viernes, 26 mayo 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

FAO-CUMBRE

El fracaso planea de nuevo sobre la cumbre de la FAO para reducir el hambre

Efe
martes, 17 de noviembre de 2009, 19:22
El fracaso planea de nuevo sobre la cumbre de la FAO para reducir el hambre


El fracaso planea de nuevo sobre la cumbre de la FAO para reducir el hambre El fracaso planea de nuevo sobre la cumbre de la FAO para reducir el hambre

Roma.- La sombra del fracaso planea de nuevo sobre la cumbre de seguridad alimentaria promovida por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para tratar de movilizar recursos en la lucha contra el hambre en el mundo, que afecta ya a más de 1.000 millones de personas.

Con la ausencia de los líderes del G-8, a excepción de su anfitrión Silvio Berlusconi, los trabajos prosiguieron hoy con las intervenciones de los jefes de las delegaciones internacionales en el plenario, entre las que predominaron las de gobernantes de países africanos y latinoamericanos.

En declaraciones a Efe, el portavoz del Movimiento Campesino de Santiago del Estero (MOCASE), Angel Strappazzon, que participó en el Foro Alternativo celebrado en Roma con ocasión de la cumbre, tachó la ausencia de los líderes de las mayores economías del mundo de "falta de seriedad y de responsabilidad".

Asimismo, Strapazzon aseguró que dicha ausencia demuestra además que los gobernantes de esos países están "más preocupados en resolver problemas financieros y de ganancias que los problemas de la humanidad".

En su declaración final, aprobada ayer, la cumbre se limitó a enumerar buenos propósitos, repetidos ya en anteriores ocasiones, como el de reducir a la mitad el número de hambrientos para 2015 y un cambio de la tendencia a la baja de las inversiones destinadas a la agricultura, sin anunciar las ayudas económicas para esa causa.

A este respecto, el portavoz de Oxfam Internacional, el español José Antonio Hernández, mostró, en declaraciones a Efe, su decepción por "un documento que declara que existe un estrategia en la lucha contra el hambre, pero no contiene ni propuestas concretas, ni presupuestos, ni metas nacionales, ni programas".

En contraposición con esas críticas, surgieron voces a favor de la cumbre de Roma como la del ministro de Agricultura de Paraguay, Enzo Cardozo, que destacó la oportunidad que significa el tener un foro como el de la FAO para hablar sobre seguridad alimentaria.

"La necesidad está vista. Ahora tendríamos que buscar la forma de solucionar y enfrentar la situación, y eso sólo se puede hacer con una posición y decisión política, junto a una ayuda económica que pueda posibilitar el acceso a la mayor cantidad de alimentos en el mundo", dijo Cardozo a EFE.

Sobre las ausencias de los líderes del G-8, Cardozo señaló los "compromisos previos" contraídos por éstos y concluyó: "son situaciones que se presentan".

Preguntado sobre la respuesta masiva recibida por parte de los países latinoamericanos a la llamada de la FAO, el titular de Agricultura paraguayo lo atribuyó a que éstos "son más sensibles a las necesidades" y a que existe una gran "responsabilidad social", así como a que "sufren más las consecuencias del cambio climático".

Otro defensor de la cumbre fue el ministro de Agricultura italiano, Luca Zaia, que aseguró que pese a haber registrado "ausencias ilustres", este encuentro ha contado con "una gran participación" y ha servido "para sensibilizar a la opinión pública sobre el tema del hambre".

Por otro lado, durante las intervenciones de las delegaciones que tomaron parte hoy en el plenario destacó la declaración de países como Zimbabue y Cuba, que pidieron que las naciones ricas no utilicen como "arma política" las ayudas al desarrollo agrícola destinadas a los países subdesarrollados.

El ministro de Agricultura cubano, Ulises Rosales del Toro, calificó de "política y éticamente inaceptable" el uso de los alimentos como instrumento de presión, como el que ejerce, según dijo, el embargo comercial de Estados Unidos a su país.

Por su parte, el presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, expresó su deseo de que el acuerdo alcanzado en la cumbre del G-8 en L'Aquila (Italia) de destinar 20.000 millones de dólares a la lucha contra el hambre "no sea politizado y los fondos se destinen a asistir a los países en vías de desarrollo para sus estrategias agrícolas".

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook