sábado, 03 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

UE-BCE

Trichet dice que hay que mantener los estímulos porque la crisis no ha terminado

Efe
lunes, 28 de septiembre de 2009, 19:01
Trichet dice que hay que mantener los estímulos porque la crisis no ha terminado


Trichet dice que hay que mantener los estímulos porque la crisis no ha terminado Trichet dice que hay que mantener los estímulos porque la crisis no ha terminado

Bruselas.- El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, advirtió hoy de que la crisis económica no ha terminado, por lo que aún no es el momento de retirar las medidas de política monetaria puestas en marcha por esta institución para ayudar a normalizar los mercados financieros.

En una comparecencia ante el Parlamento Europeo, Trichet destacó que, tras la "caída libre" sufrida a final de 2008 y principios de 2009, la economía del euro "muestra algunos síntomas de estabilización", aunque recalcó que subsiste todavía "gran incertidumbre".

A su juicio, la economía del área experimentará en los próximos meses una "recuperación muy gradual", pero insistió en que es "prematuro" dar por finalizada la crisis.

Entre los factores que condicionarán la evolución económica futura, citó el efecto de los planes de reactivación puestos en marcha por los gobiernos, la evolución de la confianza y del comercio internacional, pero también la situación del sector financiero y los precios de las materias primas.

Trichet consideró que, vista la coyuntura, todavía no ha llegado la hora de poner fin a la "fuerte intervención" en el mercado monetario acometida por el BCE, pero dejó claro que ésta "no puede mantenerse para siempre" y que habrá que retirar las medidas excepcionales cuando la situación mejore.

Respecto a los tipos de interés, consideró que el nivel actual -en el mínimo histórico del 1 por ciento- sigue siendo "adecuado".

Destacó también el resultado de las medidas "no convencionales" -aumento de las provisiones de liquidez a las entidades, ampliación de la gama de activos aceptables como garantía y de los plazos para las operaciones de refinanciación, compra directa de bonos a los bancos, etc- para impulsar el crédito, cuyo efecto se ha sumado al de la bajada de los tipos de interés.

"No es el momento de parar", explicó Trichet a los eurodiputados, pero aseguró que el BCE cambiará de estrategia cuando vea que la situación se normaliza, y también si detecta riesgos para la estabilidad de precios.

A este respecto, el presidente de la autoridad monetaria resaltó las reducidas presiones inflacionistas y auguró que, tras unos meses en tasas negativas, la inflación volverá a ser positiva en el futuro próximo, aunque se mantendrá en tasas moderadas.

A medio y largo plazo, calculó que la inflación se mantendrá en línea con el objetivo oficial del BCE -en torno, pero por debajo del 2 por ciento-.

El presidente de la autoridad monetaria también aprovechó su intervención para comentar la reforma del sistema de supervisión financiera planteada por la Comisión Europea y, en especial, la propuesta de creación en la UE de un nuevo organismo de vigilancia macroprudencial.

Para Trichet, el establecimiento del nuevo Consejo Europeo de Riesgos Sistémicos -que se encargará de emitir alertas y recomendaciones de actuación en caso de detectar riesgos para la estabilidad del sistema financiero en su conjunto- es un "paso adecuado" para adaptar los mecanismos de supervisión al actual escenario financiero.

Se mostró también partidario de la composición propuesta por Bruselas -que da gran peso al BCE en el nuevo organismo- y de que los receptores de las alertas y recomendaciones estén obligados a justificarse si deciden no seguirlas.

Trichet dejó clara la disposición del BCE a colaborar con el nuevo Consejo, en estrecha colaboración con los bancos centrales de todos los estados miembros -que también estarán representados en el nuevo órgano-.

Por otra parte, Trichet se mostró totalmente "en contra" al ser preguntado por la posibilidad de introducir algún tipo de gravamen sobre las transacciones financieras -como la llamada tasa Tobin-, algo que han propuesto varios líderes europeos en el contexto de las discusiones del G-20.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook