viernes, 09 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

LORENZO SILVA

El padre de Bevilacqua y Chamorro defiende la custodia compartida de los hijos

Efe
miércoles, 03 de marzo de 2010, 14:20
El padre de Bevilacqua y Chamorro defiende la custodia compartida de los hijos


El padre de Bevilacqua y Chamorro defiende la custodia compartida de los hijos El padre de Bevilacqua y Chamorro defiende la custodia compartida de los hijos

Madrid.- Una de las parejas de la guardia civil más famosas de la novela negra, Bevilacqua y Chamorro, vuelven casi un lustro después de sus últimas aventuras de la mano de su creador, Lorenzo Silva, que con ellos trata temas como la custodia compartida de los hijos, cuya no implantación ve como "una incoherencia del sistema".

En una entrevista con Efe para presentar "La estrategia del agua" (Destino), Silva asegura que inicialmente tenía otra historia preparada para Bevilacqua (Vila) y Chamorro que decidió postergar para la siguiente entrega al cruzársele en el camino el caso de la "Operación Garaje", ocurrido en Ciempozuelos (Madrid) en 2007, que le pareció "más potente y más oportuna".

El asesinato en el garaje de su casa de Miguel Ángel Salgado, un informático de profesión, a manos de un sicario contratado por su ex mujer después de que un juez le hubiese dado la custodia de su hijo, "sugiere" al escritor la trama de su nueva novela.

En ella, Silva toma el esquema del asesinato por encargo, el sesgo personal del móvil y muchas de las realidades del caso -como un divorcio conflictivo o la custodia de un hijo- aunque advierte de que él no novela los hechos, sino que los cambia radicalmente en muchos aspectos y se toma "muchas licencias".

Lo que más le llamó la atención del caso es que se tratase de un crimen por encargo, "algo realmente raro en esta sociedad" y que su responsable -la ex mujer del informático- sea "una persona normal", que no se mueve en el mundo de la delincuencia, de los narcotraficantes o de otro tipo de traficantes.

Eso, en su opinión, "rompe con una visión arquetípica de la violencia" al tratarse de una historia "a la inversa", lo que le lleva a lanzar la reflexión de que "tendemos a simplificar las raíces del mal con mucha frecuencia", al existir un discurso que asimila siempre al género masculino su voluntad de imponerse sobre la mujer.

Para Silva, que ejerció su antigua profesión de abogado durante una década, las leyes y la praxis judicial "protegen a las mujeres en peligro, pero el hecho es que hay otras mujeres que se aprovechan de eso con falsas denuncias".

En su opinión, en algunos "aspectos sensibles" de determinadas reformas legislativas que abordan esta cuestión "nos hemos pasado de frenada", porque, aunque es indiscutible que hay que proteger a las mujeres que son víctima de violencia de género, "también lo es que hay que perseguir judicialmente a las que utilizan a la justicia con denuncias falsas".

"Estoy en contra de la tolerancia que existe contra estas delincuentes, que no merecen indulgencia por el hecho de ser mujeres", ha asegurado el escritor.

Lo que quiere transmitir con "La estrategia del agua" es que, "ante una situación de injusticia, reaccionar irracionalmente no te lleva a ningún sitio; es preciso buscar el camino de la razón, por difícil que sea".

En la trama de la obra introduce la idea de la custodia compartida de los hijos, aspecto del cual se muestra abiertamente partidario en la vida real, al opinar que su no implantación "es una incoherencia tremenda del sistema".

"Se pide a los hombres que se impliquen en la crianza de sus hijos para que cuando hay una crisis conyugal se les aparte como un mueble", asegura Silva, quien añade que "eso es una agresión directa a los hombres" y a todo su entorno.

En la novela, el paisaje que envuelve a sus personajes, especialmente al brigada Vila, es "de una cierta frustración", después de que un juez ponga en libertad al responsable de un homicidio, por lo que tiene la sensación de "estafa y mala leche, dos ingredientes muy presentes hoy en la sociedad española".

Además, el autor potencia mucho en la obra la figura judicial, "muy invisible en la literatura y mal conocida en la sociedad", con la presencia de una juez que ayuda al brigada a resolver el caso y a restablecer su confianza en el sistema.

Silva se ha mostrado tan crítico como sus personajes con la "ilusión colectiva" que ha existido en España durante años a costa de fenómenos como el de la burbuja inmobiliaria "sin crear músculo propio, únicamente parasitando riquezas y prosperidades ajenas".

Especialmente, ha dicho, porque ha sido a costa "de una faceta "criminal, porque aquí se ha lavado mucho dinero chorreante de sangre y de corrupción con el que hemos alimentado nuestro PIB".

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook