viernes, 28 abril 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Eduardo López-Dóriga: "Intentan que los niños piensen que Cataluña es su único país"

Lucha por que sus tres hijos (5, 7 y 9 años) tengan material escolar en español

LVL
sábado, 18 de abril de 2009, 00:03
Eduardo López-Dóriga:

Eduardo López Dóriga (Barcelona)
Tiene tres hijos (5, 7 y 9 años) Eduardo López-Dóriga: "Intentan que los niños piensen que Cataluña es su único país"

Barcelona.- A Eduardo López Dóriga, como a muchos otros padres, la imposibilidad de escoger el castellano como lengua de la enseñanza de sus hijos le cogió por sorpresa. Tiempo después supo que la ley le ofrecia teóricamente el derecho a solicitar una atención personalizada en castellano -la famosa y casi clandestina casilla en la hoja de inscripción- durante los cursos de primero y segundo de Primaria, pero para su hija mayor ya era demasiado tarde. Desde entonces, Eduardo está inmerso en una lucha desigual con la que pretende lograr, al menos, que sus hijos dispongan de material escolar en castellano.

- ¿Cuántos hijos tiene?

- Tres. Dos niñas, de 9 y 5 años, y un niño de 7.

- ¿Cómo se inició el proceso?

- Yo me enteré de que los padres podían solicitar educación en castellano para sus hijos en primero y segundo de Primaria, cuando mi hija mayor ya había comenzado segundo. Por lo tanto, con ella ya llegué tarde. Mi hijo estaba en el último curso de preescolar. Al saber que existía ese derecho, presenté una reclamación en la Consejería de Educación y aproveché para indicarles que deseaba, pese a no haberlo solicitado en la hoja de inscripción -porque no aparecía la posibilidad-, que el niño pudiera cursar primero y segundo de Primaria en castellano. La inspectora me dijo que lo tenían que consultar y finalmente me fue concedido. Gracias a ello, durante el curso pasado, en primero de Primaria, y este año, en segundo, ha estado recibiendo una atención personalizada. La clase es impartida en catalán y, en teoría, a mi hijo le hablan separadamente en castellano, aunque no lo sé con certeza pues es muy pequeño y no lo puedo controlar.

- ¿Está satisfecho?

- En absoluto, ya que al problema de la enseñanza se le suma el de los libros de texto. Como deseábamos que los tuviera en castellano, a principios del curso pasado, cuando el niño iba a empezar primero de Primaria, llamé a diferentes editoriales y estuve esperando en torno a un mes para ver si recibíamos una respuesta. Al no tener noticias y no conseguir los libros en castellano en Cataluña, decidí llamar a la sede de la Editorial SM en Madrid, que es la editorial hermana de la catalana 'Cruïlla'. Nos dijeron que, aunque ambas empresas son del mismo grupo, no tienen los mismos libros, ya que unos se editan para Cataluña y otros para el resto de España. Las versiones en castellano de los libros de Cataluña que yo buscaba, directamente no existían. 

- ¿Cómo ha sido el caso de su hija pequeña?

- En el impreso de matrícula del colegio en el que quería inscribirla no aparecían las casillas que permiten a los padres escoger la lengua vehicular que desean para la educación de sus hijos, si bien en la parte posterior de dicho boletín sí había una opción para quienes quisieran educación en castellano. Lo solicité para los niveles P3 y P4. Además, al informarme de que por ley dichas casillas debían estar presentes, lo reclamé ante el 'Sindic de Greuges', el defensor del pueblo catalán. Desde entonces, se le ha estado dando un trato personalizado. Todos los niños reciben las lecciones en catalán, pero mi hija, en teoría, las recibe, de forma exclusiva, en castellano, igual que ocurre con mi hijo.

- ¿Qué idioma emplean sus hijos habitualmente?

- El castellano, siempre han hablado en castellano. Sin embargo, conocen y dominan el catalán. Si alguien se dirige a ellos en este segundo idioma, también lo emplean.

- ¿Cómo se sienten los niños?

- No me han expresado que tengan ningún problema. He hablado con los profesores y me han dicho que mis hijos están perfectamente integrados y entienden los dos idiomas. Lógicamente, están más acostumbrados a oír catalán, ya que el castellano sólo es empleado por los maestros puntualmente, como una concesión y sólo para dirigirse a ellos. 

- ¿En qué cursos se encuentran sus hijos en la actualidad?

- Mi hija mayor, en cuarto de Primaria; el mediano, en segundo, y la pequeña, en P5. En el parvulario hay bastantes menos problemas. Hasta ahora, las fichas que nos han dado han sido en castellano, pero, claro, los niños todavía no leen. Es a partir de primero de Primaria cuando surge el principal problema. Los niños ya utilizan libros de texto y emplean material didáctico específico, por lo que sería adecuado encontrar dichas herramientas en castellano. Pero es que, insisto, ni siquiera existen.

- ¿Qué respuesta recibió del 'Síndic de Greuges'?

- Por una parte, recibí un documento de la inspectora de educación, a la que el centro había comunicado mi solicitud, diciendo que conocía la inexistencia de libros en castellano y le parecía un tema preocupante, pero nada más. Por otra, desde el Síndic me indicaron que no me lo admitían a trámite porque no les aportaba datos suficientes, así que volví a hacer la reclamación, esta vez con todos los datos. Ahora me han dicho que lo están estudiando. Sin embargo, siempre contestan de forma muy vaga. Realmente no espero ninguna ayuda por su parte. Y además, ahora mismo, con el nuevo Estatuto de Cataluña, los catalanes no podemos ni recurrir al Defensor del Pueblo español, sino únicamente al Síndic, lo que no tengo muy claro que sea constitucional.

- ¿No quiere mencionar el nombre del colegio de sus hijos?

 - No. Lo que sí quiero es que quede constancia de que agradezco al centro el esfuerzo que hace, que no está en absoluto respaldado por la Consejería, ya que no se preocupa de que exista material didáctico en castellano. Es muy difícil para los profesores intentar dar una clase en catalán y, al mismo tiempo, particularizar un trato en castellano, si no disponen del mismo libro con idéntico contenido. Mi queja no se dirige al colegio, al que profeso toda la gratitud del mundo, sino a la Generalitat, que es la que debe poner los medios. El colegio ha puesto toda su buena voluntad en ayudarnos, pero no puede hacer más.

- ¿Cómo afronta el paso a tercero de Primaria, donde todo deberá ser en catalán?

- En principio, para el niño no va a suponer ningún problema. Siempre ha recibido clase en catalán, por lo que ya está habituado. Sin embargo, no voy a poder seguir ejerciendo el derecho a un trato personalizado en castellano. A partir de ese momento, el único contenido en español que mis hijos van a percibir serán las dos horas semanales de Lengua Castellana que marca la ley, lo que, a mi modo de ver, es a todas luces insuficiente para el buen dominio de un idioma. Los padres deberían poder escoger el modelo de educación que consideren mejor para sus hijos. Lo ideal sería la existencia de un bilingüismo real, donde ambos idiomas fueran estudiados en igualdad de condiciones, sin que prevalezca uno sobre otro.

- ¿Solicitarían más padres la enseñanza en castellano si los colegios cumplieran la ley e incluyeran las casillas de elección de lengua en los impresos de inscripción?

- Por supuesto. Estoy seguro de que a muchos padres les gustaría que sus hijos se educaran en castellano. Incluso muchos catalanohablantes preferirían escolarizar a sus hijos en español con el objetivo de que lo aprendieran bien, puesto que ya hablan catalán en casa. Ahora mismo, lo único que hace la mayoría de los centros es colocar la casilla en la parte de atrás, en letra pequeña y para cubrir el expediente. Suelen poner todas las trabas posibles con el objetivo de disuadir a los padres y alegan que los niños pueden sentirse discriminados o diferentes cuando realmente no es así.

- ¿Hacia quiénes se dirigen sus protestas?

- Hacia la Consejería de Educación, que es la que debe poner los medios para ejercer el derecho a la enseñanza en lengua materna y de que las editoriales dispongan de libros en versión catalana y castellana. La reclamación que presenté en Educación en junio de 2008 se centraba en este aspecto, pero no ha resuelto nada. Los libros del nuevo curso escolar continúan publicados en catalán. El único problema no es el idioma de los libros, sino que sitúan a Cataluña, no como una Comunidad de España, sino como un país diferente. Al final, los niños deben creer que España es otro país. La Generalitat no busca que los niños aprendan bien catalán, sino que piensen que Cataluña es su nación, su tierra, su único país. Se pretende construir una barrera con el resto de España.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
Página 1 de 1
Encontrados 7 comentarios
Dice ser mortaespanya
sábado, 08 de octubre de 2011, 16:37
LA VOZ LIBRE PARA ESCLAVIZAR Y SOMETER es un pamflet feixista.

Dice ser mortaespanya
sábado, 08 de octubre de 2011, 16:36
AC el xarnego ets tú: imperialista cabró. Fot el camp de Catalunya porc feixista!, ...i t'emportes al marica aquest que ha redactat l'article

Dice ser AC
viernes, 27 de noviembre de 2009, 23:42
TU SI ERS UN PALLASSO POLACO SEGURO QUE ERES CHARNEGO.

Dice ser CATALÀ
viernes, 27 de noviembre de 2009, 13:58
I tenen raó pallasso. Catalunya és l'únic pais dels catalans, el teu serà espanya no? doncs carda el camp de Catalunya.

Dice ser tagomago
sábado, 18 de abril de 2009, 20:58
Efectivamente, si mas padres tuvieran la valentía de Eduardo las cosas serían diferentes, en cualquier caso lo mas determinante es la COBARDIA de los sucesivos Gobiernos Centrales al no hacer respetar los derechos constitucionales básicos y las leyes en Cataluña.

Dice ser Félix Sanz
sábado, 18 de abril de 2009, 13:26
No creo que sea cuestión de atacarnos entre nosotros. Valoro el esfuerzo de un padre para resolver el problema de sus hijos. Si todos los padres hicieran lo que hace Eduardo, las aulas en Cataluña estarían rebosando de alumnos que se educan en la lengua materna y no progenitores lamentándose por las esquinas de lo más que está la cosa. Mucho protestar, pero luego pocos firman los escritos de protesta. (Sabadell)

Dice ser Carlos L.J.
sábado, 18 de abril de 2009, 12:10
Un mensaje a Eduardo: la atención personalizada debe ser inaceptable para cualquier persona con dignidad. Nuestros hijos tienen derecho a enseñanza en castellano. Si no hay más solicitudes es, como usted mismo dice, porque ni se informa del derecho ni existe la casilla en las hojas de inscripción. A la Generalitat le viene muy bien que existan casos "excepcionales" como el suyo. Así justifican que la "la ley se cumple" ("Ven el caso de el Senyor Eduard?", dirán). Aquí no se cumple la ley suprema que es la Constitución, que dice que el castellano es oficial en todo el pais. ¿Qué pasa? ¿que es oficial emnos en la enseñanza, en la sanidad, en las oposiciones, en la TV3 y en los impresos oficiales? Pues vaya lengua oficial... Por lo tanto, yo no quiero que mis hijos sean tartados excepcionalmente. Quiero que cada mañana puedan ir al colegio con sus libros y sus deberes y sus exámenes, hablando la lengua materna y oficial que es el español. Todo lo demás son cataplasmas temporales que sirven a los nacionalsitas para que siga corriendo el tiempo y ellos implantando sus sistema.

Página 1 de 1
Encontrados 7 comentarios
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook