viernes, 28 abril 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Alberto Alcocer, víctima de un calvario, persecución e intento de estafa, según su defensor

Acusan a sus ex socios en Urbanor de trazar una "inmisericorde persecución" contra ellos

LVL
miércoles, 23 de septiembre de 2009, 14:38

Madrid.- Víctor Moreno Catena, defensor de Alcocer en la causa por los intentos de revisión del caso Urbanor antes de las sentencias absolutorias del Constitucional y del Supremo, declaró hoy en la vista del juicio, que las acusaciones de Pedro Sentieri y Julio San Martín carecen del más mínimo fundamento jurídico. Dijo que“Alcocer sigue padeciendo desde hace 16 años un verdadero calvario judicial” por parte de ambos -“inmisericorde persecución” recalcó-, que ha sido reforzada en los últimos años con noticias difundidas por empresas de comunicación contratadas por los acusadores, lo que además derivaría en un intento de estafa si se considerara falsa la carta utilizada junto a otros documentos antes de ser absuelto por otros motivos del caso principal de Urbanor. Esta misma mañana se ha producido el alegato de la defensa de Alberto Cortina.

Víctor Moreno, catedrático de derecho procesal, impartió en la sala toda una lección de esta materia al desmontar una por una las imputaciones contra su defendido y, en especial, la de que los acusadores no pueden haber sido afectados por una supuesta estafa procesal. Según dijo, porque en el caso falta el dolo y "no hay ni pudo haber desplazamiento patrimonial alguno". “No se puede cometer tentativa de estafa”, precisó, “al intentar anular una sentencia nula como es la así declarada por el Constitucional y del Supremo, pues ni el dinero ni los derechos pertenecían legítimamente a los señores Sentieri y San Martín”. Agregó que las sentencias de ambos tribunales hacen desaparecer “cualquier presunción, ni que debiera de estar en prisión quien ha sido absuelto por el tribunal supremo”.También faltó el principio de ejecución, de modo que no puede haber tentativa en un intento de revisión del que se desistió antes de recaer decisión judicial alguna.

Además de reforzar con argumentos jurídicos la carencia absoluta de la mas mínima prueba para las acusaciones, mostrada en la previa intervención del defensor de Cortina, el letrado de Alcocer dijo que éste "había leído el contrato con los señores Arnáiz" para la búsqueda de documentos probatorios de su inocencia en el caso principal de Urbanor, pero no ideó ni participó en su redacción y luego lo aportó a los juzgados junto a su primo para demostrar su total legalidad.

Sin embargo, y en contra de las tesis del ministerio fiscal, que no acusa a Alcocer ni a su primo y abogados, por considerarles “víctimas de un intento de engaño”, Moreno Catena dijo que "no se puede descartar que la carta aparecida tras dicho contrato sea auténtica o falsa, duda en la que han coincidido todos los informes periciales de la policia y la guardia civil, por lo que tampoco en esto hay prueba concluyente. Pero en modo alguno Alcocer participó en su descubrimiento, elaboración ni presentación a la Fiscalía", "ni ha inducido a nadie", como había dicho tambien el defensor respecto a su primo Alberto Cortina. "En cualquier caso, Alcocer no ideó la estrategia procesal ni estableció el contenido que debía tener la solicitud de autorización".

Según el mismo catedrático de derecho procesal, los acusados no tenían que saber que el contenido de la carta era falso, como dicen los acusadores , porque sabían que era verdadera la existencia de doble precio, al igual que sus acusadores, ya que lo publicó el diario de mayor difusión nacional y lo ha acreditado el ex administrador del comprador, KIO.

Sobre las resistencias de las defensas de los acusadores y del propio tribunal a entrar en los detalles de las declaraciones ante notario de ese responsable del grupo KIO en Europa que no pudo comparecer en el jucio principal, Moreno Catena explicó que en el proceso penal no se produce nunca causa juzgada y una sentencia puede revisar los hechos de otra. Ni el auto de sobreseimiento libre, ni la sentencia de diciembre del 2000, ni ninguna otra actuación judicial, fijan hechos inalterables.

Por todo ello, el defensor de Alberto Alcocer pidió, como el de su primo Alberto Cortina, la condena en costes de sus exsocios Pedro Sentieri y Julio San Martín por temeridad y otras circunstancias de sus acusaciones.

Noticias relacionadas

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
La crisis del PSOE ya huele. Creo que en principio fue un acierto intentar enfriar el ambiente enrarecido que se había instalado en la organización  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
El olor a podrido que planea sobre el PP resulta insoportable. El partido que en estos momentos gobierna España debería de reflexionar  [...]

Economía

Carmen Tomás

Carmen Tomás

Periodista y comentarista política y económica
Las informaciones sobre corrupción siguen copando lógicamente la actualidad. Los casos se multiplican y los asuntos económicos están pasando a un  [...]

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook