lunes, 29 mayo 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

NICARAGUA-ESTAFA

Miles de nicaragüenses perdieron sus ahorros en busca de un sueño

Efe
miércoles, 18 de noviembre de 2009, 13:45
Miles de nicaragüenses perdieron sus ahorros en busca de un sueño


Miles de nicaragüenses perdieron sus ahorros en busca de un sueño Miles de nicaragüenses perdieron sus ahorros en busca de un sueño

Managua.- El sueño de ser socio de una línea aérea o una empresa comercializadora de tequila, o llegar a ser piloto, azafata o actor de cine, o bien adquirir un automóvil a pírricos precios son el denominador común de estafas piramidales que han dejado miles de perjudicados en Nicaragua.

Esa ilusión, ofrecida por tres empresas en los últimos cuatro años, ha perjudicado a unos 4.300 nicaragüenses, que combinados han perdido un total de 4,1 millones de dólares de sus ahorros, según cifras preliminares de la Unidad Anticorrupción y Crimen Organizado del Ministerio Público, al que tuvo acceso Efe.

"Perdí los ahorros de toda mi vida", relató a Efe Yoselyn Rueda, de 22 años y quien soñaba con tener su automóvil propio para no tener que alquilar cuando su marido, que reside en Estados Unidos, visitara Nicaragua.

Al igual que Yoselyn, los padres de Elí Ayala tuvieron que vender una propiedad para comprar un vehículo que nunca llegó.

Ellos dos son víctimas de la última estafa piramidal registrada en Nicaragua, actualmente en juicio, en donde la empresa Marca Móvil S.A., que dirigía el mexicano Jorge Tirado Chávez, supuestamente perjudicó a unos 1.800 nicaragüenses que perdieron 1,36 millones de dólares a cambio de automóviles y motocicletas que nunca llegaron.

El fiscal especial Alejandro López, de la Unidad Anticorrupción y Crimen Organizado del Ministerio Público, dijo a Efe que Marca Móvil, legalmente registrada, ofrecía automóviles a precios de 2.000 dólares, cuando su valor real en el mercado es 10.000 dólares.

También ofrecían motocicletas a 200 dólares y 300 dólares, cuando su precio real supera los 1.000 dólares.

El gancho que hacían creer a los que confiaron su dinero es que sólo debían exhibir publicidad en los vehículos, en caravana, por cuatro horas y una vez al mes, por distintas provincias, y con eso pagarían la diferencia, explicó.

La primera estafa de este tipo fue detectada en Nicaragua a fines de 2005, en la empresa Agave Azul, dirigida por el también mexicano Óscar Arturo del Valle y el nicaragüense Félix Alejandro Bolaños.

Esa empresa se encargaba supuestamente de distribuir tequila en países asiáticos y ofrecía a los nicaragüenses un 25 por ciento de interés mensual por cada 100 dólares que invirtieran en ese negocio.

También le ofrecían hasta un 50 por ciento de intereses mensuales si captaban un nuevo socio para la empresa.

Agave Azul logró estafar a 2.444 nicaragüenses que perdieron un total de 2,74 millones de dólares, según la acusación presentada por el Ministerio Público.

El otro caso de estafa piramidal fue ejecutado por el peruano Juan Orestes Ramírez Lazo, quien ofrecía a los nicaragüenses ser socios de la inexistente aerolínea privada, Aeronaves de Nicaragua S.A. (Aeronic), a razón de 150 dólares la acción.

Ese peruano fundó primero un organismo no gubernamental (ONG) con el fin, según sus estatutos, de ayudar a portadores del VIH, madres solteras y desamparados.

También creó la Universidad Particular en Ciencias del Mercado (UCM), sin autorización del Consejo Nacional de Universidades (CNU), que utilizó para organizar su acción fraudulenta, apuntó el fiscal.

Ramírez Lazo ofreció desde esa universidad, a través de anuncios publicitarios, clases para ser pilotos, azafatas y actores de cine, cursos que ningún centro de estudio ofrece en este país, uno de los más pobres de América Latina.

Sus víctimas, mayoritariamente, fueron jóvenes que pagaron 150 dólares al mes por aprender a volar aeronaves, o acciones, por ese mismo precio, para ser socios de la línea aérea privada que estaría en formación.

El peruano "les decía a los jóvenes que si querían estudiar gratis los cursos para ser pilotos, tenían que comprar, como mínimo, 10 acciones por un total de 1.500 dólares y cayeron en la trampa", indicó el funcionario.

Aeronic estafó a 35 nicaragüenses -aunque la Fiscalía estima que el número supera el centenar- por un monto de 8.206 dólares.

El modo de operar, según el fiscal, ha sido el mismo: comienzan honrando sus promociones para captar más clientes y una vez logrado su objetivo huyen con todo el dinero, sin dejar ningún rastro.

Han logrado capturar a sólo dos responsables de ejecutar esas estafas piramidales, un nicaragüense y un peruano, el primero está libre por buen comportamiento. Los demás siguen prófugos.

Las autoridades han hallado vacías las cuentas bancarias de esas empresas, y el único rastro que han encontrado son las solicitudes de miles de nicaragüenses que apostaron todos sus ahorros por un sueño, que nunca llega.

Luis Felipe Palacios

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook