domingo, 25 junio 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

ENERGÍA-AIE

La demanda de energía crecerá un 40 por ciento en 2030 y Copenhague debe reaccionar

Efe
martes, 10 de noviembre de 2009, 12:16
La demanda de energía crecerá un 40 por ciento en 2030 y Copenhague debe reaccionar


La demanda de energía crecerá un 40 por ciento en 2030 y Copenhague debe reaccionar La demanda de energía crecerá un 40 por ciento en 2030 y Copenhague debe reaccionar

París.- La demanda global de energía, que ha caído en 2009 debido a la crisis económica, aumentará un 40 por ciento para 2030 y la cumbre de Copenhague del mes próximo será un "momento crucial" para diseñar un futuro energéticamente sostenible, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

Según el informe anual de la AIE presentado hoy, para esa fecha, el barril de petróleo llegará a 115 dólares, tras haber alcanzado los 100 dólares en el horizonte de 2020, descontando los efectos de la inflación.

Eso supone que el precio del barril será un 40% más caro que en 2009, año en el que el declive de la actividad económica provocará que el crudo se estabilice en torno a los 60 dólares por barril, frente a los 97 dólares de media que alcanzó el año pasado, indicó la AIE.

El ritmo de crecimiento de la demanda mundial de petróleo será del 1%, lo que supone pasar de los 85 millones de barriles diarios consumidos en 2008 a los 105 que la AIE estima que se demandarán en 2030.

Los combustibles fósiles acapararán tres cuartos de la futura demanda energética y los países no miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se apuntarán el 90% de dicha demanda.

Dentro de los países en vías de desarrollo, China e India seguirán a la cabeza del incremento en necesidades energéticas, con una demanda futura que alcanzará el 50% de ese grupo de Estados listados fuera de la OCDE.

China, en particular, superará a Estados Unidos, mayor consumidor energético del mundo, y se convertirá en el país con mayor demanda de petróleo y gas importado en 2025, proyecta la AIE.

Otro de los desafíos que señala la AIE es la "pobreza energética" pues todavía hay unos 1.300 millones de personas sin electricidad, masa de población que aumentará a 1.500 millones en 2030, "aunque el acceso universal podría lograrse con una inversión de 35.000 millones de euros anuales", indica el informe.

Ante la "precaución" que solicita el informe, la agencia que representa a los países consumidores de energía encuentra también espacio para el "optimismo" y asegura que "contener el cambio climático es posible" pero que requerirá "una profunda transformación del sector de la energía".

Para ello "se necesita un agresivo plan de acción para limitar la concentración a largo plazo de gases de efecto invernadero" que permita mantener el aumento de temperaturas en 2 grados centígrados y no en los 6 grados que se incrementará la temperatura del planeta si se sigue consumiendo energía como hasta ahora, dice la AIE.

Los planes que solicita el director de la agencia, Nobuo Tanaka, pasan por mantener el volumen de carbono en la atmósfera en 450 partículas por millón, lo que la AIE denomina el "Escenario 450".

Éste escenario requiere que el pico energético global se alcance en 2020, para empezar después una caída en el consumo que se sitúe en los 26,4 gigatones en 2030, por debajo de los 28,8 gigatones registrados en 2007.

Los líderes mundiales que se reunirán en la cumbre sobre el clima de Copenhague el próximo mes de diciembre tienen una "oportunidad histórica de evitar los peores efectos del cambio climático", agregó Takana, quien precisó que "la eficiencia energética es el mayor contribuyente" a la reducción de la demanda que anhela la AIE.

Además de acciones multisectoriales, la AIE subraya el importante papel que podrían desempeñan en este sentido las tecnologías "bajas en carbono" y espera que para 2030, el 37 por ciento de la electricidad mundial provenga de las energías renovables, que el 18 por ciento corresponda a la producción nuclear y que el carbono sólo represente el 5%.

Para contribuir a ese escenario ideal, habría que lograr que las ventas de vehículos alternativos (híbridos o eléctricos) se situasen en torno al 60% del total, frente al uno por ciento registrado actualmente.

"El desafío de los negociadores del clima es ponerse de acuerdo sobre los instrumentos que aporten los incentivos adecuados para llevar a cabo las inversiones necesarias y sobre los mecanismos para financiar esas inversiones" en los países en desarrollo".

También deberá limitarse el consumo de gas, que debería rondar un 17% más que actualmente en 2030 y no un 41% más, si se continúa con los mismos usos energéticos, mantiene la AIE.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook