martes, 23 mayo 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

CUBA-CINE

La Habana atrae al cineasta español José Luis Garci para rodar una película

Efe
jueves, 19 de noviembre de 2009, 16:18
La Habana atrae al cineasta español José Luis Garci para rodar una película


La Habana atrae al cineasta español José Luis Garci para rodar una película La Habana atrae al cineasta español José Luis Garci para rodar una película

La Habana.- El cineasta español José Luis Garci presenta esta semana un ciclo de sus películas en La Habana, donde ha encontrado el ambiente para rodar una película y la motivación para escribir un nuevo libro.

"Me gustaría rodar aquí una película de tema colonial. Sería una historia de finales del siglo XIX, muy atractiva, llena de vigor y de vida, con este ambiente del trópico, la caña de azúcar, el puerto de La Habana, los almacenes y personajes de esa burguesía que comenzaba a despertarse", declaró Garci a Efe.

El realizador, premio nacional de cine 1992, primer cineasta español premiado con un Óscar (1982) y ganador de un Goya, asegura que en su paseos por La Habana ha encontrado "una luminosidad especial" y que se ha sentido "como si estuviera en Cádiz, en Sevilla. El idioma, la gente, te hace creer que estás en casa".

Pero recuerda que las películas cuestan mucho dinero y en una época de crisis económica extendida hoy por todo el mundo "es muy complicado montar una producción".

Es su segunda visita a Cuba desde 1994, cuando trajo al festival de cine de La Habana "Canción de Cuna", incluida ahora con "El abuelo" y "El crack" en el ciclo que presenta con el auspicio de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano y la embajada de España.

Reconoce que "Canción de cuna" es, de todos sus filmes, el que más le gusta, porque tiene "una magia especial, habla de las mujeres, de la maternidad, de la ausencia de los seres queridos".

Ese filme ganó cinco premios Goya de la academia española de cine, pero Garci afirma que su preferencia se basa en haberlo realizado "contra la corriente".

"Lo que importa es estar contento con el trabajo que has hecho y ser lo suficientemente sincero para saber que no has podido hacer ninguna obra maestra y que no la vas a hacer ya, pero con que haya trozos de algunas de las películas que puedan servir a alguien de algo, pues hay que darse por satisfecho", añade.

El director confiesa que últimamente está "refugiado" revisando parte de la historia del cine, como las comedias americanas de los años 30 y 40 del siglo pasado, y el cine negro, los westerns y también los melodramas.

"Fue la época de oro del cine, ahora es otra cosa, el audiovisual. Estamos en una transformación muy grande del cine y no se dónde vamos a llegar, porque vivimos un paso mayor que el paso del cine mudo al sonoro, una revolución enorme", señala.

De las películas que ha visto en los últimos tiempos, ha colocado en su preferencia a "Master and Commander", con Russell Crowe, y "Million dollar baby", de Clint Eastwood.

Recuerda filmes cubanos antológicos de los años sesenta como "Memorias del subdesarrollo", de Tomás Gutiérrez Alea, para él una de las mejores que se han hecho en idioma español, y "Lucía", de Humberto Solás, y "Las aventuras de Juan Quin Quin", de Julio García Espinosa.

En este momento trabaja en el proyecto "Los últimos de Filipinas", un guión que ha escrito a cuatro manos con el escritor Juan Manuel de Prada.

Sin embargo, adelanta que no tiene previsto filmarlo "de inmediato, podría ser dentro un año", porque será una película bastante costosa de presupuesto, que planea rodar en Málaga o en La Palma.

Dice que la estancia en La Habana le ha estimulado a "escribir un cuaderno" para el que dice que ha ido tomando notas de viaje de la ciudad, que le parece "una joya", porque "tiene una arquitectura deslumbrante, y es la más bonita de los pasados años treinta en toda América".

Además, cita el intercambio que tuvo con estudiantes de la Escuela de cine de San Antonio de los Baños, a los que habló de sus experiencias como guionista y director, y de las nuevas tecnologías, que cree están cambiando "el concepto y el modo" de consumir el cine.

"Me hubiera gustado haberme metido en la máquina del tiempo, haber retrocedido y ser un chaval, estar rodeado por chicos y chicas con la misma pasión por el cine y ser un estudiante como ellos", confesó.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook