sábado, 03 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

BIRMANIA-ELECCIONES

La Junta Militar descubre las reglas del juego en las próximos elecciones

Efe
martes, 09 de marzo de 2010, 11:14
La Junta Militar descubre las reglas del juego en las próximos elecciones


La Junta Militar descubre las reglas del juego en las próximos elecciones La Junta Militar descubre las reglas del juego en las próximos elecciones

Bangkok.- La Junta Militar de Birmania (Myanmar) comenzó a desvelar hoy el contenido de la ley electoral que regulará las elecciones parlamentarias de este año, las primeras que se celebrarán desde 1990 y para las que todavía no hay una fecha.

Partidos políticos de la oposición y minorías étnicas estaban a la espera de conocer esta regulación para decidir su participación en los comicios.

La Liga Nacional para la Democracia (LND), el principal partido de la oposición y que dirige la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, exige el excarcelamiento de todos los presos políticos (2.200) y reformas democráticas en la polémica Constitución de 2008, que reserva al estamento castrense un 25 por ciento de los escaños del Legislativo bicameral.

Los periódicos nacionales y regionales, todos ellos supervisados escrupulosamente por la censura estatal, salieron este martes a la calle con dos páginas reservadas a la nueva legislación, pero sin ofrecer fechas que permitan vislumbrar cuándo arrancará la campaña y cuándo los comicios.

Las cinco leyes promulgadas garantizan que el Consejo de Estado para la Paz y el Desarrollo, el nombre oficial de la Junta, controlará todo el proceso electoral a través de una comisión integrada por al menos cinco personas "leales al Estado".

Además de fidelidad, los candidatos elegidos por el Consejo de Estado deben haber cumplido los 50 años, ser insignes, íntegros, no militar en partido alguno y tener experiencia, condición esta última difícil de adquirir en Birmania porque las últimas elecciones generales se celebraron hace dos décadas.

La Ley de la Comisión Electoral (2/2010) inviste a este cuerpo con autoridad para determinar las listas, las circunscripciones, supervisar los partidos, establecer el calendario electoral y aplazar o cancelar la votación por razones de seguridad o porque sea imposible garantizar unos comicios "libres y justos", entre otras cosas.

Esta última prerrogativa permitirá al Consejo de Estado presidido por el general Than Shwe suspender la votación en aquellos territorios controlados por organizaciones armadas rebeldes.

En Birmania, país poblado por cerca de 50 millones de personas, habitan 135 grupos étnicos oficialmente reconocidos

El secretario general de la ONU, el surcoreano Ban Ki-moon, descubrió el lunes que había escrito una carta a Than Shwe en febrero en la que expresaba su preocupación por la falta de progresos democráticos en Birmania.

Ban insistió en que todos los presos políticos, "incluida Suu Kyi, deben ser excarcelados lo antes posible" para que puedan participar en las elecciones, porque sin ellos los comicios no serán participativos.

La Junta Militar lleva más de un año dedicada a preparar y dotar a su formación política de las herramientas suficientes para obtener un triunfo rotundo en las urnas, mientras que la oposición aún no sabe a qué atenerse porque desconoce las reglas de juego que pondrán los generales.

Suu Kyi ha quedado apartada de estas elecciones porque cumple 18 meses de arresto domiciliario, impuestos en agosto de 2009, y que la tienen confinada en su casa de Rangún con el teléfono interceptado, sin internet y con las visitas controladas, entre otras restricciones.

La condena la descalifica para aspirar a un escaño parlamentario en esta ocasión y tampoco puede pensar en la jefatura del Estado por su matrimonio con un extranjero, el profesor británico Michael Aris, muerto de cáncer en 1999, según dispone la Carta Magna de 2008 redactada por la Junta Militar con el boicot de la oposición.

Las comparaciones entre estas elecciones y las anteriores son inevitables para los analistas.

En 1990, Suu Kyi cumplía su primer arresto domiciliario, una pena que lleva 14 años sufriendo desde entonces, y también se denunciaban los preparativos electorales de la Junta Militar por antidemocráticos.

Y no obstante, Suu Kyi y la LND ganaron con más del 82 por ciento de los votos emitidos, aunque los generales derrotados nunca reconocieron el resultado y han tardado dos décadas en volver a confiar en las urnas.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook