miércoles, 24 mayo 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

AUSTRALIA-NIÑOS

Australia pide perdón a medio millón de niños víctimas de abusos en orfanatos

Efe
lunes, 16 de noviembre de 2009, 09:21
Australia pide perdón a medio millón de niños víctimas de abusos en orfanatos


Australia pide perdón a medio millón de niños víctimas de abusos en orfanatos Australia pide perdón a medio millón de niños víctimas de abusos en orfanatos

Sídney (Australia).- El primer ministro de Australia, Kevin Rudd, pidió hoy disculpas en nombre del Estado a cerca de medio millón de niños que padecieron abusos y explotación laboral en los orfanatos públicos entre las décadas de 1920 y 1970, adonde fueron enviados a la fuerza o engañados.

Parte de estos "australianos olvidados" en los orfelinatos provenían del Reino Unido y de Irlanda y las autoridades les creían huérfanos, los separaron a la fuerza de sus familias o bien les convencieron de la conveniencia de ir Australia con promesas de una vida mejor.

"Miramos hacia atrás avergonzados de que pasaran frío, hambre y soledad, y sin tener a nadie a quien pedir ayuda", indicó el laborista Rudd en una intervención ante el Parlamento australiano y que fue retransmitida en directo por la televisión nacional.

"Sufrieron abusos físicos, humillaciones crueles, violaciones sexuales. Nos avergonzamos de haber permitido que los que tenían poder abusaran de los que no lo tenían", lamentó Rudd, quien aseguró que esa disculpa servirá para que estos "horrores" no se repitan nunca.

Algo más de 900 de personas, víctimas y familiares de los damnificados, viajaron de todas las partes de Australia para estar presentes en la sesión parlamentaria en Canberra.

"Os pido perdón por la tragedia absoluta que sufristeis al perder vuestra infancia", manifestó el jefe del Gobierno.

"Reconocemos que las leyes de nuestra nación os abandonaron y por eso os pedimos perdón", añadió Rudd entre las aclamaciones emocionadas de los presentes.

El Parlamento aprobó después con los votos del Partido Laborista y del opositor Partido Liberal, los dos principales del país, una legislación al respecto que ofrece "cuidados especiales" para las víctimas cuando se retiren y que no contempla compensaciones económicas.

Muchos menores embarcaron desde Reino Unido en la creencia de que sus padres habían fallecido, lo que no siempre resultó cierto.

La nueva ley prevé la creación de una base de datos nacional para que las víctimas puedan encontrar y restablecer las relaciones con sus familias en la antigua metrópoli, así como financiación de grupos de defensa del derecho de los niños y de atención de víctimas de abuso.

Rudd se comprometió a romper el ciclo de sufrimiento y ofrecer la protección adecuada a los 30.000 menores que están bajo la tutela del Estado australiano en la actualidad.

"Nos unimos hoy para tratar un feo capítulo de las historia de nuestra nación, nos unimos para deciros, a los australianos olvidados y a los niños que fuisteis enviados a nuestras costas sin consentimiento, que lo sentimos", leyó el primer ministro.

Rayleene O'Hehir, quien junto a sus dos hermanas fue internada en un orfelinato de Sídney hace algo más de medio siglo, dijo a los medios australianos que había sentido sobre todo alivio, "porque ahora todo el mundo sabe lo que realmente sucedió".

En febrero del año pasado, Rudd ofreció otra emocionada disculpa en nombre del Gobierno por los abusos cometidos contra los aborígenes que fueron separados a la fuerza de sus familias entre 1910 y 1970, un trozo de la historia australiana negado por las administraciones anteriores.

Está previsto que el primer ministro británico, Gordon Brown, también pida perdón oficialmente a los miles de niños que fueron enviados a sus antiguas colonias de Australia, Canadá y Nueva Zelanda durante el siglo pasado para acabar en orfanatos o como mano de obra infantil.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook