jueves, 29 junio 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

IMMA MONSÓ

Monsó explora la tensión escritor-lectores en su nueva novela, "Una tormenta"

Efe
miércoles, 04 de noviembre de 2009, 13:48
Monsó explora la tensión escritor-lectores en su nueva novela,


Monsó explora la tensión escritor-lectores en su nueva novela, "Una tormenta" Monsó explora la tensión escritor-lectores en su nueva novela, "Una tormenta"

Barcelona.- Después de una cierta catarsis con su anterior novela, "Un hombre de palabra", con la que cerró el duelo por la muerte de su marido, la escritora leridana Imma Monsó ha vuelto a la ficción pura con su nuevo libro, "Una tormenta", en la que quería explorar la tensión entre el escritor y sus lectores.

El punto de partida de "Una tormenta" (RBA/La Magrana) es el viaje de una escritora a un pueblo del Pirineo catalán para mantener una tertulia con lectores, pero en el camino se topa con un accidente, una ambulancia y un muerto del que no se tiene más identidad que un móvil y un SMS.

En una entrevista concedida a Efe, Monsó ha señalado que la idea de esta novela surgió precisamente cuando hacía la promoción de "Un hombre de palabra" y en uno de los viajes se encontró con un accidente y una ambulancia en la carretera y fue entonces cuando le quedó en la cabeza la idea de que entre el auditorio hubiera alguien relacionado con el accidente, que no supiera el fatal desenlace.

"La idea de saber el destino de alguien antes que el propio interesado es muy peculiar, como también lo es tener delante a la persona a la que has de dar una noticia que no sabe", explica Monsó.

En esa estrategia metaliteraria de introducir a una escritora como personaje de una novela escrita por otra escritora que ha vivido la misma experiencia, la protagonista, Sara Surp, toma una decisión que desencadenará toda la trama central de la novela.

Admite Monsó que "Sara tiene muchas cosas en común conmigo, pero después del último libro escribir éste ha sido una liberación y he podido hacer lo que considero ficción, y en la ficción, ya se sabe, se produce una combinación y mezcla en la que hay diálogos y situaciones inventadas y reales".

Monsó vivió también de manera íntima esa "tensión" que dice se produce entre lectores y autores: "Ir a los pueblos me gustaba mucho porque es un público muy heterogéneo, pero los encuentros con el público generan en todo escritor que le gusta escribir una tensión muy particular".

Un narrador de género, explica la autora leridana, no tiene la misma relación con los lectores, pero "cuando haces novelas sobre la vida, las relaciones, como hago yo, el lector tiene la impresión de conocerte muy a fondo y se dirige a ti con mucha intensidad, y eso es bonito porque no son cartas de trámite, o sea, no es un lector indiferente ni te deja indiferente".

La relación con los lectores ha sido para Monsó "siempre gratificante" y "con la sensación de no estar a la altura, pues el libro no te pertenece cuando lo has acabado y muchas veces estás pensando en la próxima novela".

Después de un anhelo irrealizado desde sus inicios como escritora, Monsó ha conseguido por fin escribir una novela de intriga con "Una tormenta".

"La idea de la intriga me gusta, pero cuando me pongo a escribir me cuesta ceñirme sólo a la intriga, y acabo explorando otras cosas que no tenía pensadas inicialmente", dice Monsó.

Para subrayar aún más la tensión y la intriga de la trama, la autora ha armado una estructura de capítulos que van desgranando hora tras hora, minuto a minuto, el devenir de la protagonista a lo largo de un día.

El humor, como ya es habitual en la narrativa de Monsó, tiene un papel central, sobre todo, asume, "cuando comienza la tertulia, a pesar de que yo quería hacer una intriga en la que la tertulia fuera anecdótica, y al final lo que pensabas que sería un pretexto, resultó ser la parte más redonda".

El tema de la utilidad de nuestros trabajos, las sensaciones que tenemos respecto a la eficacia de nuestro trabajo es otro de los temas que Monsó ha querido abordar a través de subtramas.

"Pertenezco a una generación mimada que pensaba que podía tener un trabajo en el que podías ser feliz, que fuera tu pasión y tu dedicación, y seguramente hoy para determinadas personas un trabajo es una cosa pesada con la que, con suerte, puedes ganar algo de dinero", argumenta.

Aunque al principio sus novelas estaban ambientadas en lugares lejanos a la realidad catalana como Alsacia o Normandía, últimamente Monsó busca realidades más próximas: "Era una cuestión de juventud relacionada con la idea de viaje, pero ahora no necesito ese exotismo, porque lo puedes encontrar al lado de casa".

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook