que desde mediados de abril la aerolínea de bajo coste nipona Skymark operará un ruta hacia Kobe (centro).

Japón, desde el estallido de la burbuja inmobiliaria a finales de los 80, fomentó durante años el crecimiento de su economía con la construcción de autopistas, redes de ferrocarril únicas en el mundo, puentes y aeropuertos.

Ahora, sin embargo, quiere reconducir esta estrategia debido a una deuda que casi duplica el Producto Interior Bruto (PIB) y a una población envejecida.

Según dijo a Efe el profesor de Ingeniería Civil de la Universidad de Tokio, Yozo Fujino, "en algunas regiones cada vez menos pobladas habrá necesidad de demoler algunas infraestructuras por la falta de uso", aunque matizó que "siempre serán necesarias inversiones para mantener las construcciones buen estado".

Para Fujino, lo más importante es que el crecimiento de las obras públicas sea sostenible y racional, y opinó que Japón ya no necesita construir, como antes, grandes infraestructuras.

El gobierno del Partido Democrático, que llegó al poder en septiembre con promesas de cambio tras más de medio siglo de dominio conservador, ha presentado un presupuesto que invertirá cinco veces más en políticas sociales (27,7 billones de yenes, 226.261 millones de euros) que en infraestructuras.

El exceso de hormigón y una deuda en aumento han llevado al primer ministro, Yukio Hatoyama, a replantearse su política presupuestaria y reducir en un 18 por ciento los fondos destinados a obras públicas, su nivel más bajo en 32 años.

Hasta este nuevo presupuesto, Japón había confiado gran parte de su crecimiento en las constructoras y en ejércitos de trabajadores, dedicados a construir una red de autovías y puentes faraónica y a la vez deficitaria en muchas regiones cada vez más despobladas.

El nuevo Gobierno quiere dedicar más recursos al cuidado de sus mayores, a las familias con hijos y a otras políticas sociales que en su opinión tienen más impacto en la economía real.

El gobernador de Ibaraki, Masaru Hashimoto, reconoció recientemente que el aeropuerto no será un negocio redondo y que el proyecto tiene la intención de ser rentable en el largo plazo, aunque en eventuales rutas domésticas tendría que afrontar la dura competencia del tren bala o "Shinkansen".

El Ministerio de Transporte publicó ayer un informe que revela que tan sólo 8 aeropuertos de Japón reciben el tráfico que habían previsto, entre los que destaca el de Haneda-Tokio, que está siendo ampliado mientras que Narita pierde peso por los 60 kilómetros que lo separan de la capital.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook