lunes, 05 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

ETA-FARC

Caracas repudia el auto de un juez español y recuerda el acuerdo para recibir etarras

Efe
lunes, 01 de marzo de 2010, 21:05
Caracas repudia el auto de un juez español y recuerda el acuerdo para recibir etarras


Caracas repudia el auto de un juez español y recuerda el acuerdo para recibir etarras Caracas repudia el auto de un juez español y recuerda el acuerdo para recibir etarras

Caracas.- El Gobierno venezolano rechazó hoy la denuncia de un juez español, que le acusó de supuesta vinculación con una alianza de ETA y las FARC, y dijo que estos "señalamientos inaceptables" son de "naturaleza y motivación política".

El Gobierno venezolano se refirió así a un auto del juez de la Audiencia Nacional española Eloy Velasco, que procesó a varios presuntos miembros de ETA y activistas las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) por colaborar presuntamente para atentar contra altos cargos colombianos en España.

Velasco aseguró en el auto que existen indicios de la "cooperación" del Gobierno de Venezuela en esa alianza.

"En el mencionado auto, se hace referencia a un ciudadano que reside en Venezuela desde el mes de mayo de 1989, como producto de los acuerdos entonces alcanzados por (los entonces presidentes venezolano) Carlos Andrés Pérez y (español) Felipe González", indicó la Cancillería venezolana en un comunicado.

El ciudadano al que hace referencia la misiva venezolana, sin identificarlo, aparentemente es Arturo Cubillas, un presunto etarra procesado hoy por el juez Velasco.

Cubillas, casado con una ciudadana venezolana que ha ocupado varios cargos públicos desde que Hugo Chávez llegó al poder en 1999, ocupó en 2005 el cargo de director adscrito a la Oficina de Administración y Servicios del Ministerio de Agricultura y Tierras, y tienen nacionalidad venezolana.

El comunicado de Caracas indicó que "sorprende que en ningún momento" en el auto judicial "se menciona el nombre de los autores" del acuerdo que permitió la llegada a Venezuela de Cubillas, en un grupo de once etarras enviados en 1989 desde Argelia, tras el fracaso de las conversaciones entre ETA y el gobierno español.

"Mientras que el juez se toma la molestia de referirse reiteradamente y de manera irrespetuosa al presidente de los venezolanos, Hugo Chávez, haciendo señalamientos tan tendenciosos como infundados acerca del Gobierno bolivariano", señaló.

También afirmó que los "cuestionamientos" del juez son producto de la "farsa" de una computadora supuestamente encautada al fallecido guerrillero Raúl Reyes -muerto en un ataque colombiano a un campamento de las FARC en Ecuador- y de la que ya surgieron hace dos años presuntas acusaciones contra Chávez.

La nota de Cancillería de hoy subraya que el canciller venezolano, Nicolás Maduro, se comunicó con su colega español, Miguel Ángel Moratinos, para recordarle el "acuerdo de 1989 producto del cual el ciudadano en cuestión reside en Venezuela a petición del Estado español".

Maduro expresó a Moratinos su "repudio a los señalamientos infames" del juez y le "reiteró el profundo apego a los valores democráticos y humanistas que caracteriza al Gobierno bolivariano de Venezuela", añade.

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, informó hoy que pidió explicaciones a Venezuela después de el juez Velasco asegurara la existencia de indicios de "cooperación" entre el Gobierno de Chávez y la alianza entre ETA y las FARC.

En Madrid, el embajador de Venezuela en España, Isaías Rodríguez, confirmó a Efe que Maduro y Moratinos trataron hoy este tema en una conversación telefónica.

Según Rodríguez, "no hay por parte de ninguno de los dos cancilleres la intención de que este hecho produzca ningún efecto negativo en las relaciones bilaterales", y Venezuela "no tiene ninguna sintonía con actos o expresiones de terrorismo ni colabora ni coopera con ellos".

Por su parte, el presidente colombiano, Álvaro Uribe, abogó desde Uruguay por la "prudencia" y por actuar a través de los "canales diplomáticos" ante el señalamiento del juez español.

Uribe coincidió con Chávez en la toma de posesión de José "Pepe" Mujica como nuevo gobernante de Uruguay.

Caracas y Bogotá intentan recomponer sus maltrechas relaciones diplomáticas y comerciales, afectadas por una nueva crisis derivada del acuerdo militar colombo-estadounidense que permite a militares de Estados Unidos utilizar al menos siete bases en Colombia.

Washington y Bogotá supeditan el convenio a la lucha conjunta contra las drogas y el terrorismo, pero Chávez lo entiende como una "amenaza" para la "revolución" que lidera desde hace once años.

Las relaciones entre Venezuela y Colombia viven periódicamente episodios de tensión debido a las guerrillas colombianas, el narcotráfico y el hampa común en la activa frontera terrestre de 2.219 kilómetros que comparten.

Esas fricciones aumentaron durante el Gobierno de Chávez, acusado por la oposición venezolana y por sectores colombianos de apoyar a los insurgentes de ese país, lo que él ha negado reiteradamente.

En ese sentido, el secretario general del partido opositor venezolano Primero Justicia (PJ), Tomás Guanipa, consideró hoy que sería "deplorable" y "sumamente grave" una supuesta "cooperación" de Venezuela con FARC y ETA.

"Esperamos que esas acusaciones no sean ciertas", dijo Guanipa a Efe, pero "para nadie es un secreto que en estos años de Gobierno de Chávez las FARC han hecho en Venezuela lo que les ha dado la gana".

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook