viernes, 23 junio 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

BOLIVARIANOS 2009-ANECDOTARIO

Concluye una semana de deporte, (in)competencias y sinsabores en los Bolivarianos

Efe
viernes, 20 de noviembre de 2009, 20:39
Concluye una semana de deporte, (in)competencias y sinsabores en los Bolivarianos


Concluye una semana de deporte, (in)competencias y sinsabores en los Bolivarianos Concluye una semana de deporte, (in)competencias y sinsabores en los Bolivarianos

Sucre (Bolivia).- La XVI edición de los Juegos Bolivarianos de Sucre llegaron hoy a su ecuador tras siete días llenos de deporte, sinsabores y hasta una suerte de 'incompetencias' organizativas que afectaron a deportistas, árbitros, directivos y periodistas.

El hecho de que los escenarios deportivos no estuvieran concluidos al inicio del evento era una verdad ya conocida y esperada por los atletas, que se resignaron a entrenar rodeados de operarios y actuar en canchas todavía llenas de yeso y polvo.

Pero lo que no esperaban, ni las delegaciones ni los periodistas, era la desorganización de la organizadores, algo que puede parecer paradójico pero que ha predominado en la primera semana bolivariana.

Además de escenarios que no cumplen sus expectativas (es común oír quejas sobre las instalaciones), los deportistas confrontan problemas que afectan la competición misma o su rendimiento.

El más sorprendente es el de la suspensión temporal de las pruebas por la aparición de perros en canchas. Los aficionados aprovechan la gratuidad de todos los eventos para ir en familia, incluida la mascota que, algunas veces, entra sin control en el terreno para empaparse de la fiebre deportiva de Sucre.

También se vieron problemas técnicos. En lucha grecorromana, un combate se suspendió quince minutos debido a que los voluntarios encargados de grabar cada pelea en el vídeo no pulsaron el botón adecuado y no se pudo ver la repetición de la jugada.

El problema se agravó porque el responsable de la cámara, que se percató de no haber hecho su trabajo, desapareció después del coliseo, cuando comenzaron a buscarlo los jueces y luchadores.

La unión de unas obras inacabadas y la realización de disciplinas causó varios problemas. Cuando los chubascos se presentaron en Sucre, las goteras hicieron acto de presencia. Y si bien en la piscina no se notó, en los polideportivos los chicos encargados del mantenimiento tuvieron que trabajar duro para secar las pistas.

El mismo trabajo que tendrían que haber hecho los eléctricos del gimnasio, que en la primera jornada de finales no hicieron su tarea y dejaron el escenario casi a oscuras, siendo objeto de quejas de los atletas y que pidieron adelantar sus torneos para contar con luz del sol.

Si bien estos desperfectos raramente causaron daños mayores, la desorganización pudo suponer un grave problema en algunos casos.

Por ejemplo, la falta de personal médico hizo que una voluntaria, dedicada a la venta de boletos, tuviera que atender de emergencia al ciclista ecuatoriano Emilio Falla, caído durante un entrenamiento.

Aparte, las disputas políticas entre el Gobierno de Evo Morales y las autoridades de Sucre no se aplacaron en esta semana pese a la presencia de los deportistas invitados, y la tensión fue manifiesta en los escenarios con ejemplos extremos y anecdóticos.

Lo primero fue que los asistentes a la inauguración hace una semana no dejaron a Morales hacer un discurso por la sonara pitada con la que le recibieron, y después la sustitución de la alcaldesa opositora Aydeé Nava por un munícipe oficialista, que fue ordenada por concejales que la acusan de un presunto delito del 2004.

Pese a su destitución de alcaldesa, Nava sigue como máxima jefa de la organización de los Juegos Bolivarianos.

La prensa local sorprendió hoy con versiones aún no confirmadas sobre una presunta salida del cargo del viceministro de Deportes, Víctor Barrientos, debido a los reclamos que provocó en Sucre el traslado a otra ciudad del equipo de gimnasia usado hasta el jueves.

Pero los problemas también alcanzaron al interior de la Organización Bolivariana de Deportes (ODEBO), que aglutina a los dirigentes olímpicos de Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela, que interrumpieron su congreso en Sucre y lo aplazaron para celebrarlo en febrero del 2010 en tierras colombianas.

Por la cancelación de esa reunión, cuando extinga el fuego bolivariano en Sucre el próximo día 26 ningún país recibirá el testigo para los XVII Juegos, algo que no había ocurrido antes.

En el fondo están razones políticas porque es una pelea entre Ecuador, Panamá y Venezuela para ser elegidas como sede de 2013, pero también deportivas porque muchos dirigentes se han empeñado en reformar unos Juegos que se han devaluado con el paso de los años.

Los periodistas también sufrieron la desorganización. Sin calendarios definidos y cambios de última hora, la prensa nunca tiene por seguro ningún evento, sin contar que muchos colgaron sus credenciales en sus cuellos con varios días de retraso.

Además, el número de subsedes (Santa Cruz, Cochabamba y Tarija en Bolivia; Lima en Perú; Quito, Guayaquil y Salinas en Ecuador) hace que la búsqueda de información para los reporteros en Sucre sea un calvario, si dependen del servicio de prensa de la organización.

Los responsables de este servicio han comentado hoy que tratan de mejorarlo para evitar que los resultados de las disciplinas no sean difundidos en la madrugada del día siguiente como vino ocurriendo hasta el momento.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook