domingo, 25 junio 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Luis Lasala: "Si a un buen profesional de fuera la Administración le exige catalán, no vendrá a Baleares"

El médico afirma que "los pocos fundamentalistas de la lengua hacen mucho ruido"

LVL
miércoles, 27 de mayo de 2009, 19:17

Mahón (Menorca).- “Si un médico que habla en catalán ve que su paciente no entiende lo que le dice, lo normal es que cambie de lengua. El principal problema es el ínfimo tanto por ciento de integristas o fundamentalistas que hay por ahí y que hacen ruido”. Luis Lasala nació en Zaragoza, pero desde hace 17 años vive en Mahón. Tiene dos hijos de 13 y 17 años y ejerce la medicina privada.

- ¿Cómo es la convivencia entre el castellano y el catalán o mallorquín en la isla de Menorca? ¿Cómo lo vive la gente en la calle?

- La situación es diferente según el ambiente en el que te muevas. Yo soy médico y  trabajo en el sector privado. Provengo de Zaragoza y como la mayor parte de profesionales que hemos venido de fuera, tendemos a utilizar más el castellano. También en la calle es más habitual este idioma. Ambas lenguas conviven con normalidad y, personalmente, entiendo perfectamente el catalán, aunque todavía no me he lanzado a hablarlo. No tengo ningún problema si una persona me habla en este idioma.

- ¿Se ha sentido coaccionado para emplear una determinada lengua?

- Nunca. Siempre he trabajado en el sector privado por lo que no he sufrido ni la presión ni la influencia que pueden ejercer los políticos en la Administración. Estoy dado de alta como autónomo y, actualmente, tengo un contrato de servicios con un geriátrico gestionado por la Administración, pero como no se trata de un contrato laboral como tal, para mí no existe ningún tipo de presión.

- ¿Conoce la situación de los médicos que trabajan en el sector público?

- Sé que se ha aprobado una ley que dice que, de ahora en adelante, los médicos tendrán que poseer el título de catalán para poder ejercer. Lo cierto es que para la Administración no es fácil conseguir buenos profesionales. Si cuando los tienen, les aprietan las tuercas, corren el peligro de perderlos.

- ¿Piensa que puede llegar a darse la situación de que profesionales sanitarios tengan que abandonar las Islas a causa de la presión lingüística?

- Yo no me quiero ir de aquí por lo que, si mi vida dependiera de ello, me pondría a estudiar y me sacaría el título. Sin embargo, la Administración tiene muchos problemas para recrutar médicos de fuera. Si desea contratar a un buen especialista, pero antes de venir le ponen pegas, lo lógico es que el médico no venga.

- ¿Cree que si la Administración ejerciera más presión podría parecer que le interesa más que sus médicos hablen catalán a que sean buenos profesionales?

- Exactamente. Estoy seguro de que a los responsables sanitarios les preocupa tener buenos profesionales. Pero no todos los políticos son iguales. En todos los ámbitos existe un pequeño número de 'integristas' o 'fundamentalistas del lenguaje', que intentan por todos los medios dar publicidad a sus postulados. De todos modos, cualquier persona de la Administración que trabaje en el departamento de Sanidad debe tener como prioridad la obtención de buenos profesionales. La lengua en la que éstos hablen es un tema secundario.

- Usted no habla catalán, ¿cómo reaccionan los pacientes cuando emplea el castellano?

- La situación es la siguiente: un señor entra en la consulta y comienza a expresarse en catalán. Yo evidentemente lo entiendo, pero como no hablo el idioma le contesto en castellano. En un 99% de los casos, y sin que yo le diga nada, la persona pasa automáticamente a hablar castellano. De hecho, un altísimo porcentaje de los pacientes se dirige a los médicos en catalán, pero al ver que les respondo en castellano cambian de idioma. Jamás he encontrado a nadie que me haya exigido que le hablara en catalán. En el 1% restante de los casos, como el paciente ve que le comprendo desarrolla toda la conversación en catalán.

- De acuerdo a su experiencia, la población combina ambos idiomas con normalidad.

- Sinceramente estamos en la calle y somos gente normal. Si un médico que habla en catalán ve que su paciente lo está pasando mal porque no entiende, supongo que cambiaría de lengua. El principal problema, es el ínfimo tanto por ciento de integristas o fundamentalistas que hay por ahí. La calle está llena de gente corriente que intenta hacer la vida de los demás lo más normal posible.

- ¿Se sintió rápidamente integrado en la sociedad menorquina?

- Por supuesto. Menorca me ha acogido fantásticamente bien y estoy contento con la sociedad balear. Nunca he tenido ningún problema, pero soy consciente de que hay un pequeño porcentaje de gente que hace mucho ruido. Afortunadamente no son muchos. La gente de la calle se preocupa por otras cosas. En mi opinión, todo esto está promovido por unas pocas personas muy obsesionadas. Esta gente es poco numerosa pero hace un ruido desproporcionado. Quizás en otras Comunidades Autónomas no funcione así, pero yo aseguro que en Menorca, integristas del lenguaje he encontrado muy pocas veces.

- ¿Cree que podrían llegar a perjudicar la imagen de Baleares?

- Sí. Este tipo de cosas pueden promover una imagen negativa donde no la hay, lo que sería perjudicial para la sociedad balear. Si se publicita que en Baleares un médico tiene que tener el título de catalán para poder trabajar, quizás haya buenos médicos de la Península que se decidan a no venir. Debido a esto, tanto la Sanidad como los pacientes de Baleares acabarían sufriendo. Tenemos que ponernos en la piel de un chico que acaba de terminar la especialidad, que está buscando un trabajo y que tiene delante tres o cuatro posibilidades de empleo. Si piensa que en una de ellas le van a exigir el catalán y él no lo habla, lógicamente no optará por ella.

- ¿Piensa que, en ocasiones, la imagen que trasmiten los medios no se ajusta a la realidad?

- Un médico de la Península puede venir a Baleares y no encontrarse con ningún problema, pero la información que él recibe previamente es la que habla de la ley aprobada por el Parlamento de las islas exigiendo el nivel B2 de catalán para poder ejercer. Muchos profesionales se pueden quedar con eso cuando la realidad de la calle es otra. Yo soy consciente de que aquí en Menorca la mayor parte de las conversaciones sanitarias se hacen en castellano. Estamos hablando de que la salud es algo importante. Cuando una persona está angustiada y va al médico ambos se ven en la necesidad de entenderse lo mejor posible para poder solucionar el problema. Sin embargo, al profesional que está sentado en Navarra mirando a ver dónde va a ir a trabajar, la información que recibe le puede condicionar. Quizás acabe escogiendo Canarias o Andalucía antes que Valencia o Baleares, con lo que es la sociedad de Baleares la que pierde.

> En la imagen: Luis Lasala, médico de Mahón (Menorca).

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
Página 1 de 2
Encontrados 14 comentarios
1 2 
Dice ser A Free
viernes, 05 de febrero de 2010, 01:06
Vall d´Arà LLiuRe
Freedom for Valle de Arán
No Catalonian Occupation AnyMore!!!!

Dice ser Luigi Rizzo
sábado, 16 de enero de 2010, 19:43

Durante la Transición se dieron por buenas algunas afirmaciones animadas por la mala fe y la mentira.

Una de las más asombrosas ha sido el cacareado derecho de los enfermos a que el médico les atienda en su presunta lengua vernácula. Cuando todos ellos, sin excepción, hablan un español purísimo, un español como de Valladolid. Creo que ese derecho se pedía por joder, más que nada.

Yo, desde esta bonita lancha torpedera, reclamo mi derecho a que ningún médico me recete pastillas de laboratorios radicados en Barcelona. Y que se corra la voz.

Los medicos españoles deberían meditar sobre el hecho de que no pueden trabajar en Cataluña si no hablan catalán. Pues que no receten, tampoco, medicinas de empresas multinacionales o sin multinacionalizar radicadas en Cataluña. Lo uno por lo otro, y a ver quien aguanta más.


Dice ser Joan
domingo, 08 de noviembre de 2009, 12:57
¿con que derecho os creeis a negarnos a los ciudadanos de habla catalana, a que podamos usar nuestra lengua en nuestra propia casa?; los nacionalistas excluyentes sois vosotros, los nacionalistas españoles, al no querer entender algo tan básico como es eso. ¿os habeis parado a pensar por un momento, el motivo por el cual a la madre de Carles (unas opiniones más abajo), le cuesta expresarse correctamente en castellano?, pues sencillamente porque su lengua materna es la catalana, y no la castellana; los que teneis como lengua materna la lengua castellana, teneis todo el derecho a usarla cuando y como querais, pero en cambio los que tenemos como lengua materna la catalana, nos vemos en la situacion de tener que pedir permiso para poder usarla, y encima se nos ataca por intentar tener ese derecho tan básico.

Dice ser Joan
domingo, 08 de noviembre de 2009, 12:47
Si a un buen profesional de fuera, la Administración le exige castellano, no vendrá a Baleares, ni a ningun otro rincon de España.

Dice ser Free
domingo, 08 de noviembre de 2009, 05:31
The Spanish State is unworthy. It was created with the occupation of several nations.


Freedom for all colonized peoples in the Iberian Peninsula.

Death to the Spanish colonial regime.

Death to all criminals who support racist colonial rule.

Catalonia, Basque Country and Galicia free.


Dice ser selor
lunes, 07 de septiembre de 2009, 17:17
y digo yo, ese medico ddeberia entender a sus pacientes por que se da el caso que en mallorca hay mucho aleman entonces por que a los alemanes les hacen hablar castellano y no catalan.....

Dice ser Carles
miércoles, 26 de agosto de 2009, 18:13
Soy de Sant Antoni en Eivissa. Mi madre tiene 73 años y habla fatal el castellano. Habla mejor en catalán o ibicenco o como le querais llamar. Tiene ella derecho a poderse explicar en la consulta del médico en su idioma materno, el que domina, o tiene que verlas y desearlas para explicarse en castellano para que el señor doctor la entienda???

Dice ser Andrés
jueves, 11 de junio de 2009, 11:32
Si voy al médico lo que quiero es que me cure. Esto es lo único que me preocupa. Lo demás (si es amable, simpático, guapo, va bien vestido y habla mi lengua) me resulta accesorio. Es evidente que todo ayuda, pero.... ¿vamos a permitirnos renunciar a buenos médicos que no hablan determinada lengua a cambio de otros que no sabemos si son buenos o no pero que sí la hablan? ¿Estamos hablando de médicos que solo hablan rumano? ¿O estamos hablando de pacientes cuya lengua es el catalán pero que entienden per-fec-ta-men-te el castellano? De verdad, cuanta gilipollez en la clase política dedicada cada vez más al show, al escaparate y a chorradas de gran calibre en lugar de ocuparse por hacernos la vida más fácil.

Dice ser Belén (Valencia)
jueves, 11 de junio de 2009, 08:25
Olé y olé. Siempre es igual. El problema de la lengua siempre es un problema más institucional que de la calle y las personas. El problema es que cuando se ponen tan pesados, los políticos acaban consiguiendo que efectivamente, perjudique a toda una sociedad. Viva Luis que habla claro, y es un tío normal y de la calle, que solo quiere hacer la vida agradable a los demás.

Dice ser Joaquin (Rokkasho)
miércoles, 03 de junio de 2009, 02:15
Argumentos sencillos explicados con claridad. Si los politicos se expresaran así muchos problemas se resolverian solos. Que cada uno hable como quiera; y que la administracion se adapte a lo que hay en la calle y no al reves.
Saludos desde Japón.

Página 1 de 2
Encontrados 14 comentarios
1 2 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook