sábado, 21 enero 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

EEUU-CONGRESO

Un escándalo al desnudo: la dimisión del legislador Massa

Efe
miércoles, 10 de marzo de 2010, 01:43
Un escándalo al desnudo: la dimisión del legislador Massa


Un escándalo al desnudo: la dimisión del legislador Massa Un escándalo al desnudo: la dimisión del legislador Massa

Washington.- Un alto funcionario de la Casa Blanca desnudo en el gimnasio del Congreso. Supuestos tocamientos eróticos homosexuales a ayudantes. Un comité que investiga el caso. Es el escándalo que ha forzado la dimisión del congresista demócrata Eric Massa.

Pero él, cuya renuncia fue aceptada hoy por la Cámara de Representantes, asegura que se trata de una venganza de la Casa Blanca por su rechazo a apoyar propuestas del presidente Barack Obama, especialmente la reforma sanitaria, la principal prioridad legislativa del Gobierno.

Por ello, este ya ex congresista por Nueva York, que había pasado prácticamente desapercibido en los apenas catorce meses que llevaba en su escaño en la Cámara de Representantes, se ha convertido en el nuevo héroe del ala republicana más conservadora.

Hasta ahora, si su nombre había salido a relucir, se había debido únicamente a su oposición a apoyar proyectos de ley promovidos por el Partido Demócrata al considerar que no eran lo suficientemente progresistas.

Pero todo cambió la semana pasada, cuando anunció primero que no se presentaría a la reelección en los comicios legislativos del próximo noviembre y después que dimitía ya, entre denuncias de que acosó a dos de sus asistentes varones.

Inicialmente aseguró que su decisión se debía a un retorno del cáncer que había padecido.

Pero en una entrevista radiada este lunes indicó que su dimisión había sido forzada por una "emboscada" de la Casa Blanca, en concreto del jefe de Gabinete del presidente Barack Obama, Rahm Emanuel.

Según su versión, Emanuel, antiguo responsable de mantener la disciplina partidista entre los demócratas de la Cámara y famoso por su temperamento irascible, se le presentó completamente desnudo en las duchas del gimnasio de la Cámara de Representantes.

"Ahí estoy duchándome, como mi madre me trajo al mundo y llega Rahm Emanuel sin ni siquiera con una toalla en torno al trasero, clavándome el dedo en el pecho y gritándome por qué no iba a votar en favor de la propuesta de presupuesto del presidente. ¿Saben lo embarazoso que es mantener una discusión política con un hombre en pelota?", describió Massa.

El ex congresista ha adelantado que no se irá discretamente y que tiene previsto conceder varias entrevistas en horarios de máxima audiencia, incluso con algunos de los comentaristas conservadores más famosos del país.

La Casa Blanca ha desmentido las afirmaciones de Massa y el portavoz de Obama, Robert Gibbs, las ha calificado de "ridículas".

"Creo que toda esta historia es ridícula. Esta última excusa suya es boba y ridícula", aseguró Gibbs, quien declaró: "No nos interesan las alegaciones sin pies ni cabeza, sino hacer que el sistema funcione para el pueblo estadounidense".

Otros demócratas en el Congreso también han considerado "absurdas" las declaraciones del ex legislador, algo en lo que se ha mostrado de acuerdo incluso el líder de la oposición republicana en la Cámara de Representantes, Steny Hoyer.

En la decisión de dimitir de Massa sí parece haber jugado un papel más serio la investigación que le había abierto el Comité de Ética de la Cámara de Representantes, que examinaba las acusaciones de que tocó con motivaciones sexuales a dos de sus ayudantes varones en la celebración de una boda la pasada Nochevieja.

Massa reconoció hoy que había tocado a uno de sus ayudantes masculinos pero aseguró que no tuvo fines sexuales. Hasta ahora, el ex legislador se había limitado a admitir que había empleado un lenguaje "picante".

Pero, mientras el político niega que hubiera nada improcedente, las acusaciones de conducta impropia se le multiplican.

La página de internet Politico aseguró hoy que el Comité de Ética ha recibido denuncias de que el ex congresista tocó al menos a tres asistentes varones y se comportó de modo impropio con becarios y con personal en plantilla.

Lo que de verdad haya ocurrido queda fuera de las manos del Comité legislativo, que pierde jurisdicción sobre el caso tras la renuncia del legislador.

Pasa ahora a manos de la prensa, que se ha lanzado a investigar a este ex diputado. Es posible que Massa descubra que el "cuarto poder" es aún menos clemente que el Legislativo.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook