martes, 06 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

"La política lingüística nos dio el 'empujoncito' para irnos a Rumanía"

Carlos Basté, nacido en Barcelona, lleva 13 años peleando por la libertad idiomática

LVL
martes, 02 de junio de 2009, 18:17

Exiliado
Carlos Basté, de Barcelona, reside en Bucarest con su mujer y sus trillizos "La política lingüística nos dio el 'empujoncito' para irnos a Rumanía"

Madrid.- Carlos Basté, catalán de nacimiento, lleva 13 años luchando por defender las libertades, entre ellas la lingüística. Empezó en la ONG 'Ens Movem', donde se manifestaba para exigir la liberación de secuestrados por ETA como José Antonio Ortega Lara y Miguel Ángel Blanco. Posteriormente, recaló en la 'Asociación por la Tolerancia', donde conoció el movimiento existente en defensa del castellano en Cataluña. Actualmente reside en Rumanía por motivos laborales. La problemática lingüística en Cataluña le dio el empujón preciso para tomar una decisión así.

- ¿Cuál ha sido su participación en la Asociación por la Tolerancia?

- Me incorporé en 1997, tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco. En cuanto conocí su defensa de la libertad de elección de lengua en la enseñanza en Cataluña, me entusiasmé y me uní a sus acciones. Mi trabajo y mis obligaciones me dejaban poco tiempo. Sin embargo, durante varios años y siempre en la medida de mis posibilidades, ayudé a organizar algunas de las actividades de la asociación, como los ciclos de cine, las conferencias, y las ceremonias de premios. Independientemente de mi 'militancia', siempre he creído que las acciones individuales son imprescindibles en este escenario de atropello indiscriminado de nuestros derechos como castellanohablantes, por lo que a partir del momento en el que me anunciaron mi cercana paternidad comencé a moverme también por mi cuenta.

- ¿Cuál era la situación política en Cataluña en ese momento?

- Los socialistas ganaron las elecciones y muchos pensaron que algo cambiaría, pero yo me temía que las cosas no mejorarían mucho. Como estamos viendo, al final ha sido así. Poco antes de que nacieran mis trillizos, y sabiendo que Montilla tenía también unas trillizas, me dispuse a escribirle para comentarle la imposibilidad de escolarizar a mis futuros hijos en castellano. Aunque todavía faltaban varios meses para que nacieran, conozco muy bien los ardides del nacionalismo y sé que hay que ponerse a trabajar cuanto antes si realmente quieres que algún día te reconozcan tus derechos y te permitan disfrutarlos. Me contestó, pero su respuesta fue tan protocolaria que me descorazonó. Teóricamente me garantizaba la enseñanza en ambos idiomas, pero no me detallaba cómo lo iban a hacer posible, lo que nos dejaba igual. Ésa es la eterna trampa: el Estatut garantiza el derecho a la enseñanza primaria en castellano pero no dice cómo hacerlo. Lo único que menciona es que no se permite segregar a los alumnos, por lo que sólo queda la opción de tratar a tus hijos como apestados a los que hay que traducirles las cosas en una clase impartida sólo en catalán.

- ¿Presentó alguna reclamación?

- Sí, he presentado varias, dirigidas fundamentalmente tanto al Defensor del Pueblo como al Sindic de Greuges -El Defensor del Pueblo catalán-. El primero me dio alguna esperanza. Reconocía la vulneración que hace la Generalitat de las sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) -en lo referente a la casilla de elección de lengua-, pero no dejaba de reconocer su incapacidad para frenar este desatino. El segundo me respondió de forma muy descorazonadora. De nuevo, me hablaba del respeto de los derechos de los castellanohablantes, pero me daba a entender que no había posibilidad de garantizarlos.

Posteriormente, tras la última sentencia del TSJC acerca de la obligatoriedad de la casilla de elección de lengua en los formularios de matriculación, a principios de junio de 2008, escribí de nuevo al Sindic para conocer las medidas que pensaba tomar para garantizar su cumplimiento. En su respuesta, esta vez, venían a decirme más o menos que 'esperara sentado' el recurso de casación y que, aunque se fallara a mi favor, ya sería demasiado tarde para que pudiera disfrutar de mis derechos. Es una muestra más de cómo se vulneran los derechos de los castellanohablantes en Cataluña. De hecho, volví a escribirles el martes 19 de mayo desde Bucarest reclamando una explicación sobre cómo va a defender los derechos de los castellanohablantes tras la sentencia del Tribunal Supremo que desestimaba el recurso de casación de la Generalitat.

- ¿Cuál es la situación en la calle? ¿Tiene alguna anécdota que contar?

- Sí. En octubre de 2003 ocurrió algo que marcó bastante mi activismo. Iba con unas compañeras de la Asociación por la Tolerancia en el metro, de camino a casa, comentando la película de Elías Querejeta 'Ciudadanos vascos', que acabábamos de ver. Cuando llegamos a mi parada una mujer se nos acercó y nos preguntó si éramos españoles que vivían en Euskadi. Nos quedamos un poco extrañados y le respondimos que no, que éramos catalanes y que vivíamos en Barcelona. Entonces nos contestó que le había parecido eso por la extraña interpretación que hacíamos de la película (deduje entonces que pensaba que hablábamos de la recién estrenada 'La Pelota vasca' de Julio Médem, ya que 'Ciudadanos vascos' era un preestreno). Intuyendo lo que se nos venía encima, le dijimos que éramos catalanes y españoles y nos dispusimos a apearnos del vagón. Nos espetó que no se podía ser catalán y español, que ella sólo era catalana y que sólo unos españoles podían interpretar así la película.

Toda esta parte de la conversación se desarrolló en catalán por ambas partes. Sin embargo, cuando nos dijo esto, nos molestamos y pasamos al español. Le dijimos que estábamos hablando de una película que ella no había visto. La señora nos dijo en catalán que eso daba igual, que no se podía ser catalán y español, y yo le respondí, en español e indignado, que quién era ella para exigirnos que nos decantáramos por uno u otro sentimiento, que yo era catalán porque había nacido en Barcelona, pero también español. Tras mi respuesta, ella sentenció que yo no era catalán. Me pareció una situación rocambolesca que me hizo pensar en que se estaba empezando a cumplir uno de los primeros pasos de todo estado totalitario: anular la condición de ciudadano de pleno derecho de los sentimentalmente discordantes e invitarles a marcharse por no pertenecer al grupo escogido, así que me di cuenta de que debíamos seguir trabajando, y mucho.

- ¿Por qué decidió marcharse a vivir a Rumanía?

- A mi mujer y a mí nos ofrecieron trabajo en Bucarest y nuestros políticos nacionalistas y su política lingüística nos han dado el 'empujoncito' que uno siempre necesita para tomar una decisión de tal magnitud. En el fondo, debemos estarles agradecidos. Cuando regresemos, nuestros hijos hablarán perfectamente español, inglés y rumano, tendrán la mente mucho más abierta que los hijos de muchos que defienden esta desastrosa política, habrán vivido una experiencia enriquecedora y tendrán el camino totalmente abierto para aprender y formarse como personas de provecho donde ellos quieran. Respecto a nosotros, cuando regresemos seguiremos trabajando para garantizarles una buena educación y batiendo el cobre para lograr que nuestros hijos puedan llegar a percibir una enseñanza total y realmente bilingüe, es decir, impartida al 50 por ciento en cada una de las lenguas oficiales de Cataluña.

> Las imágenes muestran a los hijos de Carlos Basté en Rumanía

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
Página 1 de 2
Encontrados 15 comentarios
1 2 
Dice ser pepin
miércoles, 20 de enero de 2010, 15:50
Asi me gusta, un viajecito por el exterior puede que transforme ese nacionalismo enfermizo español es un admirador de la pluralidad cultural y linguistica.

Suerte¡

Dice ser Karelia
viernes, 05 de junio de 2009, 10:05
Para Carloto: ¡qué descubrimiento lo de copiar y pegar el comentario en varias noticias! Por cierto, es un comentario está lleno de tópicos. ¿Quién quiere acabar con el catalán? Lo que se reclama es el derecho a elegir la lengua de escolarización de nuestros hijos (el castellano / español es la lengua materna de una gran parte de la población catalana y es, también en Cataluña, lengua oficial). Y que la Administración cumpla con la ley (leyes autonómicas que ellos mismos inclumplen) y con el principio básico de servicio público: estar al servicio de las personas y no al revés.

Dice ser Carloto
jueves, 04 de junio de 2009, 18:01
jueves, 04 de junio de 2009, 17:54
QUE DESCUBRIMIENTO!! LA VOZ LIBRE! es curioso cuando algún medio se autotitula libre, pasa lo mismo que cuando un estado se autotitulaba "democrático". (República "democrática" de Alemania o del Congo): que miente claramente y que además reune a todo el facherío vario, la España negra de siempre (basta ver los apellidos guerracivilistas de generales genocidas entre vuestros colaboradores) . La verdad es que leeros da un poco de miedo, de hecho terror, vuestro nazionalismo (como con todo lo anterior, supongo que también os debeis definir como "no-nacionalistas", demostrando una vez más que sois lo que decís combatir pero al cubo) es muy primario, y solo podeis tener credibilidad ante golpistas, militares franquistas retirados, y persona a la que su ultranacionalismo español ha hecho perder la razón. Básicamente, compruebo, vuestra única aspiración confesada es acabar con el idioma catalán en el mundo (´todas vuestras noticias se mueven por esta obsesión) francamente, si fuera catalán, me apuntaba al independentismo pero ya,,, quereis acabar con una cultura de una manera absolutamente obsesiva, y para ello no vacilais en manipular y mentir de una manera que provocaría la hilaridad si no diesesi tanto miedo. El artículo del nieto del general sobre el Barsa, impagable, recuerda el "canguelo" del diario marca la semanita que os cayeron 6... vuestras obsesiones os hacen carne de psiquiatra, y quizá este periódico digital se hace desde algún centro psiquátrico como terapia para el tratamiento del ultrancionalismo que padeceis. ¿España se rompe o la rompeis vosotros? dais miedo. En cuanto al tipo del artículo de arriba, lo mismo: dice defender el bilingüismo un tipo que se niega que sus hijos lo aprendan en Cataluña... eso es bilingüismo si señor, (en Rumanía aprenderán rumano???? o también se quejará porque los demás no hablan español?) francamente, vuestros "martires" de medio pelo no engañan a nadie

Dice ser lliurepensador
miércoles, 03 de junio de 2009, 21:55
que alivio: lee un poco mas, sobre todo en torno al significado de "libertad", a lo mejor llegas a entender algo. Ánimo, se puede, solo basta desear para los demás lo que quieres para tí. La verdad no tengo muchas esperanzas de que lo entiendas... ahh y si te quieres marchar a tu querido Potugal no te prives.

Dice ser lliurepensador
miércoles, 03 de junio de 2009, 21:53
oriolpijoan: no desvies el meollo del asunto, a mi que al acabar la enseñanza se domine o no tal idioma me parece menos importante que la LIBERTAD de poder elegir idioma oficial para escolarizar. Tu puedes estudiar en el idioma que deseas, yo no, ¿ te parece justo ?

Dice ser que alivio
miércoles, 03 de junio de 2009, 20:56
que sorte temos cando vos ides, respirase mellor, grazas, e se podedes tampouvo veñades de visita.

Dice ser castellanohablante en cat
miércoles, 03 de junio de 2009, 15:52
Muchos ya se han marchado, tal vez los mejores, la verdad que vivir en Cataluña cada día es más sofocante, aparte de la crisis, si se toma la actitud de no identificación con los dogmas nacionalistas uniformadores, te excluye un gran sector de la población catalana, que es el más influyente, poderosa y mayoritaria en todo el territorio regional, se convierte en una traba para el desarrolo socioeconómico de los estigmatizados, aparte del malestar por los atropellos de tus derechos, que se convierte en un escozor que se alivia con el traslado a otro territorio, donde los nacionalsocialistaseparatistas no campen a sus anchas.

Dice ser Pepe
miércoles, 03 de junio de 2009, 11:47
O sea que se va a Rumanía para poder hablar castellano???

Dice ser Karelia
miércoles, 03 de junio de 2009, 09:50
Creo que pedir la libertad lingüística tiene poco que ver con imponer. En todo caso es lo contrario: actualmente se impone la enseñanza exclusivamente en catalán, incluso se vigila en los tiempos de recreo de los niños, para que hablen en catalán. Nadie niega al catalanohablante a tener esta enseñanza en su lengua materna, ¿por qué les cuesta tanto a ellos reconocer el mismo derecho a los castellanohablantes? Somos tan catalanes como ellos y pedimos la escolarización en una lengua oficial

Dice ser CATALUNYA CATALANA
martes, 02 de junio de 2009, 23:12
La mayor parte de los catalanes son gente digna y orgullosa de su lengua. A este personaje a lo mejor le gustaría más que Catalunya fuese como la Galicia dominada por los franquistas de Feijoo en la que se va a proceder al exterminio del gallego.

Página 1 de 2
Encontrados 15 comentarios
1 2 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook