jueves, 19 enero 2017 |  503 Service Temporarily Unavailable

Service Temporarily Unavailable

The server is temporarily unable to service your request due to maintenance downtime or capacity problems. Please try again later.


Apache/2.2.16 (Debian) Server at www.lavozlibre.com Port 80
LA VOZ LIBRE

Un mendigo de Pakistán consigue dinero asustando a los transeúntes

Tiene la cara deformada por chichones

LVL/Agencias
martes, 19 de mayo de 2009, 15:29
Un mendigo de Pakistán consigue dinero asustando a los transeúntes

El Hombre Elefante de Pakistán
Gana dinero asustando a los peatones Un mendigo de Pakistán consigue dinero asustando a los transeúntes

Pakistán.- El director de cine David Lynch mostró en la película 'El Hombre Elefante' (1980) la historia real de Joseph Merrick, quien en el siglo XIX era exhibido en las ferias como un monstruo debido a sus malformaciones óseas. Murió con 26 años.

En Pakistán se ha conocido un caso similar de esta extraña enfermedad incurable. El afectado también padece este mal hereditario denominado neurofibromatosis, del que se manifiesta igualmente la elefantiasis.

Todo su rostro está deformado con chichones. Se trata de una persona que vive en las calles de Narowal, a unos 100 kilómetros de la ciudad pakistaní de Lahore. Su método diario para ganarse la vida es asustar a los transeúntes, de los que obtiene dinero. Se presenta como un monstruo que provoca entre lástima y terror. Él se siente satisfecho porque –paradojas del sufrimiento- al menos se diferencia de los otros centenares de mendigos, que sólo generan pasividad.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 
503 Service Temporarily Unavailable

Service Temporarily Unavailable

The server is temporarily unable to service your request due to maintenance downtime or capacity problems. Please try again later.


Apache/2.2.16 (Debian) Server at www.lavozlibre.com Port 80

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook